miércoles, 19 de noviembre de 2008

La resistencia taína ante la conquista de Borinquén, hace 500 años

Esta semana se conmemora, todavía bajo el nombre de “descubrimiento”, el arribo de Cristóbal Colón a nuestra isla. Es buena ocasión para rendirle homenaje a nuestros antepasados los taínos y enfatizar que no fueron nada de mansos, como se nos hizo creer. Por el contrario, resistieron en todas las formas posibles: huyendo, fingiendo, engañando y finalmente rebelándose en lucha armada.

• La primera resistencia: la huida

Según cuentan las Crónicas, el 19 de noviembre de 1493 Cristóbal Colón, luego de navegar de isla en isla en el mar al que luego se le daría el nombre de Caribe, llegó a una más grande, llamada Boriquén por sus habitantes. Antes de arribar a sus costas, las indias taínas que había “rescatado” en Guadalupe, se tiraron de la embarcación para llegar nadando a su isla. Colón se quedaba sin sus posibles guías que pueden haber avisado que venían los hombres extraños. Navegaron entonces a lo largo de la costa sur en dirección noroeste y desembarcaron en un puerto (disputado hasta hoy entre varios pueblos del oeste). Encontraron una aldea muy bien puesta pero ningún habitante que saliera a recibirles (por tanto las imágenes que incluyen a los indígenas junto al Almirante son totalmente erróneas). Colón tuvo que haber desembarcado para poder reclamar la isla -que llamó San Juan Bautista-,a nombre de los Reyes Católicos, como hizo en todas (menos las más pequeñas). Pero no se hizo nada luego de reclamarla. Antes que los españoles se asentaran, los primeros que llegaron a San Juan Bautista fueron los cabros y cerdos que soltó Vicente Yáñez Pinzón por la misma costa occidental en 1505.

• La segunda resistencia: la guerra

No es hasta el 1508 que se formaliza el inicio de la colonización española de nuestra Isla con la llegada de Juan Ponce de León. En principio fueron bien recibidos por Agüeybaná quien seguramente ya estaba enterado de las atrocidades cometidas en la muy cercana Española contra los taínos de allí. Es muy posible que escogiera tratarlos bien a ver si los dejaban en paz pero no fue así. Pero el cacique no duró mucho y le sucedió su hermano, del mismo nombre, que era todo lo contrario y sentía odio hacia los invasores. Sobre todo porque ya era obvio que los recién llegados pretendían esclavizarlos, hacerlos trabajar para ellos sacando oro y hacerse dueños de su territorio. El colmo fue que Ponce de León lo entregó en "repartimiento" a su amigo don Cristóbal de Sotomayor, lo cual era una forma de esclavitud. En 1511 Agueybaná II convocó a reunión a otros caciques para organizar la resistencia armada. El inicio de la misma en la región occidental tomó por sorpresa a los españoles, sobre todo a Ponce de León que estaba al otro extremo de la isla. Cuando se vino a enterar ya los indios habían asesinado a su querido don Cristóbal de Sotomayor y había más de 80 españoles muertos.

Quien da detalles de la rebelión de los taínos, es uno de los cronistas al servicio de la Corona española, Gonzalo Fernández de Oviedo. Es este cronista quien describe lo que para muchos historiadores es pura leyenda: la muerte de Diego Salcedo (ilustrada en la hermosa pintura que incluyo del artista mayagüezano radicado en Arecibo Samuel García). Sin embargo, aunque fue invento de los españoles, quedó como prueba de la astucia de los taínos más que de su ignorancia. Concuerdo con el historiador Francisco Scarano en que la intención del cacique Urayoán, a quien se atribuye la idea de ahogar a este español engañándolo primero, debe haber sido la de dar el grito de guerra.
Nuestro primer historiador Salvador Brau, da una versión de la rebelión en La colonización de Puerto Rico, publicada por primera vez en 1907. Brau relata que Ponce de León luego de enterarse del alzamiento en el oeste, organiza sus fuerzas , pide refuerzos a la Española (Santo Domingo) y va al ataque. Sorprende a los indios en un areito donde estaban celebrando y a la vez llamando a seguir la guerra contra el invasor. Según Brau, los indios no podían creer que hubiese tantos españoles vivos luego de la matanza efectuada y lo atribuyeron a poderes sobrenaturales cayendo en el pánico. Pero luego se repusieron y pidieron ayuda nada menos que a los indios Caribes (por aquello de que "el enemigo de tu enemigo es tu amigo") y se dio la gran batalla en la región de lo que hoy día es Yauco. Es puro drama el recuento de como uno de los soldados españoles se fija en un guanín (disco de oro) que llevaba al cuello uno de los indios que sobresalía entre todos. Su codicia le hace ir detrás suyo y tumbarle de un disparo certero, muriendo en el acto. Se trataba del propio Agüeybaná y los indios al verlo caer se arrojaron sobre su cuerpo y se fueron cargándole y dando alaridos de dolor. Dice Brau que entonces Ponce de León les dejó atender a los funerales y regresó a Caparra confiado en que la guerra terminaba. Sin embargo, luego de la derrota no terminó la guerra pues los indios siguieron luchando muchos años más, esta vez concentrados en el este de la isla y con la ayuda de los Caribes. Jalil Sued Badillo en Puerto Rico Negro asegura que esa rebelión de los taínos le ocasionó graves contratiempos al proceso colonizador de España en Puerto Rico.

Brau publica su historia cuando ya Puerto Rico está bajo el dominio de los Estados Unidos y yo creo ver cierta alusión a la situación que se vivía bajo la nueva bandera cuando se refiere a la rebelión indígena de la siguiente manera:

"Venció la fuerza, es la verdad; pero, al caer vencido en la arena del combate, el indio boriquense conquistó un derecho a la inmortalidad histórica: como aquel pueblo cayó no caen los cobardes".

En estos tiempos en que ha triunfado un partido empeñado en anexionarnos a los Estados Unidos, con más fuerza debemos reclamar nuestra herencia, nuestras raíces y nuestra resistencia de siempre.

10 comentarios:

Edwin Vázquez dijo...

Gracias por esta gran aportación Ivonne. Tu blog se está convirtiendo en una referencia educativa imprescindible; y en una muralla. ¿Recuerdas la canción de Haciendo Punto?

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Edwin: Wow, ese es el elogio más lindo que ha recibido este blog. Ojalá sea cierto porque me sentiría que aporto a mi país. Claro que me acuerdo de La Muralla, una de mis favoritas..Gracias por tu comentario.

Ana dijo...

"...desde la playa hasta el monte..."

Ivonne, recuerdo la clase de Estudios Sociales en que nos dieron la "noticia" de q. "los españoles habían exterminado a los taínos", porque un niño gritó: "esos fueron los papás de fulanita que mataron a los taínos" (la tal fulanita era mi amigui. y sus padres eran españoles).
Se formó y saperoco o como se escriba, en que "fulanita" terminó gritando que no habían sido sus papás, y la maestra amenazándonos a todos con llevarnos a la principal...

Me tomó años descubrir que no habían sido exterminados del todo (están en nuestra genética) y que NO fueron cobardes.

Gracias por compartir este post histórico!
El verdadero descubrimiento lo hacemos los boricuas al conocer nuestra Historia.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

"...desde el monte hasta la playa allá sobre el horizonte..."
Ana: es por eso que narras que hay que tener cuidado cómo se enseña al nivel de elemental porque se pueden generar ese tipo de escenas que son innecesarias y penosas. Uno no tiene la culpa de quienes son sus padres y de la misma manera no debemos odiar a España o a los españoles por lo que le hicieron a los indígenas. Eran otros tiempos y otras mentalidades.
Gracias a ti por tu comentario.

I. Caballer dijo...

Ivonne:

Me uno a quienes agradecen y son solidarios con tu contribucion a pasar la voz sobre nuestra verdadera historia, sobre todo entre nuestros ninos y jovenes. Gracias por esa gran aportacion; concurro con Edwin en cuanto a la importante referencia educativa que encontramos en tus escritos.

Isabel
hoymedespertedearena.blogspot.com

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Gracias mil Isabel por ese comentario que me emociona mucho. Eso da ánimos para seguir publicando este tipo de post cuando la ocasión lo amerite.

Don Segundo dijo...

Ivonne:

Gracias por compartir estas notas de nuestra historia.

Ivonne la decana de la historia y la memoria de los blog.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

don Segundo: Me alegra ver que mi esfuerzo se aprecia. Yo no puedo dejar de ser historiadora ni siquiera por haberme metido a bloguera porque me apasiona la historia y más aún la nuestra. Y si veo la reacción tan positiva pues más motivada a hacerlo.
Gracias por tu comentario.

Naki dijo...

Bueno como empiezo? Saludos a todos y espero que se ejerza aquí la "democracia" de la libre expresión.

No me gustan las cosas a medias ni tampoco el manejo de emociones por a base de información incompleta. Por que menciono esto? Existen dos tipos de versiones, la oficial y la real y muchos repiten la oficial. Muchos siglos antes de la aparición del personaje de Colon... perdón Colón (que era de descendencia griega no era completamente nativo de Italia) ya la raza aria había llegado e ínter actuado con el nativo americano (indio es un termino despectivo) De hecho la religión que nuestros y todos los nativos americanos alabaron durante siglos fue la que los aria implementaron.

Como los aria ya habían estado aquí y traído con ellos los conocimientos en astrología, ciencia, medicina, ingeniería, etcétera los nativos los denominaron dioses, recuerden en la antigüedad el ser humano o criatura con gran conocimiento lo denominaban dios. Si no me creen imaginen si pudieran ir al pasado con solo un reproductor de DVD (con monitor claro esta) al pasado y verán como la gente se arrodilla y hasta le regalan las hijas o hijos para que les sirvan. Así era de ignorante la "gente" del pasado.

No voy a entrar en mucho detalle de como masacraron a nuestros nativos pero si le digo algo. La gran mayoría de las ciudades "tainas" no eran amigas unas con las otras. El ejemplo (y por favor usen el cerebro)con todas las demás civilizaciones y/o imperios nativo americanos, todas o guerreaban entre ellas o simplemente no tenían alianzas ya que entre ellos mismos eran racistas. Empezaron alianzas cuando ya era tarde.

Y por último no venció la fuerza, venció el plan maestro. Si el mismo plan maestro que todavía sigue en marcha y la gran masa ignorante la promueve con estúpido nacionalismo y no raciocinio de situaciones históricamente mal documentadas.

Abran los ojos, lo mismo que pasa aquí esta pasando en todas partes del mundo y por nuestro sentimiento narcisista no nos damos cuenta que vivimos en un mundo y no en una isla. Nuestros enemigos no son los Estados Unidos, los yankies no saben si quiera donde esta Australia. Los enemigos son los banqueros y las corporaciones y la verdadera élite europea que maneja el mundo y sus recursos como le da gana.

Así es que despierten de ese sueño estúpido nacionalista y empiecen a ver a el a esta isla como parte del mundo y no un universo aislado.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

No había sentido deseos de contestar al comentario anterior pero ahora que hay estudiantes leyendo esta historia lo voy a hacer aunque sea 4 años después. Este tipo de argumento no lleva nada más que a un propósito: no enterarnos de nada positivo en nuestra historia pasada. Se parte de lo propio antes de ir a conocer el mundo entero. Y sí, somos una isla, con todo lo que ello implica. Lamento que el esfuerzo por dar a conocer nuestra historia de más de 500 años como pueblo sea catalogado como "sueño estúpido nacionalista". Mejor eso que el sueño estúpido asimilista.