domingo, 21 de diciembre de 2008

De por qué se come lechón en Puerto Rico

Seguramente mis lectores estarán pensando a quién rayos le interesa esa pregunta. Lo importante es que se come y es el plato tradicional en Navidades. Es más, el plantear la interrogante es casi un atentado contra la identidad boricua. Excepto cuando se hace en el contexto de la historia y a eso voy. La razón por la cual Puerto Rico está entre los que no sólo comen lechón sino que se vanaglorian de ello y hasta se escriben canciones, tiene que ver con la conquista española en el siglo 16.

Me imagino saben que la humanidad (al menos la que tiene comida) se divide entre los come-cerdo y los que no comen cerdo. Estos últimos son mayormente los judíos y los musulmanes a quienes les es prohibido en sus respectivas religiones. En la Biblia se encuentra en varios lugares, lo mismo en el Corán. En término de cantidad de gente hay muchos más que no comen cerdo en el mundo. Pero en Puerto Rico se come cerdo en cantidades industriales y todo por culpa de los moros.

Los españoles que llegaron entre fines del siglo 15 y comienzos del 16 venían tras haber expulsado a los últimos moros (musulmanes) del sur de España luego de 7 siglos de guerra contínua llamada la Reconquista. Esa larga lucha convirtió a los españoles en católicos fanatizados a tal punto que renegaron de todo lo que fuese costumbre de los moros (como bañarse diariamente y el trabajo manual, entre otras) y enfatizaron la práctica de todo lo que éstos prohibían. Por eso hicieron del cerdo su plato preferido y comerlo era la prueba de que eran cristianos bonafide. Durante la gran persecución (con la ayuda del Tribunal de la Santa Inquisición ) de los que pudieran seguir siendo moros, lo que hacían los “cristianos” era invitar a los sospechosos a cenar y les servían, adivinen qué, ¡cerdo! Entonces observaban si les daba asco o sencillamente no lo comían y entonces lo tomaban como prueba de que no eran cristianos y los denunciaban a la Inquisición como herejes.

La escritora boricua Luce López Baralt nos ha dado un resumen de lo que heredamos de los musulmanes en un maravilloso libro que recomiendo a todos: Las huellas del Islam en la literatura española. Al leer la Introducción se puede comprobar que tenemos tanto de moro que asustará al más fanático cristiano. Es que en el sur de España, Andalucía, quedó una huella muy grande del Islam y de allí fue que vino la gran mayoría de los españoles en las primeras décadas de la conquista. Pero junto con esa herencia mora trajeron el antídoto que era comer cerdo (lechón, cochino, puerco) para probar que eran católicos. Queda un refrán alusivo y que tiene 500 años de vigencia: "Moro viejo, mal cristiano".

Así que estas Navidades, cuando coman lechón en Guavate, Bayamón, o donde sea, recuerden que si lo hacen es porque son herederos de los conquistadores católicos fanatizados. Ahora, si van a comerlo, al menos compren el lechón Del País y boicoteen el de afuera. (Yo por mi parte hace años que no lo como en honor a mis antepasados sefarditas.) ;-)

¡FELIZ NAVIDAD!

27 comentarios:

Ramón López dijo...

Odio el hecho de tener que haber heredado tanto de los conquistadores católicos fanáticos pero así es la historia de la humanidad que nos precedió. Tratemos nosotros de legar cosas buenas por mejores razones a las generaciones que nos seguirán.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Ramón: El asunto no es "odiar" la herencia hispana que no aceptamos, lo importante es entender de dónde vienen las costumbres. Odiar a esos conquistadores es como odiar la familia de la que heredamos cosas que no nos gustan. Pero estoy de acuerdo de que debemos intentar legar cosas buenas nosotros, empezando por amar y proteger los árboles y convertir su destrucción en un crimen. Gracias por visitar y comentar.

Prometeo dijo...

Mmmm. Me dieron ganas de salir para Guavate allí se come el mejor lechón del país. Esta entrada me abrió el apetito. Adelante y éxito.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Prometeo: Muy bien, como decimos los boricuas..¡Buen provecho!

Soletuti dijo...

Interesante información ya que desconocía el por qué de esa tradición, gracias por compartirla.

Se me antoja un buen pedazo de "cuerito" de lechón asado :P.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Soletuti: Por lo visto lo que conseguí fue que corriesen a comer lechón..jeje
Entré a tu blog y veo que te uniste a la campaña de las firmas y la denuncia de la orden administrativa del Secretario del DRNA. Te incluí en el post donde detallo los blogueros y blogueras que se unieron en la protesta. Puedes verlo en ese post.
Gracias atrasadas..

Ana dijo...

Ivonne, me encanta este post!
Creo que esta fusión genética que somos, influye en nuestro comportamiento y preferencias, aunque no nos expongamos a ciertas cosas propias de cada influencia.
Lo moro aquí es fuerte, fuerte!

Hace años no como cerdo por varias razones no religiosas, pero no soy fanática.
Que cada quién coma lo que guste.
Se aprecian variantes culturales o antropológicas.
O sea que en caso de supervivencia o no hacer un desplante, me como hasta las piedras, jaja!

Myrisa dijo...

La última película de Milos Forman (d,e con Jean Paul Carriere): "Goya's Ghosts" con Javier Bardem y Natalie Portman tiene como eje la persecución de la Inquisición contra los no-católicos aún en la época de la Ilustración europea. Una modelo de Goya es hija de una afluente familia de judíos que unos curas sospechan son cripto judíos. Los ponen en evidencia precisamente sirviéndoles cerdo en la cena. Irónicamente a los judíos conversos en España les llamaban también "judíos marranos", significando con malicia la insinceridad de su supuesta conversión que les permitía funcionar en el medio de la Inquisición. La peli es excelente. Los créditos finales nadas más valen la taquilla.
Yo tampoco como cerdo. Espero que Guavate Press no se ofenda.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Myrisa: no he visto la película pero la pongo en lista de espera para ver. Yo tampoco quiero que Guavate Press se ofenda..jeje


Ana: Mi eliminación del cerdo y la carne roja de la dieta es igual, bien flexible pero siempre encuentro alternativas. En Navidades tenemos el arroz con gandules que tiene mucha proteína y bien hecho es sabroso. Ah..y pasteles pero rellenos de pollo..
Me alegro te gustara el post..

C dijo...

Sabroso escrito, pues estoy salivando como los perros de Pavlov, ja,ja! Gracias por la información.

Aprovecho para desearles una feliz navidad y que el nuevo año te traiga mucha felicidad y amor!

Fabiana dijo...

Hola Ivonne:
Acá en la Argentina también se come lechón (entre otras cositas) aunque no se si es "lo tradicional" pero sí bastante popular.

En realidad, este comentario es sólo una excusa pues no quería dejar de darme una vueltita para desearte que tengas unas Muy Felices Fiestas.

Con todo mi afecto, Fabiana.

Borincano dijo...

Hola Ivonne,

Por causalidad escribí sobre los nuestros parecidos con los sevillanos en esta reseña:
http://depuertoricopalmundo.blogspot.com/2008/12/somos-sevillanos.html
pero no comente nada de la comida. Ya veo que tengo que añadir esa otra similitud. No soy fanático pero le someto al puerco como buen boricua. Estoy de acuerdo con Ana, tenemos mucho de gitanos. Saludos y Feliz Navidad.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

C: No tuve tiempo para comentar algo en tu post que me hizo reir con tus detalles gráficos..jeje.
Aprovecho para también desearte una feliz navidad y que comas lechón por allá si tanto salivaste con mi post...;-)

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Hola Fabiana: Siempre me alegra verte por estos lares..Te deseo todo lo mejor en tus calientitas navidades. Gracias por pasar y comentar.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Borincano: Tan pronto pueda me leo el post que mencionas en tu blog. Hace un tiempo me pidieron que diera una miniconferencia en mi condominio sobre la herencia andaluza en nuestra cultura y disfruté mucho escribiéndola. Pero tampoco incluí la comida.
Lo cierto es que tenemos mucho de andaluz, por tanto de moros..jeje (Excepto en comer carne de cerdo, claro está).

Siluz dijo...

Me produce un conflicto de emociones comer lechón. Pienso en los pobres animales que podrían ser mascotas, sobretodo en los pequeñitos. Pero cuando lo veo al horno o a la varita...mmm.... se me olvida y disfruto el cuerito bien tostado...

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Siluz: Esa por lo visto es la reacción de una mayoría de boricuas y latinos..jeje
¡Que disfrutes tus Navidades!

El Rata dijo...

Ivonne, gracias por la entrada tanto interesante como apetitosa (¡menos mal que en la época navideña es sumamente fácil calmar cualquier antojo lechonístico!). Creo que esta noche misma estaré probando fehacientemente que no soy musulmán (por si quedara por ahí algún cura majadero de la Inquisición tomando nota). ;-)

Y aprovecho para desearte una Feliz Navidad. :-D

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Hola Rata: ¡Otro más que se une a la legión de leales al lechón! Que lo disfrutes y no te empaches. Espero la pases super bien. Muchas felicidades a tí también..:-)

Hector Garcia dijo...

Siempre me ha intrigado esta pasion que tenemos por el cochino. Y aunque entiendo el sentimiento de Ramon, ironicamente, somos formados por experiencias acumuladas en la cultura en las cuales no tuvimos participacion directa. Mira a los españoles y su gusto por la musica andaluza tan influenciada por la cultura musulmana. O los Mexicanos, esa pasion por la musica norteña o Mariachi, ambas influenciadas por los Alemanes (norteña)y los Franceses (Mariachi).

Y los jovenes, esa pasion por el reggaeton, musica profundamente Caribeña en un pais que resiente estar en el Caribe.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Hola Héctor: es que las culturas se nutren unas de otras pero para mí lo interesante es conocer el origen de esas prácticas que damos por sentado y tienen siempre una historia fascinante.

Don Segundo dijo...

Feliz Año Nuevo, mucha salud y bendiciones para usted y su familia.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Don Segundo: gracias por los buenos deseos que reciproco.

Curiosa dijo...

Ya se es 2013, pero hoy leí este blog.
Como hago cuando no me quiero poner a trabajar, me puse a leer los títulos de blogs tuyos sobre historia de PR. Me llama la atención que esta entrada tiene más comentarios que otras. Curioso los que nos llama la atención.

Pero lo más interesante es la falta de dialéctica en la visión de las cosas que tenemos las personas en particular los boricuas. Muchos sólo comentan el asunto del lechón en sí, la navidad, el cuerito, si lo comen o no, si nos hartamos o no. Otros, tal vez vegetarianos, expresan un rechazo a la terrible carne de cerdo y en un caso, se le rechaza porque el puerco además de cargar bacterias y mala fama, tiene dentro de si los elementos de colonización española en nuestra historia. Nota: para otro tema, podemos hablar del hamburguer y el último sigo+ de colonización.

Me parece que un elemento importante cuando tratamos de mirar y tratar de conocer la historia es el tratar de que cuando miremos hacia atrás, la idea o el propósito debe ser el tratar de entender las ideas, las razones, las justificaciones de lo que hicieron los que estuvieron antes de nosotros. Es importante saber y conocer lo que hay detrás de las costumbres y de los hechos que conocemos. Debemos conocer las fuentes que sean reconocidas o reconocibles que respalden lo que conocemos.

Pero más importante tal vez es que la historia se conoce, no se juzga. Podemos evaluar las ideas de los tiempos pasados y reconocer los cambios, pero también tenemos que entender el contexto las razones que las personas hicieron lo que hicieron. No para justificarles, si no para aprender. La historias sencillamente ES. Nuestra opinión sobre ella no es lo que importa, es el entender los tiempos y las ideas lo que no sirve para superarlos.

Los odios aplicados retroactivamente llevan a la humanidad por el barranco de los odios religiosos y nacionales. Cuando filosóficamente la humanidad a nivel teórico y de propuesta ya ha superado esas ideas.

Como pesa el pecado original! Idea fundamentalista que justifica las guerras de unos grupos contra otros.


Ivonne Acosta Lespier dijo...

Curiosa: Nunca es tarde si la entrada es buena..jeje. Lo bueno de los blogs es que se pueden leer y comentar entradas que fueron escritas hace tiempo pero que siguen vigentes. Gracias por leer lo que he escrito y más todavía por comentar.

abuelacool dijo...

Luce lo volvió a mencionar en su magistral conferencia "Cuando España se llamaba Sefarad" el jueves pasado en el CCJ. Ya en España los cristianos se jactaban de comerlo. De ahí los "4 dedos de enjundia" de Sancho.
Es interesantísima la historia de nuestros antepasados españoles, que influyó la cultura que hemos heredado.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

abuelacool: Me dio pena perderme esa conferencia pero espero la publique o la repita. ES un tema que me fascina.