domingo, 23 de marzo de 2008

"Puerto Rico Negro": un libro importante

Muchos visitantes han entrado a mi blog buscando información sobre la esclavitud en Puerto Rico. En esta ocasión aprovecho para recomendar un libro que no es uno de los que usualmente se sugieren sobre este tema. Se trata de Puerto Rico Negro de Jalil Sued Badillo y Ángel López Cantos. Lo consiguen directamente en la página de Editorial Cultural. Para mí fue siempre parte importante de mi curso de Historia de Puerto Rico porque aclara muchas cosas de los primeros dos siglos de nuestro devenir como pueblo.

El libro tiene una primera parte a cargo de Sued Badillo y como siempre, este historiador trae nuevos datos y apunta a errores, malas interpretaciones u omisiones en nuestra historiografía de los primeros siglos. Algunos ejemplos son los siguientes: (1) la verdadera causa de la llamada “falta de indios” para el trabajo fue la rebelión de los caciques la cual ocasionó graves contratiempos al proceso;(2) el famoso Censo de Lando de 1530 fue un censo de propietarios y por eso se excluyeron las mujeres solteras y los blancos pobres entre otros; (3) los propietarios en la colonia (la élite de oficiales, comerciantes y clero) tenían más esclavos que sus contrapartes en la propia España. Esto de los propietarios es interesantísimo, espero lo lean en detalle.

Sued le da importancia a las primeras mujeres que llegaron a Puerto Rico (muchas huyendo de la persecución de los inquisidores en Sevilla), tema poco estudiado en nuestra historiografía. La mayoría de los colonizadores españoles como sabemos llegaron sin sus esposas. Por eso enseguida se amancebaron con las indias y luego con las africanas y no hicieron caso a la Corona cuando les quiso obligar a traer o regresar a sus esposas. En este aspecto es interesante y poco conocido que existió una Casa de Prostitución en 1526 nada menos que por órdenes del propio rey Carlos V. Increíble, ¿no? Es buen tema para contar a los fundamentalistas religiosos de ahora: que la super Católica España no sólo legalizó la prostitución sino que auspició la instalación de la primera casa de putas en Puerto Rico.


Sued menciona la violencia del tráfico que desde “el primer cargamento de africanos el negocio era inusitadamente inhumano e indigno en un proceso de expansión ultramarina que ha pretendido encubrirse con motivaciones cristianas ejemplares”. Dice que toda esa violencia “ha sido marginada en nuestra historiografía a favor de enfoques que enfatizan las ‘aportaciones’ africanas al tronco biológico y cultural puertorriqueño”. A esta marginación de esa violencia le llama el “tumor histórico” que hay que extirpar porque hace al “africano un cómplice de su propia tragedia histórica”.

La segunda parte está a cargo del sevillano Ángel López Cantos, autor de la maravillosa historia del corsario boricua del siglo 18 Miguel Enríquez (Ediciones Puerto) que también les recomiendo encarecidamente. Sobresalen tres relatos del siglo 17 que nos dan una idea bien clara de lo que fue la esclavitud negra y la vida en Puerto Rico durante ese siglo. Todos serían buen tema para hacer una película.

El primer relato titulado “Arribada Forzosa”, trata de una buque negrero que llega al puerto de San Juan no porque éste fuera su destino final sino porque se había desatado una epidemia de viruelas entre los 351 esclavos que llevaban a vender a Cartagena de Indias. Les dejo a que lean el resto que les va a fascinar.

El segundo, “El Encubrimiento” trata del “juicio de residencia” celebrado al Gobernador Juan de Haro (el héroe cuando el ataque holandés). Se le acusó de fraude y se ordenó el embargo de sus bienes. Pero no aparecían las supuestas riquezas por lo que el juez dio la orden de que todo el que tuviera alguna pertenencia la entregara. Nadie dijo ni jí. Un segundo aviso del juez más amenazador trajo como consecuencia un anónimo echando la culpa a los esclavos. Y claro, por ahí partió la soga. El resto del relato describe las torturas a las que fueron sometidos los esclavos y esclavas para que dijeran dónde habían escondido los bienes. El final se los dejo para que lo lean.

El tercero se titula “ El caso de Antonio Angola” y es el más terrible de todos. Da tanto coraje como el que produjo en los que vimos a fines de los 70 la serie “Roots” basada en el libro de Alex Haley.

No les digo más para incitarlos a que compren el libro y lean primero los relatos. Me cuentan luego qué les parecieron.

7 comentarios:

Sensei Myriam dijo...

¡WOW!...

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Myriam: entiendo que te gustó mi post y el libro o ambos..jeje Gracias.

solo joe dijo...

"amancebarse", es una palabra linda. -"vente negrita, que te voy a amancebar"- estas segura que fue asi o habia algo mas de fuerza envuelto en toda la cosa. ;0)

el libro parece interesante.

Gamaliel Vega Ruiz dijo...

Creo que me estoy convirtiendo en el fanatico numero uno del blog (jejeje) Profesora si desea incluir escritos que profundicen mas sobre temas historicos le sugiero (hulmildemente que use https://www.box.net/ o twango. Estos servicios le da la oportunidad para depositar documentos en formato word o pdf. Luego que deposite esos documentos lo que hace es un enlace (hyperlink) en blogger. Gracias mil por hacer la diferencia en la Internet.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Joe: me hiciste reir pero hay mucho de seriedad en tu comentario. Es cierto, debí poner que lo que hubo fueron violaciones de mujeres a diestra y siniestra. Pero el verbo que me vino a la mente fue el anticuado que yo escuchaba de niña a los curas de la Iglesia Católica: "¡amancebados"!!! Siempre se me quedó en la mente como un pecado bien terrible..Así que ahora entiendes..

Gamaliel: no me va a molestar que te conviertas en fanático de mi blog. Para eso escribo, para que me lean.. Gracias por la sugerencia, voy a entrar a husmear por el sitio ya mismo.

Julia dijo...

Estimada Doctora Acosta:

El Puerto Rico negro y el legado de personas como Arturo A. Schomburg. Este grupo de nosotras que aglutina a estas pan-latinoamericanistas, se llenaria de honra con una persona de su altura rompa con la mordaza en la seccion de los comentarios, al ser la primera en comentar en este blog.

Ya hay varias entradas y, por ejemplo, nos pueda comentar sobre las peliculas que usted tiene pendiente por ver.

Que cree?

La esperamos!

>Solidarias panamericanistas

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Julia: como te dije en el otro post, me encantaría comentar si me dejas la dirección donde puedo hacerlo..ok?