sábado, 1 de diciembre de 2012

La invasión de Estados Unidos a Puerto Rico en 1898 (segunda parte)


(Como prometí, aquí está la continuación del post anterior . Lo dedico a las y los estudiantes y sus profesores del curso de Historia de Puerto Rico de la Universidad del Turabo que he tenido la suerte de conocer en este semestre sirviendo de recurso para esa clase en algunos temas.) 

En el escrito anterior vimos como el General Nelson Miles le hace caso al espía Whitney y logra que la invasión se haga por Guánica y no por Fajardo.  Luego de izar la primera bandera estadounidense en Puerto Rico, le envía un mensaje al Secretario de la Guerra en el que le dice que se tomó el puerto “felizmente”, encontraron “débil resistencia” y no hubo bajas. Al menos menciona que hubo resistencia que según Angel Rivero en su Crónica consistió de “once guerrilleros de caballería” al mando del Teniente Méndez quienes dispararon a los soldados estadounidenses cuando arriaron la bandera española pero luego corrieron fuera del pueblo cuando les cañonearon desde el Gloucester y los marinos desembarcados les dispararon con rifles. Fue la primera sorpresa para esos pobres soldados españoles que empezaron a ver la diferencia entre ellos y los invasores.
 
Para conocer en detalle lo ocurrido antes, durante y después de la invasión por Guánica el 25 de julio de 1898, nuestra mejor fuente es la Crónica de Angel Rivero, el capitán boricua que fue asignado al Fuerte San Cristóbal seguramente cuando ya las autoridades conocían lo de la explosión del Maine en La Habana y esperaban la guerra en cualquier momento.  Lo más valioso del libro, por ser la verdadera crónica, es el Diario que por suerte no descartó sino que publicó como Apéndice del libro.  Son anotaciones cortas de lo que ocurría a su alrededor y de todo lo que se entera a partir de marzo de 1898.  Por tanto son valiosísimas para permitir ubicarnos en ese momento tan dramático y entender el cambio de actitud en la población que fue del patriotismo exaltado y vociferante al “embriscamiento” (palabra que significaba huída) o a la observación silenciosa. 

Así vemos que según empiezan a circular rumores de posible guerra, impresiona la lealtad a España y el entusiasmo general.  Se forman variados grupos de voluntarios que abarcan todas las clases sociales y todos los pueblos desde las guerrillas hasta los macheteros (obreros y campesinos) pasando por el batallón de “Tiradores de Puerto Rico” donde jovencitos de clase alta se alistaban.  El Gobierno mantiene ese entusiasmo publicando noticias falsas en el periódico oficial, La Gaceta. Algunas son hasta risibles, como la de que la escuadra española había derrotado a “los yankis” en Filipinas cuando había sido todo lo contrario.

A la misma vez que se entera el pueblo a principios de mayo de la verdad, aparece al norte de San Juan un buque de vapor de tres chimeneas sin llevar bandera. Los sanjuaneros lo veían cada día y lo bautizaron como el “buque fantasma”. Rivera le dispara un cañonazo para que muestre su bandera y al amanecer del 12 de mayo comienza el bombardeo a la ciudad capital que dura tres horas. Luego de eso comienza el éxodo de los sanjuaneros, los llamados “embriscados” que se van en lo que encuentren o a pie para Río Piedras y en botes de vela para Cataño.  Pero al ver el pueblo retirarse al enemigo sin intentar tomar la ciudad, se da por sentado que han derrotado a los yankis y hay una euforia enorme en la población (que vuelve a la ciudad) y la prensa –aun la antiespañola- publica artículos patrióticos y hasta una décima titulada Doce de mayo (la ven en la p. 546 de la Crónica).  El ánimo se torna eufórico al ver llegar al torpedero Terror, que se espera que elimine los buques que quedan bloqueando el puerto de San Juan.   Pero el 22 de junio Rivero anota en su Diario que ha tenido lugar un combate entre uno de los cruceros americanos, el St. Paul y el Terror frente a una multitud de curiosos en las murallas.  Dice que “ha causado mucho malestar y todas las esperanzas depositadas en el Terror se han desvanecido”. Lo mismo ocurre con el Antonio López que es atacado y se incendia también ante los ojos horrorizados de los habitantes de la capital y sus mandatarios. En esas batallas un mes antes de la invasión por Guánica, las embarcaciones españolas en las que cifraban sus esperanzas fueron destruidas a la vista de los sanjuaneros.  Vean los combates navales en estos enlaces

Rivero es bien crítico de la forma en que actuaron los mandatarios españoles durante todo el conflicto, empezando por el Capitán General Manuel Macías y en especial el jefe de Estado Mayor que era el coronel Camó. Al único que destaca y admira es al general Ricardo Ortega. Pero a Ortega le tenían "casi recluído en San Cristóbal y tratado como un loco peligroso, porque había dado en la manía de soñar con días de gloria para su Patria y para su Ejército".  Dice que una vez se enteran en San Juan de que los yankis han invadido por Guánica, Ortega va a Fortaleza con un plan de ataque a las tropas invasoras pero el coronel Camó se lo rechaza.  Lo que describe Rivero que pasó a partir de ese momento da pena y coraje. Por no admitir que ya se estaba negociando un protocolo de paz (seguramente por mandato de la Corona) arriesgaron vidas y reputaciones.  Lo que sorprende es que hubiera oficiales y soldados que estuvieran dispuestos a luchar como lo hicieron y Rivero se ocupa de describir en detalle sus valientes ejecutorias. 

Una de las víctimas de las decisiones incomprensibles y desacertadas de Macías fue el jefe del batallón Patria que quería enfrentarse a los invasores a las afueras de Guánica.
El coronel Francisco Puig pidió órdenes de atacar y lo que recibió por respuesta fue un telegrama con órdenes de retirarse por Adjuntas hacia Arecibo.  A regañadientes Puig obedeció y procedió a la retirada atravesando montes bajo lluvia, teniendo que dejar la mayor parte de la carga que llevaban y llegando exhaustos. Para su sorpresa, le esperaba un telegrama del coronel Camó exigiéndole que se presentara para explicar "su marcha desastrosa". Puig se da cuenta de que lo van a procesar y se vistió de uniforme, agarró su sable y se fue va a una playa de Arecibo y frente al mar se pegó un tiro. 

Lo que ocurrió en Ponce

En la llamada capital criolla del sur de la Isla, Macías por poco provoca que la bombardeen.  Cuando se le dio aviso de que había tres buques con los cañones apuntados hacia el poblado de Ponce, Macías contesta (desde la comodidad de su despacho en Fortaleza) que deben resistir. Los que asumen control son los cónsules en Ponce, particularmente el vicecónsul de Inglaterra, Fernando M. Toro, quien luego de varias entrevistas con los invasores consigue que les den una prórroga para negociar la rendición. Toro acuerda con los otros cónsules que deben insistirle a Macías que la resistencia es inútil. Entretanto el coronel a cargo, Leopoldo San Martín, le comunica a Macías que solamente tiene 3 compañías de Patria y algunos voluntarios y guerrilleros a lo cual le contesta el gobernador “Cumpla usted con su deber”.  Y a los cónsules les contesta que “no tengo autorización para parlamentar con los americanos. Lamento, como amante de Puerto Rico, los destrozos que el enemigo puede hacer en una guerra que nosotros no hemos buscado. Ponce y todo el territorio será defendido por cuantos medios tenga a mi alcance”. Palabras ofensivas por lo falsas que tienen que haber sido para complacer a los del Gobierno en Madrid.  Pero en Ponce la reacción del pueblo al enterarse fue querer atacar a las tropas españolas para impedir el bombardeo.  Finalmente Macías le escribe a San Martín que “si usted cree que toda defensa es imposible, evacue la plaza en mejor orden”.  El cónsul Toro entonces negocia la capitulación con el general Davis en su buque pero al regresar al poblado se entera de que Macías ha anulado lo anterior, destituído a San Martín (a quien toman prisionero al llegar a Aibonito) y nombrado a un tal Julián Alonso con órdenes de “resistir a todo trance”. Los cónsules obtienen nueva prórroga de Davis y envían un telegrama caliente a Macías.  El Gobernador entonces contesta echando la culpa al pobre San Martín y aceptando la evacuación de la plaza.  Finalmente el 28 de julio desembarcaron las tropas estadounidenses en Ponce y se izó la bandera en la capitanía y más tarde en la Casa Ayuntamiento.  El General Miles reunió esa tarde en el Hotel Francés a las autoridades, emitió la famosa Proclama y regresó a su barco.

Coamo y Asomante

Un grupo de oficiales españoles se negó a rendirse en Ponce y siguieron hasta Aibonito permaneciendo en las trincheras del Asomante donde participaron del combate que allí tuvo lugar el 12 de agosto. Otro grupo siguió hasta Coamo en donde hubo un combate en el que murieron el coronel Illescas y el capitán Frutos López.  De allí un grupo de oficiales y soldados huyó sin aceptar rendirse y también se refugió en el Asomante.

Rivero en su Crónica revela que Asomante en Aibonito fue escogido como lugar para cerrar el paso a los invasores donde no pudieran ser ayudados por su fuerza naval.  Sin embargo dice que “muy poco se hizo para aumentar su valor defensivo” (p. 254).  Con todo y eso, luego de una batalla los invasores se tuvieron que retirar y los defensores quedaron a la espera hasta que les vinieron con informes de que se había firmado un armisticio, les pedían que dejaran las armas y se rindieran. Los combatientes del Asomante, bajo el mando del Capitán Ricardo Hernáiz, se negaron a rendirse porque Macías lo había ordenado así. Pero ya la guerra había terminado y las tropas estadounidenses recibieron estrictas órdenes de parte de Miles de retirarse.

De ahí en adelante se llevó a cabo la ocupación por las fuerzas militares de Estados Unidos de cada uno de los 48 pueblos que quedaban bajo la bandera española. (Rivero publica la lista completa con la fecha de posesión en la p. 689.)  Finalmente el 18 de octubre de 1898 en el Palacio de Santa Catalina (La Fortaleza) en San Juan se realizó la entrega oficial de la ciudad capital y la Isla al izarse la bandera estadounidense y tocarse el himno de los Estados Unidos.  Rivero aclara que la bandera española nunca fue arriada oficialmente porque ya se habían ocupado días antes de colocarlas en un cofre especial y enviarlas a España.  Irónicamente en ese momento histórico en que se hacía oficial el traspaso de la isla de Puerto Rico y sus habitantes al nuevo dueño, en la ceremonia estuvieron Luis Muñoz Rivera y los otros miembros del legítimo Gobierno Autonómico de Puerto Rico como observadores de algo en lo que no tuvieron nada que decir y no pudieron evitar. Irónicamente también el que representó al Gobierno de España en el traspaso de propiedades militares (a petición del general Ricardo Ortega) fue un boricua: el Capitán Ángel Rivero Méndez.

(Del Tratado de París nos ocuparemos en una próxima entrada.)

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parecio muy buena la informacion contenida en sus publicaciones e interesante la manera habil y sutil de entretener al lector, en este caso a mi persona, no soy puertoriqueño pero aprecio una buena ilustacion, y la forma en que narra la invasion de la nacion puertoriqueña fortalece el sentirme indignado por la nacion imperial mas tirana de la historia, los estados unidos de america, no permita nunca le moderen la facultad de enseñar la historia llamando a las cosas por su nombre y no siendo politicamente correcto y que viva Puerto Rico Libre.!

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Anónimo: Menos mal que por fin alguien comenta en esta entrada. Gracias por la visita y por detenerte a comentar. No te apures que no me van a detener en eso de llamar las cosas por su nombre aunque no sea políticamente correcto. Lo de "sin mordazas" va en serio.

Anónimo dijo...

Vengo de una familia (fanática) PNP. Me inculcaron que EU es lo máximo y lo mejor para Puerto Rico. Hace 2 años empezé a leer sobre nuestra historia y me di cuenta de nuestra triste realidad. Me da pena decir que a mis 19 años no sé casi nada de mi país y más pena me da decir que me sé la historia de EU. Cada vez que hablan de política en casa y doy me opinión me tildan de fupista, machetera, independentista, etc... Lo único que quiero es dejar de ser una ignorante y saber mi historia. Si podrías recomendarme libros sobre Puerto Rico, te lo voy agradecer. Me gusta leer..cosa que ya no es común.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Anónima: Yo encantada de ayudarte y más porque quieres aprender de nuestra historia y encima te gusta leer. Eso es lo que tienen en común los estudiantes que vienen a reunirse conmigo con ese mismo propósito.
En cuanto a recomendar libros tienes que decirme época o si es una historia general o qué. Ya que te acercaste a mi blog te invito a ver la lista de entradas sobre temas históricos que tengo en la parte izquierda (en orden cronológico) y también una lista de libros recomendados.
Creo que las entradas te sirven para leer cosas que no encuentras en ningún sitio en forma tan resumida. Luego puedes abundar lo que te interese.
Si quieres comunicarte por email yo encantada.
O si vives en Puerto Rico podemos reunirnos.
Me dejas saber.

Ed Ocasio dijo...

Muy interesante. Gracias por compartir, y recordar nuestra historia,la historia de la que muchos no hablan.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Ed: Y tú gracias por la visita y por comentar. Me alegra que mis escritos históricos se sigan leyendo.

Anónimo dijo...

Viva España y viva Puerto Rico

Anónimo dijo...

Gracias por el artículo, por cierto, muy educativo. Tengo una pregunta. Según sus investigaciones u opinión, por qué tarda España 400 años en emitir la dichosa carta autonómica?

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Anónimo: Esa pregunta merece una entrada completa. Pero adelanto algo: la autonomía como concepto no surge hasta el siglo 19 y es dentro de Gran Bretaña. En España estaba prohibido hablar de la misma hasta una ley aprobada en 1884. Tan pronto la legalizan en Puerto Rico unos liberales adelantados y conocedores de lo ocurrido con Canadá (lidereados por Baldorioty de Castro) empiezan a promover una autonomía para Puerto Rico que culmina en la fundación del Partido Autonomista en Ponce 1887. Puedes leer el resto de la historia en un libro de texto, aquí no me cabe..

Anónimo dijo...

Muchísimas gracias por la contestación y si es posible....venga la entrada completa:-)) Muy interesante su blog. Saludos.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Anónimo: A lo mejor me animo y en algún momento publico lo del autonomismo y la Carta Autonómica. Gracias por comentar.

Anónimo dijo...

Sería útil escribir algo al respecto. Hay un movimiento incipiente de reunificar a PR con España.Estan vendiendo la idea de que PR volvería a ser una comunidad autónoma de España. Parecen sugerir que PR bajo el gobierno español siempre fué una comunidad autónoma y eso no fue así. Los beneficios que vinieron como resultado de esa carta duraron muy poco porque pasamos a ser territorio americano poco después. El resto es historia. No se habla mucho sobre las condiciones en las que estaba PR durante esos 400 años. Había mucha pobreza y mi Madre recuerda cuentos que le hacía su Papá (mi Abuelo) de cuando era joven sobre estas cosas y el descontento que existía en PR bajo el régimen español. Su escrito sugiere lo mismo ya que parece no hubo tanta resistencia y los de aquel entonces más bien le dieron la bienvenida a los Americanos; para bien o para mal.

José M. López Sierra dijo...

Saludos Compañero,

Nuestra Primera Marcha Oscar – Mandela en Puerto Rico, fue un gran éxito. Oprima este enlace para ver el reportaje de TeleSur sobre la misma: http://www.dailymotion.com/video/x1ja9pi_conmemora-pr-abolicion-de-esclavitud-exige-libertad-para-lopez-rivera_news.

Ahora esperamos que nuestra Primera Protesta Oscar – Mandela en Nueva York tendrá aún un éxito mayor. Este año, la parada puertorriqueña de la ciudad de Nueva York, honró a nuestro preso político Oscar López Rivera.

El lunes 23 de junio de 2014, la Organización de Naciones Unidas (ONU) estará nuevamente discutiendo el caso colonial de Puerto Rico. La ONU está en su tercera década tratando de erradicar el colonialismo por entender que la misma constituye una amenaza a la paz mundial. Debido a que la fecha para la vista es una diferente de lo usual, nuestro comité decidió hacer 2 protestas este año.

El lunes 16 de junio de 2014, el día después del Día de los Padres, nosotros tendremos nuestra primera protesta pacífica de 8 AM a 6 PM al otro lado de la ONU de la Calle 46. Nuestra segunda protesta pacífica será en el mismo día de la vista, el lunes siguiente, 23 de junio, en el parque al otro lado de la ONU de la calle 44. Tendremos una conferencia de prensa en Nueva York unos días antes de estos eventos para dar los últimos detales sobre las mismas. El propósito de las protestas es demostrarle al mundo que nosotros también creemos que el colonialismo es un crimen en contra de la humanidad. Necesitamos aglutinar una gran cantidad de gente para obligar al gobierno de Estados Unidos (EEUU) a cumplir con las 32 resoluciones de la ONU pidiéndole que inmediatamente descolonice a Puerto Rico. Después de tantas resoluciones, es obvio que dicho gobierno no quiere hacerlo.

El Presidente Obama demostró nuevamente la hipocresía del gobierno de Estados Unidos en relación a los derechos humanos durante la ceremonia de recordación para Nelson Mandela. Obama solo tuvo palabras de admiración para él. Sin embargo, Obama se niega a excarcelar a Oscar que está haciendo exactamente lo mismo que hizo Mandela, a pesar de una tremenda presión de Puerto Rico y la comunidad internacional. Oscar ya tiene 6 años más en prisión que los 27 de Mandela. Estados Unidos se alegra cuando otros países descolonizan a sus colonias y excarcelan a sus presos políticos pero no quiere hacer lo mismo. ¿No está el gobierno de Estados Unidos bajo las mismas reglas de los demás países del mundo? Obviamente, los que practican el colonialismo no creen en la justicia para todos.

Por favor ayúdenos a promover estas 2 protestas para excarcelar a Oscar, y también lograr el propósito que lo llevó a la prisión. Tendremos una hoja para que todo aquel que quiera ser parte de la organización de esta protesta anual y permanente nos pueda anotar su información de contacto.

¡Nos gustaría poder saludar a viejos compañeros y también conocer muchos nuevos compañeros en esta lucha por lograr una verdadera justicia para todos!

Un abrazo fraternal,
José M López Sierra
www.TodosUnidosDescolonizarPR.blogspot.com
¡Porque los derechos no se piden, se exigen!