domingo, 21 de octubre de 2007

El 65 de Infantería

El artículo es la clave pues si hubiese puesto “la” los más jóvenes pensarían de inmediato que iba a escribir sobre la avenida famosa por sus tapones y su fealdad. Obviamente me refiero al regimiento que le dio el nombre a dicha avenida. En Puerto Rico eran venerados. Fueron despedidos con tristeza cuando partieron para la guerra de Corea en 1950 y a su regreso el gobierno muñocista declaró medio día de fiesta para que el pueblo les recibiera como héroes. Se compuso una canción titulada "Mi Regimiento":

Arriba muchachos, vamos a zarpar, a lejanas tierras vamos a pelear. Por los caminos de la ley y el bien, marcha el regimiento de mi Borinquén..

El regimiento 65 de Infantería era conocido en Estados Unidos como The Borinqueneers obviamente en referencia al nombre taíno de Puerto Rico. Y así se titula un documental que se está exhibiendo por PBS desde el verano y ha sido recibido con emoción por los boricuas de las muchas diásporas. Así pude constatar al leer los comentarios de los entrevistados en el artículo de David González en The New York Times del 2 de octubre pasado titulado “Bloodied in Battle, Now Getting Their Due”.

No es para menos. Por fin se va a conocer la historia de ese grupo de soldados boricuas que tuvo un historial de heroísmo y valentía en las primeras dos guerras mundiales y se destacó en forma dramática en la de Corea. La valentía de los boricuas era legendaria en el ejército de los Estados Unidos. Uno de los oficiales estadounidenses entrevistados en ese artículo dice que a los Borinqueneers se les daba cuanto “dirty job came up” y que eran tan temidos por el enemigo que “I was very glad the Puerto Ricans were on my side”. También sufrieron un mayor número de bajas en proporción a los demás regimientos.

Pero en 1952 el 65 de Infantería vio manchada su reputación en forma infame por el propio ejército de los Estados Unidos. (Otro de los “operativos federales” que nos dejan saber quiénes son los que mandan). Es una página de nuestra historia que muchos quisieran no recordar pero que se debe conocer. Esta es la oportunidad.

No he podido ver el documental (escrito y producido por Noemí Figueroa, una joven actriz neoyorquina) pero me atrevo a apostar a que está hecho con un cuidado enorme porque conozco a la directora y coproductora, Raquel Ortiz . Fui consultora histórica para su premiado documental Mi Puerto Rico que fue presentado por PBS en 1996 y pude apreciar el cuidado y la pasión que pone en sus proyectos. En este caso Raquel ha utilizado de consultora en Puerto Rico a la doctora Silvia Álvarez Curbelo quien lleva muchos años investigando ese tema para un esperado libro. Eso también es garantía de la calidad de The Borinqueneers .

En los avances impresiona el “teaser” de la película: “ Their toughest fight was not on the battlefield”. Alude al hecho de que soldados de ese regimiento (que era una unidad segregada del resto del ejército “blanco”) fueron sometidos a una corte marcial—en octubre de 1951--acusados de retroceder ante el enemigo sin tener órdenes y rehusarse a avanzar según se les ordenó. La verdad es que los habían enviado a una acción suicida, algo similar a lo sucedido al batallón de negros que participó con el ejército de la Unión en la Guerra Civil de Estados Unidos que tan bien reseña la película Glory. A diferencia de aquel caso los boricuas se dieron cuenta y decidieron no ir a la masacre segura.

Esa historia me era totalmente desconocida hasta que la encontré en mi investigación sobre la Ley de la Mordaza y contribuyó mucho a mi indignación ante la situación colonial de Puerto Rico. La encontré en un apéndice del Congressional Record de 1953 en un editorial bajo el título Los Borinquineers que incluye en el récord de la Cámara de Representantes, of all people, un legislador de Mississippi. Si suena confuso lo es. Pero el editorial, aparte de dar el dato de la corte marcial, lo que busca es establecer la historia de ese regimiento como uno que se destacó por su valentía y que de miles de soldados puertorriqueños que lucharon, solamente 87 fueron acusados de conducta impropia ante el enemigo.

Como siempre que me encontraba datos de esa índole, los relacionaba con los sucesos que estaba investigando. Me estuvo curioso que la acusación contra los Borinqueneers ocurrió al mismo tiempo que se estaban celebrando los juicios a los líderes nacionalistas por violación a la ley de la Mordaza, luego de la Revolución Nacionalista de 1950. Ya Albizu había sido condenado por 12 discursos más otros cargos criminales y estaba preso en La Princesa. Al mismo tiempo estaba en pleno proceso el establecimiento del Estado Libre Asociado- solución de los Estados Unidos en esa época de Guerra Fría para lavar la cara a la colonia ante el mundo. El ELA se inaugura en julio de 1952 y a los del 65 de Infantería se les enviaron banderas boricuas ahora bendecidas por Muñoz Marín. La misma bandera que estuvo proscrita y que por tenerla en su casa se encarceló a nacionalistas bajo la Ley 53.

Sin embargo, en Puerto Rico no se supo la noticia de la Corte Marcial hasta enero de 1953. Al parecer el gobierno de Muñoz Marín, en el recién estrenado ELA, mantuvo el secreto porque no les convenía. Pero en las elecciones de 1952 el PIP había quedado como segundo partido y el grupo de legisladores pipiolos electos demandó que se investigara el caso. En la prensa sale que no se permitió que un abogado boricua fuera a ver a los del 65 de Infantería acusados en Corea. Entretanto los puertorriqueños no podían creer lo ocurrido y como siempre, se evadió discutir el hecho de la relación colonial que nos llevaba a esta situación tan triste.

No conozco más detalles del caso, excepto que fueron eventualmente conmutadas sus sentencias. Por eso espero ansiosamente ver el documental The Borinqueneers. Debemos pedir todos que se presente en la emisora del pueblo de Puerto Rico cuanto antes y que se forme un panel de estudiosos del tema para discutir lo sucedido al 65 de Infantería. Los miles de veteranos de esa guerra aquí y en la diáspora se merecen se les haga justicia cuando se diga toda la verdad.

9 comentarios:

Boricua en la Luna dijo...

Amen. :)

C dijo...

El documental se paso hace dos semana aqui en Seul y me siento muy orgulloso de que se sepa la verdad. El concepto que se tenia sobre la valentia y fiereza de los soldados boricuas, todavia perdura.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Hola C, ya te "conozco" por los comentarios en el blog de Eugenio.
Es un honor que visites el mío, que todavía está en pañales.
Gracias por compartir conmigo tu experiencia luego de ver el documental nada menos que en Corea. La experiencia debe haber sido medio espeluznante..

Unknown dijo...

Conocen los nombres de todos los que estaban en el regimiento de 65 infanteria.

Hilda Muñiz dijo...

Conocen los nombres de todos los que estaban en el regimiento de 65 infanteria.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Hilda: Tengo entendido que los nombres deben mantenerse en algún archivo del regimiento, espero que así sea.

lady73 dijo...

Mi abuelo era de esa tropa pero no se como obteenr mas informacion

Santy Rosas dijo...

Ernesto Vega era mi abuelo y pertenecía a ese regimiento. ¿Cómo puedo tener información? El esta en cementerio de Bayamon junto a mi abuela.

Luis Santana dijo...

Mi padre pertenecio a la 65 de infanteria en la tercera divicion del ejercito americano. la historia que la primera divicion la mas horgullosa americana estaba atrapada en correa y vino la 66 infanteria abril el camino para sacarlo a ellos todavia hoy en dia los americano no reconocen ese acto valiente y bravio de los borrinqueniers.