jueves, 22 de febrero de 2018

La mentalidad del colonizado

(Para Juan Manuel en la fecha de su natalicio, porque esta fue su obsesión durante toda su vida)

“Llega un tiempo cuando el silencio es traición” dijo Martin Luther King.  El silencio es no hablar lo que tenemos que plantearnos con urgencia desde que hace casi dos años el imperio decidió desnudar la colonia.

Para ser justa, en agosto de 2016 nuestra insigne escritora Ana Lydia Vega publicó una columna reaccionando a otra del presidente de la APH, Félix Huertas sobre la necesidad de revisar los textos de historia en vista de las recientes decisiones del Congreso y el Tribunal Supremo estadounidenses que en palabras de Ana Lydia, “nos han restregado en la cara la vulgar naturaleza colonial del Estado Libre Asociado. ..”
Sigue diciendo “Nada de eso sorprende. Se sabe que la historia la escriben los vencedores y que los compendios de encargo son hijos de sus tiempos. Se sabe, además, que algunas obras incorporadas a la educación pública pueden servir de instrumentos para la domesticación intelectual. En el caso de Puerto Rico, la censura - activa o pasivamente ejercida desde la era española hasta el presente - ha mantenido un estricto control sobre la difusión escolar del conocimiento histórico disponible. Ya sea por prohibición o por omisión, se ha podido perpetuar un mutis efectivo sobre episodios incómodos o visiones disidentes de nuestra biografía de pueblo.
Como consecuencia de ese silencio selectivo, el estudiante puertorriqueño promedio padece de desinformación crónica. Desinformación, dicho sea de paso, que ni siquiera se reconoce como carencia. Imposible no pensar en la “amnesia cultural” descrita por Albert Memmi en su “Retrato del colonizado”. Condenado a vivir en la inmediatez del presente, el sujeto colonial va perdiendo progresivamente la memoria. Sólo la intervención formativa de maestros entendidos o la autogestión detectivesca de alumnos curiosos logra a veces rescatar retazos inconexos del pasado” concluye Ana Lydia. 

El 4 de mayo Marcos Reyes Dávila publicó en su blog Las letras del fuego una entrada titulada Calibán: La deuda es suya: nuestras son las utopías.  En la misma nos recuerda la obra de Césaire  y de como el cubano Fernández Retamar interpreta la historia enfocando en la imposición de la lengua del colonizador.

Más reciente fue la columna del escritor Juan López Bauzá titulada “PuertoRico amarrado y flagelado” en END el pasado lunes 7 de Agosto ( de la cual me entero por el blog “De todo un poco” de Elsa Luciano).   Dice lo siguiente: “En estas circunstancias de abuso y de mentira colectiva a niveles estrepitosos, resulta casi una reacción normal que los sometidos, que los amarrados, se acusen a sí mismos del fracaso colectivo, haciéndole eco a las burlas del amo. La idea de que lo hemos hecho mal nosotros, luego de que el amo nos diera la oportunidad para hacerlo bien, es una de las formas más perversas y eficientes que existen para preservar, mediante la culpa compartida, tan evidente estado de ilegalidad política.

A estos escritores se unen artistas gráficos como la artista Yasmín Hernández que publica el blog Repatriating Boriken. En el mismo se puede leer un impresionante artículo titulado “Death by colonialism” que comienza con una cita de “Colonial mentality” de un músico nigeriano.

Y otro artista boricua, Jesús Ortiz Torres acaba de publicar un libro de caricaturas bajo el título de ¿Cómo piensa el colonizado?

Los historiadores no se quedan en silencio y mañana viernes 23 de febrero da inicio la XXV asamblea anual de la Asociación Puertorriqueña de Historiadores (APH) bajo el título de “Historia, colonialismo y represión en Puerto Rico: Reescribiendo nuestra historia”.  

Espero que sirva para empezar a entender las razones históricas para la mentalidad colonizada que tenemos como pueblo, siguiendo la descripción de Albert Memmi en su obra clásica Retrato del colonizado(1966).  Entender es el inicio del camino que nos toca emprender como país.



lunes, 19 de febrero de 2018

"Permiso para Soñar", excelente columna de Benjamín Torres Gotay

Ayer domingo 18 de febrero en END publicó lo siguiente:

"El gobernador Ricardo Rosselló, que últimamente le ha cogido el gustito a viajar, andaba en estos días dando besos y abrazos por Filadelfia. Estaba, dijo, mirando escuelas chárter, como el padre que se va de gira buscando la mejor educación para sus hijos. Publicó fotos en sus redes sociales de su visita a Aspira, una organización liderada por puertorriqueños (en el último censo vivían allí cerca de 120,000 que se identificaban como boricuas), que maneja seis escuelas chárter en aquella ciudad.
Si lo que quería el gobernador era ver escuelas públicas que funcionan bien, bendito, no tenía que ir tan lejos. Las escuelas públicas puertorriqueñas tienen una fama terrible, en términos generales bien merecida, porque la inmensa mayoría no ofrece ni buena educación ni seguridad, que son, probablemente, las cuestiones que más pesan en el ánimo de alguien puesto a elegir donde educar a sus hijos.
Pero las hay muy buenas también. Cada año, entre 80 y 100 escuelas de las mil y pico que hay (eran 1,110 la última vez que se contó, pero están cerrando a un ritmo de tal vertiginosidad que cuando se lea esto puede que sean menos) obtienen desempeños de excelencia en las mismas pruebas que sirven para descartar a tantas otras.
Hay escuelas, como la superior Carlos González, de Aguada, que año tras año gradúa montones de estudiantes con 4.00 de promedio, o las elementales Antera Rosado Fuentes, en Río Grande, y Emérita León Candelas, en Cayey, que al mismo tiempo en que tienen estudiantes con excelentes desempeños académicos son también el centro y el eje de sus comunidades.
Y sin contar a las especializadas, que reciben un trato único y solo admiten a los mejores estudiantes, están también las 49 escuelas bajo el modelo Montessori, cuya escuela insignia, la elemental Juan Ponce de León, en Guaynabo, es la envidia de muchísimos planteles privados.
Esas escuelas funcionan en entornos diferentes las unas de las otras, pero tienen unas características en común: toda la operación está centrada en la atención, la experiencia y el desempeño del estudiante; se vinculan fuertemente con las comunidades en las que operan; logran comprometer a los padres; tienen dirección y liderato inspiracional, presupuestos adecuados, facultades motivadas y metas educativas claras.
“Apoyar y proteger a las comunidades y las escuelas que ya han comenzado a ser el país que queremos debe ser el primer paso de cualquier reforma que emprendamos”, decía, con toda razón, en una columna en estos días la veterana educadora Ana María García Blanco, quien sabe bien de lo que habla porque es a su liderato e iniciativa que se debe que haya escuelas Montessori en el sistema público.
Se podría, si se quisiera, si hubiera la voluntad, si no hubiera ofuscación con otros intereses, estudiar con lupa cómo es la cosa en cada una de esas escuelas, que están ahí a la vista de todos nosotros, y replicarlo en cuantas otras se pueda. Sin embargo, es publicitariamente mucho más sexy ponerse a inventar con charters, que han tenido resultados muy mixtos en Estados Unidos, y con vales educativos, con esa manía tan de los últimos tiempos de dar por perdido lo público y vestir de glamour lo privado.
Está pasando esto en Puerto Rico con una frecuencia que aturde y que, si uno no está pendiente y tiene las cuentas bien claras consigo mismo, puede confundir.
Primero nos rompen el país manejándolo tan irresponsablemente y repartiéndoselo entre ellos y después nos quieren vender la entrega, la renuncia, los despojos, como las únicas opciones posibles. Hace recordar esto a algo que decía Calle 13 en una canción: “El que controla, el que domina, quiere enfermarte pa’ venderte medicina”. Pero también conviene recordar lo que, mucho antes que Calle 13, cantó Rubén Blades: “No te dejes confundir, buscar el fondo y su razón, recuerda se ven las caras, pero nunca el corazón”.
Hay otras posibilidades.
Aunque cientos de miles se hayan ido y el huracán María haya derribado lo poco que habían dejado de pie el coloniaje, la partidocracia, la corrupción, la dependencia, el amiguismo y la mediocridad, hay cómo levantarse sin seguir el libreto dictado por los que o carecen de imaginación o sus pasos están dictados por cabilderos y especuladores o quieren cegarnos con el esplendor de fuegos artificiales para que no veamos que, más allá de los eslóganes y los hashtags, son solo polvo en el viento.
Ahí están muchas escuelas públicas construyendo patria a pesar del peso enorme que les pone sobre sus espaldas la bizantina burocracia, la politiquería, la apatía, la carencia y el derrotismo del nivel central de la agencia. Ahí está Casa Pueblo demostrándonos que se puede soñar con un sistema de energía que no dependa ni de un monopolio público bestialmente politizado, ni de un monopolio privado cuya prioridad tampoco sea nuestro bienestar. Ahí están las múltiples comunidades y organizaciones no gubernamentales pensando un país autosuficiente, sustentable, próspero, democrático, al servicio de su gente y no de intereses siniestros.
Ahí están las cooperativas, que nunca habían tenido problemas financieros hasta que las obligaron a enyuntarse con los fatulos bonos del Gobierno de Puerto Rico, creando riqueza, dando crédito a los trabajadores, abriendo surcos, demostrando cuán lejos pueden hacer llegar modelos de democracia participativa.
Los que nos destruyeron el país quieren convencernos de que la única solución es venderlo barato. Quieren que creamos que solo en Nueva York pueden diseñarnos el futuro. Quieren que nos neguemos a soñar, a imaginar y a construir un país diferente. Quieren que todos seamos como ellos."

(La tomé sin permiso de la página de Facebook de Gradissa Fernández que estoy segura me perdona...)

martes, 13 de febrero de 2018

Una buena noticia: jóvenes que aman la tierra, la cultivan y crean una nueva Patria


No todo son noticias deprimentes pero las que dan alegría no merecen la atención de los medios impresos, televisivos o radiales. Sin embargo por Facebook y por amistades envueltas en este esfuerzo (como Sonia Cabanillas y Nick Quijano), nos enteramos de este regreso a la tierra y a la agricultura por parte de grupos de jóvenes que los describe Eric Sevilla en su página en FB .


 "En la montaña están sucediendo cosas maravillosas. Calladitos, bajo el radar, sin protagonismos virulentos, nuestros jóvenes están construyendo las bases para un nuevo país. 
Gente talentosa y académicamente super preparada, le dan cariño a nuestra tierra olvidada por nuestra ficción torcida de la modernidad.
Educan a una nueva generación de mujeres y hombres a amar la tierra con sus propias manos. Construyen poco a poco soberanía alimentaria en las comunidades del campo y ciudad, resucitando la confianza en un futuro solidario y autosustentable. Mucho hay que aprender de ellos y ellas.




Mis respetos por estos visionarios que siembran futuro fortaleciendo raices con nuestras comunidades humildes alrededor de toda nuestra Patria. Estoy convencido que ese trabajo es unos de los tantos “fueguitos” que encenderán la zafra  hacia una nueva Patria". 

Esto de por si, es un capítulo nuevo e inédito de nuestra historia como país.  Estos jóvenes no están lacrados como la generación del "progreso que se vive" que durante el gobierno muñocista demonizó la agricultura y el campo fue abandonado en aras de la industrialización y el urbanismo con la cementización de las tierras para urbanizaciones y luego los "moles". 

Ver esos jóvenes y su trabajo en la tierra antes abandonada,pero siempre fértil, dan ganas de entonar el himno de Corretjer, Oubao-Moin:

¡Y gloria a las manos, a todas las manos que hoy trabajan
porque ellas construyen y saldrá de ellas la nueva patria liberada!

¡Alabanza! ¡Alabanza!
Para ellos y para su patria, ¡alabanza! ¡Alabanza!


Le digo a esos jóvenes ¡Gracias por darnos esperanza! 



sábado, 10 de febrero de 2018

El descaro de la Autoridad de Energía Eléctrica ¡enviar facturas!!

Hay gente que sin haber recuperado la electricidad luego de 5 meses del huracán han recibido facturas de parte de la AEE.  El mejor comentario como casi siempre viene de parte de nuestros artistas y en este caso se trata del comediante Gaby Alicea cuyo video reproducimos a continuación:


jueves, 8 de febrero de 2018

sábado, 3 de febrero de 2018

Sobre la Secretaria de Educación y su ignorancia (otra razón para la rabia):

Hoy comparto parte de un escrito de Roberto Ramos Perea en su Facebook porque dice lo que siento:

(y como señala Roberto, el que no quiere leer algo largo que se largue..) Y una foto de Flavio Cumpiano en los comentarios a ese artículo:


"Es perfectamente comprensible que la Sa. Keleher no sepa quién es Enrique Laguerre ni Manuel Zeno Gandía, porque para ello tiene que hacer un "research" y esas cosas toman tiempo.
Es razonable su deslíz por varias razones:
1) Ella es estadounidense. Apenas habla el español. Y cuando lo hace, causa cierta risa con pena. A mí solo me causa risa, pero eso es a mi, disculpen).
Es decir, que la Secretaria de Educación de nuestro país es una EXTRANJERA. Ella no tiene idea de nuestra idiosincracia, de nuestra historia, de nuestro pasado ni tal vez de nuestro presente inmediato, porque ella forma parte de la cultura imperialista que llegó a nuestras playas a destruirlo todo a coñazos y cañonazos allá en 1898. Y nosotros a esa cultura no le importamos para nada.
2) Es comprensible que una tecnócrata, que solo fue traída con un sueldo obsceno, a arreglar la burocracia del DE, no tenga idea de lo que es "educación". Ella pasa papeles, impone su mollero y su única misión en la vida como funcionaria es ahorrarle dinero al gobierno. Ella no tiene tiempo para cosas "tan poco importantes" como LA LLAMARADA o LA CHARCA.
3) Además, LA CHARCA es una novela "pornográfica" y LA LLAMARADA es una novela "comunista". Y esto es según los estudiosos del currículo del partido en el poder. Porque estas novelas puertorriqueñas con la que se criaron generaciones! desaparecieron del currículo obligatorio. Ahora son simplemente "recomendaciones" de lectura. Ahora es importante hablar de Harry Potter y Pablo Cohelo en las clases de español. Tengo conocimiento de que las lecturas de la escuela superior se reducen a una novelita chilena de 50 páginas titulada "La actriz que nadie quería", y peor aún, le añadieron al currículo una TRADUCCIÓN!!! de una novela de una autora del caribe iINGLES, para suplementar los estudios del área de ESPAÑOL.
4) Se entiende que el DE solo le interesa que sus estudiantes "se acerquen" a los límites pasables de las pruebas estandarizadas para Estados Unidos, porque del desempeño en esas pruebas dependen los fondos federales que se le envían al gobierno de PR. Como vemos, la educación es uno de los negocios más lucrativos en la misión mafiosa de birlarle dinero al sistema de educación gringo para beneficiar como colateral a las cientos de compañías de tutorías afiliadas al Gobierno y por donde se cuelan millones de dólares en "kick backs". LAGUERRE Y ZENO GANDIA afectan esta trampa.
5) LA LLAMARADA -según la última edición autorizada a la Editorial ISIED, que tiene guías, prólogos, ilustrada y está muy bien hecha- debe tener unas 225 páginas. LA CHARCA en sus ediciones "de a peso", debe tener 140 páginas. Según ciertos profesores de español me contaron una vez: "Eso es mucho para los estudiantes puertorriqueños de hoy, a quienes hay que darle cosas cortas y que no sean muy profundas porque se aburren". Claro, pero no se aburren con las 4 horas de cine Lord of the Rings o Star Wars o leyendo a Harry Potter en inglés. No tengo un adjetivo que resuma esta escandalosa incongruencia que la Secretaria de Educación con su comentario acaba de validar.
6) Es claro que este Gobierno celebra la ignorancia y no respeta la inteligencia. Claro, un pueblo que sabe es un pueblo rebelde, y nuestro gobierno y el de EU quieren que los puertorriqueños seamos brutos. No hay que tener un doctorado para saber esto, y aún así muchos estudiantes de doctorado admiten que la ignorancia "es menos complicada" que la inteligencia y se portan en sus vidas como perfectos cenutrios, burros de carga y acémilas de nuestra miserable condición intelectual colonial.
"¡QUE MUERA LA INTELIGENCIA Y QUE VIVA LA MUERTE!" le gritó el militar José Millán Astray a MIguel de Unamuno en el paraninfo de la Universidad de Salamanca. Aquí en Puerto Rico las iglesias evangélicas han puesto carteles que gritan "¡Muerte al humanismo! ¡Dios no quiere inteligentes, quiere obedientes!" y esto ya corre por las venas de legisladores del poder.
Y para cerrar el pomo, la Sa. Kelher busca en Wikipedia y envía un tweet con las biografías de los citados. Su research está completo, una visita a Wikipedia y ya.
Para finalizar, ya no me asombra nada de estos gobiernos.
Tanto ahorro y todavía no aprende que su ignorancia y su brutalidad le han salido un millón de veces más cara que si hubieran puesto gente inteligente en esos puestos.
Hermanos puertorriqueños, entendamos de una vez que estos gobiernos quieren asesinarnos. Lo quieren hacer y con entusiasmo. Y el odio a la inteligencia es su arma mortal.
Otros países del mundo alaban ¡todos los días! a genios como mi Maestro Laguerre y como Zeno Gandía. Acaso los estadounidenses no adoran a su Poe, a Barrret Browing, su Ginsberg, a su Vonnegut, a su Miller, Wiliams, Hellman, Mamet a su Sontang, a su genial Bradbury, autor de la novela "Farenheit 451", en que los bomberos no apagan fuegos, sino que queman libros? Acaso Inglaterra no es sino a través de los ojos de Shakespeare y Pinter y España a través de Lope, Calderón y Cervantes y Cela? ¿Qué es Alemania sin Goethe, Sin Heine, Sin Schiller, o Francia sin Víctor Hugo o Argentina sin Guiraldes o Venezuela sin Gallegos, y no sigo porque ya parecería presunción y me pueden tildar con asco de ser "intelectual".
Keleher, usted, con sus menudas declaraciones y su descaro al contestarlas, ha puesto usted al país, a MI NACIÓN -no a la suya- en una situación harto difícil.
Usted cobra un salario de un cuarto de millón de pesos para dirigir el DE y usted no sabe quién es Enrique Laguerre ni Zeno Gandía y lo buscó en Wikipedia y nos lo tiró en la cara como si fuéramos reses de su cercao.
Si nadie habrá de botarla de su puesto por cosa tan "insignificante", sepa que usted acaba de echar al inodoro la fuerza moral e intelectual de su gobierno, -si le quedaba alguna después de "Cien años de soledad" de Pablo Cohelo- - para decirnos cómo debemos dirigir nuestro país.
Pero lo peor no es eso, lo peor es que usted le acaba de decir a todos los estudiantes de su Departamento de Educación, ¡a grito rebascoso!... les ha dicho usted a esos miles de jóvenes adolescentes sobre los que hemos descargado el futuro de la Patria, que no necesitan de la inteligencia ni la educación para sobrevivir.
Usted les acaba de decir que se queden brutos, que sean unos lambones y que no usen la cabeza para nada, porque puede que así lleguen a ganarse medio millón de pesos al año."

jueves, 1 de febrero de 2018

La rabia de hoy: el proyecto de discrimen disfrazado de libertad religiosa

Los penepés son bien consistentes cuando están en el gobierno.  Siempre están asociados al fundamentalismo religioso de la peor calaña pues son los que utilizan las iglesias para su propio enriquecimiento y no creen en la separación de iglesia y estado. Son los que quieren imponernos su hipócrita moralidad que parte del odio hacia los que no piensen o sean como ellos, sobre todo a los de la comunidad LGBT.  El proyecto PC1018 se atreven a llamarlo de "libertad religiosa" para engañar a los incautos.  Es realmente peligroso por ser un abierto y legalizado discrimen contra los que piensen distinto.  Anoche en el programa "Jugando Pelota Dura" el Gobernador dijo que no lo firmará si no lo han enmendado y es discriminatorio.  Estaremos pendientes a ver si cumple su palabra o le hace caso a los fundamentalistas que llegaron a amenazarlo en ese mismo programa la noche antes.