viernes, 11 de noviembre de 2016

La "gran democracia" tiene el sistema menos democrático para elegir un presidente

Estados Unidos, donde se puede ser presidente sin voto popular: Trump ganó por voto electoral y se repite la historia del 2000, cuando George W. Bush ganó la presidencia de EE.UU. sin voto popular.

martes, 18 de octubre de 2016

¡LA CIUDADANÍA PUERTORRIQUEÑA!!

Algunxs, lxs más jóvenes, se sorprenderán al saber que existe tal cosa. Así me reaccionaron muchxs cuando les anuncié que iba a obtener mi certificado de ciudadanía puertorriqueña.  No tenían idea porque no conocieron el caso de Juan Mari Bras y tampoco conocen la historia de Puerto Rico a fondo porque no ha convenido a los gobiernos coloniales que el pueblo se entere bien de su historia.

El hecho es que no solamente existe nuestra ciudadanía (desde 1900) sino que la debemos reclamar en este momento.  Eso dije en un post anterior.  Claro que me dirán que para qué sirve, aparte de que la mayoría "atesora" la estadounidense.  Esa no la podemos renunciar porque primero, se hace casi imposible hacerlo y segundo, porque los que tenemos familiares en los Estados Desunidos no podríamos viajar a verlos.  Pero podemos tener la nuestra sin problema alguno y es posible que algunos países hermanos la acepten.  Eso espero.

Mi petición a todos y todas que se sientan como yo, indignadxs o furiosxs con lo que nos están haciendo desde Washington es que la pidan como acto simbólico de afirmación nacional.  Sería un mensaje importante si un grupo grande la pide y la adquiere, preferiblemente antes de las elecciones coloniales que de hecho son plebiscitarias este año.  Ciertamente quien va a mandar es la Junta de Control Fiscal así que da igual quién salga electo.

Lo importante es dar el mensaje a  los Estados Unidos de que hay puertorriqueñxs que nos respetamos aparte de que no nos arrastramos o arrodillamos frente a ellos como están haciendo tantos en este momento.  Por eso hay que también votar por la independencia.

(Adjunto ven el certificado que acabo de recibir. Lxs que interesen pueden entrar a la página del Departamento de Estado y encuentran la información de cómo obtenerla.)  

Nota: Lo siento Mayra Montero, pero seguiré utilizando el lenguaje inclusivo y si te molesta la x pues no leas.


viernes, 7 de octubre de 2016

La Junta no es de supervisión, es de CONTROL

El Centro de Periodismo Investigativo da en el clavo una vez más con su artículo sobre el nombre que la JCF se quiere dar a si misma para disfrazar y ablandar su poderío: Junta de Supervisión Fiscal y el que debe tener que es Junta de Control Fiscal.  En dicho escrito Eliván Martínez Mercado revela que fue el traductor Alejandro Álvarez quien le dio el nombre que describe lo que vienen a hacer :

"Durante el proceso de traducción, Álvarez barajó varias posibilidades para encontrar el nombre adecuado para el “Oversight Board”, la Junta que se establece con la Ley. Escogió “Control Fiscal”, en lugar de “Supervisión Fiscal”, porque era el término que más se adaptaba a la realidad legal: ese organismo no viene a supervisar. Tiene poderes plenarios, la última palabra en las decisiones sobre los planes fiscales y el presupuesto de Puerto Rico. Puede ir por encima del gobernador electo, y posee  inmunidad en casos de demanda."

El artículo dice además algo muy importante para la prensa del país:  "Los periodistas que emplean la palabra “supervisión” para nombrar a la Junta se dejan arrastrar por la estrategia discursiva de Washington. Sería encubrir la realidad de que el país regresa a los tiempos en que el máximo mandatario local era nombrado desde Washington. La fanfarria del alegado gobierno propio del Estado Libre Asociado de Puerto Rico se acabó."

Estoy totalmente de acuerdo, llamemos las cosas por su nombre y no nos dejemos engañar por los que mandan y sus acólitos en Puerto Rico.  Relean la obra de Orwell.  De paso, dejemos de llamarle PROMESA a la dichosa ley del Congreso que nos impuso la JCF.  Busquemos uno corto pero que no tenga una carga positiva que es un embuste y un insulto.  Propongo: GOLDE, de "golpe de estado".


martes, 27 de septiembre de 2016

"Me niego"



Video que incluye imágenes de la trayectoria desacertada de los partidos políticos en Puerto Rico. Ante la crisis socioeconómica en nuestro país, levantamos la voz de protesta negándonos a continuar con lo mismo. 
-Voz: Elbin Torres
-Letra: Carlos Quiles
-Producción: Carlos Lazarte

lunes, 19 de septiembre de 2016

La Historia de Puerto Rico tergiversada

Una lectora de Luquillo publica en El Nuevo Día del pasado 14 de septiembre la siguiente carta:

Regresar con España: nunca

"En respuesta a la carta de Rosita Sierra digo que nunca quiero regresar a España. En 1898 España nos entregó a Estados Unidos "como botín de guerra".  Como boricua, siempre he resentido ese hecho. Pero ni modo, a lo hecho pecho. Estados Unidos nos acogió y nos ha mantenido y cuidado hasta el momento.  Y por esto viviré agradecida siempre".

Aunque entiendo que no se quiera "regresar a España" me impresionó la versión sobre lo ocurrido en 1898 que tiene y que me sospecho es la de muchxs boricuas.  No sé si por desconocimiento de lo que verdaderamente sucedió o por el entrañable amor a los Estados Unidos que le hacen verlos como salvadores y cuidadores a los que hay que estarle agradecidos.  Me temo que es algo bien generalizado el no verle defecto alguno a los que nos invadieron, ocuparon, saquearon y engañaron durante tanto tiempo.  Los que no nos dejan salir del atolladero, los que prefieren mantenernos como colonia, los que nos consideran inferiores, los que demonizaron la independencia como opción y ahora se le teme como el diablo a la cruz. Más me impresiona que se tenga esa actitud luego del trato tan humillante que nos han dado en este año.

No hay peor ciego que el que no quiere ver pero aprovecho para recomendar algunas entradas sobre el tema para que vean otro punto de vista muy diferente. Son las siguientes:

1. La invasión de Estados Unidos a Puerto Rico http://desahogoboricua.blogspot.com/2008/07/la-invasin-de-estados-unidos-puerto.html

2. La invasión de Estados Unidos a Puerto Rico (segunda parte) http://desahogoboricua.blogspot.com/2012/12/la-invasion-de-estados-unidos-puerto.html

3. El Tratado de París: origen de nuestra condición colonial http://desahogoboricua.blogspot.com/2012/12/el-tratado-de-paris-de-1898-origen-de.html

4. La americanización de Puerto Rico a la trágala http://desahogoboricua.blogspot.com/2013/09/la-americanizacion-de-puerto-rico-la.html

5.  De la esperanza a la desilusión y a la resistencia: Puerto Rico de 1898-1914
http://desahogoboricua.blogspot.com/2014/05/de-la-esperanza-la-desilucion-y-la.html

6.  "Pupils at work": el proyecto colonial en las escuelas públicas de Puerto Rico: 1900-1904
http://desahogoboricua.blogspot.com/2013/03/pupils-at-work-el-proyecto-colonial-en.html

En este último post se entienden las mentalidades que todavía prevalecen, como la de la señora de la carta a la que aludo, pues estas actitudes se transmiten en las familias y se mantienen gracias a la ausencia de la enseñanza de la Historia de Puerto Rico y el desconocimiento de la de los Estados Unidos.  Digo lo siguiente:

Al examinar esas tareas es evidente que más que “americanizar” lo que se quería era implantar la cultura estadounidense desbaratando o erradicando la cultura puertorriqueña. Fue un lavado de cerebro de toda una generación de boricuas en la Isla.  Cada texto escrito en esas tareas es un manifiesto ideológico a favor de todo lo de Estados Unidos y en detrimento de lo nativo, de lo autóctono. El carácter extranjerizante de esos textos llega al extremo de que en un cuento la hormiga se prepara para el invierno y no para un huracán.  Además: los próceres son los de Estados Unidos, sobre todo Washington y Lincoln; se  enfatiza que la historia antes del 1898 no era importante; en los mapas se enfatiza que Puerto Rico es bien pequeña y aislada mientras que los Estados Unidos es superior al resto del mundo.

Por eso López señala que es importante ver los orígenes de lo que llama la herencia colonial, porque todavía en Puerto Rico persisten dos nociones:  (1) que lo bueno viene de afuera y (2) que todo lo americano es superior.  Yo añadiría que persiste algo peor y es la creencia de que (1) no tenemos historia que valga la pena contar y (2) no somos capaces de existir sin los Estados Unidos.

Sin embargo, el propio López identifica en esas tareas algunas posibles resistencias a estas imposiciones culturales.  Uno de los ejemplos de ello es un dibujo en que el alumno no sigue las instrucciones y lo que representa es un pájaro (no autóctono)  pero con cabeza de lagartijo. 

Siempre hubo resistencia. Eso es lo que tenemos que enseñar en la historia de nuestro país. 

domingo, 4 de septiembre de 2016

"1ro. de julio de 2016: La Junta de Control Fiscal y la colonia permanente", libro de Wilda Rodríguez

La periodista Wilda Rodríguez acaba de publicar un libro sobre la Junta de Control Fiscal cuyo primer capítulo aparece en la nueva edición de 80grados. Dice Wilda que:  "La metrópolis ha tomado el control del gobierno de Puerto Rico tras decidir que los puertorriqueños no saben gobernarse a sí mismos. Estados Unidos devuelve su colonia a la norma aprobada en el 1900 con la Ley Foraker para organizar el gobierno civil de Puerto Rico bajo la tutela directa del imperio."

Como historiadora me hizo ir de nuevo a lo ocurrido a partir de 1899 con los dos partidos principales de entonces, ambos autonomistas. Ante la realidad de la ocupación y el gobierno militar, Barbosa fundó el Partido Republicano.  Por su parte Luis Muñoz Rivera, para congraciarse con los nuevos amos, convirtió su partido en el Federal y no había mucha diferencia con el de Barbosa en cuanto a la aspiración anexionista. Sin embargo, los nuevos amos vieron que los verdaderos simpatizantes o proestadounidenses eran los de Barbosa y no los de Muñoz Rivera-con todo y que éstos eran la mayoría electoral- por lo cual procedieron a respaldar en forma obvia a los Republicanos del patio. Incluso, miraron para otro lado cuando surgieron las llamadas "turbas republicanas" que se dedicaron a perseguir en forma violenta a los federales muñocistas. El acoso fue tan terrible que Muñoz Rivera tuvo que exiliarse a Nueva York para salvar su vida y la de su familia. 

Pero la preferencia por los republicanos de Barbosa no evitó que en el momento de redactar la primera ley de gobierno civil para Puerto Rico bajo la bandera estadounidense, la infame Ley Foraker en 1900, prevalecieran en los Estados Unidos los que pensaban que no éramos capaces de gobernarnos aparte de consideraciones raciales y culturales.  El resultado fue un estatuto inferior en todos los aspectos  a la Carta Autonómica otorgada por España a fines de 1897.

La reacción de los líderes republicanos y los federales fue unirse para enviar una protesta bipartita que no fue atendida.  Pero la reacción en contra de la Ley Foraker continuó y cuatro años después líderes de ambos partidos se unieron para fundar el Partido Unión, que por vez primera en nuestra historia incluyó la independencia como una de las alternativas de status gracias a la intervención de José De Diego.

La Ley Foraker de 1900 con la cual se configuró una política colonial para el territorio de Puerto Rico tuvo un aspecto positivo a mi modo de ver y fue el siguiente. En lugar de la ciudadanía estadounidense los habitantes fueron declarados "ciudadanos de Puerto Rico" y se creó un cuerpo político bajo el nombre de El Pueblo de Puerto Rico.  Lo interesante es que esa "creación" por parte del Congreso fue esgrimida en el caso Ramírez de Ferrer v Mari Bras en el 1996, sobre todo en la opinión del Juez Hernández Denton.  Dijo el expresidente del Tribunal Supremo que aparte de las consideraciones raciales envueltas, esta ciudadanía puertorriqueña fue conferida por el Congreso Federal "como respuesta al hecho evidente de que el pueblo puertorriqueño era un pueblo de costumbres, hábitos y tradiciones extrañas a las del pueblo estadounidense. Esto es, la ciudadanía de Puerto Rico es la expresión jurídica de un hecho sociológico: Puerto Rico es a los ojos del mundo una nación".

Si muchos aspectos negativos de la Ley Foraker de 1900 siguen vigentes en el cadavérico ELA, y con la Junta aprobada nos han vuelto a tratar como colonia, ¿no es hora de reclamar al menos nuestra ciudadanía puertorriqueña?  Aunque sea para  mostrar que nos queda dignidad y que seguimos siendo una nación.  Yo pienso hacerlo. 

jueves, 18 de agosto de 2016

Sobre la encuesta de "EL Nuevo Día", el mejor comentario


"La semana pasada celebrábamos la puertorriqueñidad y esta semana baja El Nuevo Día sembrando pitiyanquis por doquier. Me parece evidente que la única formación partidista electoral que hoy representa la dignidad de la independencia es el Partido Independentista. No veo diferencia de peso entre Bernier y Rosselló como dirigentes potenciales; ni siquiera se distingue Bernier en la defensa del país que queremos como antillanos y descendientes de antillanos y africanos que lo ocuparon por más de cinco siglos. Bernier se ha manifestado a favor del voto presidencial. Esa es la ruta hacia un territorio incorporado que tal vez será anexado dentro de cien años, cuando ya no quedemos nativos, tras una sustitución de nosotros los prietos por ellos, los blanquitos empresariales inversionistas de Estados Unidos. El PPD y el PNP compiten para llevarse la presea más inmunda: ser cómplices en el proceso de remate y entrega final del territorio. Veo dos opciones: no votar o votar por el Partido Independentista y darle una cantidad sustancial de votos que exprese el deseo de sobrevivir de nuestro pueblo. Ese voto tendrá la validez de una encuesta, aunque solo sea para que cuando el congresista Gutiérrez se encuentre con el ex presidente Obama, éste no le repita: ya vuelves tú con la cantaleta de que Puerto Rico es una colonia. Y si lo hace, que Gutiérrez le responda: Yes, and we want to be free, and you may go to $&(=&%, Mr. President."  (Marta Aponte Alsina en su Facebook).

Bravo, Marta, como siempre das en el clavo y yo estoy de acuerdo contigo, excepto en lo de las dos opciones: veo solamente una: votar por el único partido que pide la independencia.