viernes, 2 de noviembre de 2018

"Un pueblo quebrado, una quiebra costosa" dice el CPI


Miren las caras de "los ejecutivos de la quiebra" 
Como siempre, para enterarnos de la verdad tenemos que recurrir a los periodistas independientes como los del Centro de periodismo investigativo (CPI). Veamos lo que revela en un artículo Luis J. Valentín Ortiz. (Antes de leerlo recomiendo ejercicios de respiración profunda..)

"La quiebra de Puerto Rico le ha costado al pueblo más de $225 millones en un año, solamente en abogados y consultores financieros. Se proyecta que el gasto ascenderá a $1,200 millones durante los próximos seis años, incluyendo los gastos de la Junta de Control Fiscal.

Empujé líneas como estas, con sus variaciones, como apuesta para comenzar una serie de historias que indagara en la facturación en servicios profesionales dentro del proceso de bancarrota que enfrenta la isla. No tuve éxito. Cuando se habla de cientos de millones de dólares, cifras por sí solas no alcanzan a explicar la magnitud del asunto. Me lo explicó mi editora y lo entendí en el camino.
Resulta más efectivo lo siguiente: algunos abogados y consultores trabajando en la quiebra facturan en un mes — a veces en una semana — lo que cobra una familia puertorriqueña promedio al año, o alrededor de $20,000. Eso, en cualquier liga, se llama desigualdad.

Los ejecutivos de la quiebra visitan a menudo la isla con todos sus gastos pagos. Desde distintas ciudades de Estados Unidos, llegan en SUVs negras, a veces directamente del aeropuerto, los días en que hay vista en el Tribunal Federal de Hato Rey. Los ves caminando bajo un sol buena gente, con sus bultos sobre ruedas andando por las aceras de la Avenida Chardón.
Casi 1,000 personas — abogados, paralegales y consultores financieros, entre otros— que vienen de sobre una treintena de firmas, trabajan en la quiebra de Puerto Rico y su facturación la paga Hacienda. Otros cientos asesoran y facturan al margen, sin tener que pasar por la evaluación del Tribunal. Se trata de una operación multimillonaria que desfalca a un país en bancarrota que vive sin expectativas de que las cosas se recuperen pronto. De los más de $225 millones que se han facturado hasta el momento, el 98% sale para firmas estadounidenses. Es dinero que no circula en la economía del país, más allá del café o el taxi mientras visitan Puerto Rico, y que también paga el Gobierno.

La serie Los ejecutivos de la quiebra ilustra quiénes son los principales actores en el juego, muchos de los cuales van de quiebra en quiebra, de reestructuración en reestructuración, viéndose las caras una y otra vez. En Puerto Rico, la mayoría de ellos operan tras bastidores. Unos diseñan e implementan el plan fiscal y sus “reformas estructurales”. Otros litigan en el tribunal. Se sientan en la mesa de negociación. Analizan los números y crean las proyecciones. Ingenian las “soluciones” a la crisis fiscal y económica.
Estipulado queda que el proceso es novel y complejo, que los adversarios del Gobierno cuentan con sus propios batallones de abogados deluxe y que la magnitud de lo que se pretende lograr no tiene precedentes: reestructurar, de manera “sostenible”, casi $120,000 millones en deuda pública y obligaciones por concepto de pensiones. Por la milla larga, es la quiebra gubernamental más grande en la historia de bonos municipales de Estados Unidos y su costo se compara cada vez más a las quiebras corporativas de Lehman Brothers y Enron, que a las de ciudades como Detroit, Michigan o Jefferson County, Alabama.
Lo que quizá escapa a algunos es la ironía: una jurisdicción en quiebra, con su economía en el piso y el nivel de pobreza más alto bajo la bandera americana, tiene que cargar con el peso de esta cuenta. Un abogado que ha generado casi $1 millón a costa del Gobierno, pide el reembolso por cancelar un Uber ($5) o el cargo de una película en una noche de hotel. Que al sumar todos los cafés y comidas facturadas como parte de la quiebra, casi $500,000, el Gobierno cubre el salario anual de por lo menos 15 plazas de policías. Que el máximo de $40 de reembolso para cada desayuno, almuerzo y cena fuera de la oficina para estos ejecutivos de la quiebra, es lo que muchos puertorriqueños rinden para comer dos días, o más.

A esto se le suman las constantes advertencias que ha hecho el examinador de facturas nombrado por el Tribunal, Brady Williamson. Sobrefacturación, incrementos automáticos en las tarifas por hora, “errores de juicio”, falta de detalles en las facturas, duplicidad de servicios contratados, esto último achacado muchas veces a la representación del Gobierno y la Junta. Cada uno tiene sus propios bufetes, firmas de consultoría financiera y asesores trabajando en las mismas áreas. Justifican el gasto por las veces en que sus intereses están encontrados. Ya Williamson lo ha identificado en repetidas ocasiones: hay duplicidad de esfuerzos. Pero los cheques siguen saliendo.

En su último informe al Tribunal radicado esta semana, el examinador reiteró que los problemas de sobrefacturación continúan y advirtió que comenzará a levantar objeciones en torno las facturas de los profesionales. Hasta el momento, no lo ha hecho y solamente ha forzado deducciones que rondan un 2% de la facturación total.
Durante una entrevista con el Centro de Periodismo Investigativo, pregunté a la directora ejecutiva de la Junta, Natalie Jaresko, sobre la presencia de múltiples bufetes o firmas de consultoría trabajando en un mismo asunto. Se lavó las manos. Dijo que no puede comentar sobre lo que hace el Gobierno con sus abogados y consultores. Añadió que la “independencia” de la Junta y la complejidad del asunto requieren “perspectivas diferentes”.
Pienso que todo esto valdrá el dinero [que se está pagando]”, sostuvo Jaresko. Su optimismo más bien recuerda al estribillo “Priceless” (No tiene precio) en los anuncios de una tarjeta de crédito.

Recientemente, tanto la Junta como líderes legislativos arremetieron el uno contra el otro por el costo que tiene para los puertorriqueños y puertorriqueñas financiar sus operaciones. Según el plan fiscal más reciente, la Casa de las Leyes le cuesta unos $34 anuales a cada residente, mientras que el gasto por la Junta y los profesionales que trabajan la quiebra — incluyendo aquellos contratados por el Gobierno — asciende a poco más de $70.

El costo de la quiebra trasciende los honorarios de estos abogados y consultores. ¿Cuánto le costará a los pensionados la quiebra del país? ¿Cuánto dejarán de devengar en salarios los empleados públicos que salen del Gobierno? ¿Cuánto perderá — o ganará — cada bonista? ¿Cuál será el recorte final a los servicios esenciales? Al cabo de todo, ¿cómo cuantificar el impacto social de la quiebra?
Más allá de los estimados y cálculos políticos que puedan dar uno u otro bando, pasarán años antes de tener alguna idea de cuánto ha costado este proceso. A juzgar por cómo va la cosa, el costo que tendrá la quiebra de Puerto Rico — con una deuda contraída de manera irresponsable y hasta potencialmente ilegal, según un informe comisionado por la Junta — es un barril sin fondo. "

sábado, 20 de octubre de 2018

Bad Bunny le da una lección al Gobernador Ricky Roselló

Tenía una entrada en "remojo" luego de la penúltima estupidez del Gobernador Ricky Roselló pidiendo un tercer concierto a Bad Bunny "a nombre del pueblo", pero el propio Bad Bunny le acaba de poner en su sitio y le ha dicho lo que se merece que es que no le va a contestar su pedido.

De acuerdo a Primera Hora de hoy sábado 20 de octubre, el trapero le ha contestado indirectamente con una simple frase : "Hay asuntos mucho más importantes".

Dijo Bad Bunny a una maestra que lo criticó:

“Me duele en el ALMA cada escuela que cierran. En mi barrio nada más has cerrado 3 ESCUELAS (¡¡Vitales!!), una de ellas mi primera escuelita, donde aprendí a leer todo lo que escribo hoy; siendo esa una de las razones por la cual no le he dado ni daré una contestación al gobernador sobre mi tercer función”, publicó el trapero en su cuenta de Instagram.

“Mi dignidad como Boricua no me lo permite, sabiendo que hay asuntos como estos [el cierre de escuelas] que son mucho más importantes, que un tercer concierto mío”, añadió.

¡Bravo Benito Antonio Martínez Ocasio!   Para mí hoy eres Good Bunny. 

miércoles, 17 de octubre de 2018

Algo extraño me ocurrió... para los pelos de punta..

Resulta que ayer abrí mi blog y me encontré que habían eliminado el video con la canción de Barbara Streisand dedicada a Trump por embustero. Pero no como otras veces que ponen algo relacionado a You Tube y el copyright. Cuando miro detenidamente lo que ponen debajo de "Sorry, something went wrong" se me heló la piel al darme cuenta de que es obra de algún hacker o viene directo del mandato de Trump que quiere atacar a todos los que lo critican.  No lo creería si no me hubiera pasado que también en mi celular hace unos días recibí el mensaje de emergencia directo del presidente. ¿Cómo rayos tienen mi número?

Miren lo que ponen a ver si no es espeluznante:  "A team of highly trained monkeys has been dispatched to deal with this situation. If you see them, send them this information as text (screenshots frighten them) y a continuación ponen una serie de garabatos.

jueves, 11 de octubre de 2018

Un día como hoy el terremoto del 1918

Republico lo que escribí hace 10 años en esta misma fecha.

Esta mañana, como a las 6:40, sentí un temblor de tierra que me asustó mucho. Mi esposo-que no se dio cuenta-enseguida me recordó que yo llevo en mi DNA, como mayagüezana, la capacidad para detectar temblores cuando nadie más los siente. Me dio por cotejar la fecha del gran terremoto de 1918 y efectivamente, fue un día como hoy: el 11 de octubre por la mañana. ¡Hace noventa años exactos! 


El terremoto de 1918 tuvo el epicentro al noreste del Canal de la Mona (entre Aguadilla y la República Dominicana) y por eso la costa oeste y noroeste fue la más afectada, particularmente Aguadilla y Mayagüez. Hubo daños también en San Germán, Rincón, Aguadilla, Arecibo, Isabela y Hatillo.

Nací y pasé mi infancia en Mayagüez. De niña escuchaba a los viejos contar las historias del terremoto y sobre todo de cuando se salió el mar en lo que ahora se conoce como tsunami. Abundaban los cuentos espantosos del mar retirándose hasta lejos y de pronto la gran ola que arropó la costa del oeste y noroeste de Puerto Rico, la gente corriendo despavorida hacia el Cerro de las Mesas y la destrucción que dejó el siniestro por toda la ciudad.

Mi familia materna fue de las afectadas. Mi madre, que tenía entonces 4 años, me contaba que la casa donde vivían se empezó a derrumbar y el abuelo los pudo sacar cubriéndose con mantas. Esos cuentos me marcaron para toda la vida. Mis pesadillas recurrentes son siempre con terremotos y nunca podría vivir al lado del mar por el miedo a los maremotos o tsunamis.

Lo triste es que en este país, entre otras cosas, hemos olvidado que estamos en zona sísmicamente activa debido a que la Isla se encuentra cerca de las placas tectónicas del Caribe. Se construye sin tener en cuenta esta realidad, tanto los edificios multipisos como en las áreas costeras. Hay temblores frecuentes que ni siquiera detectamos pero en cualquier momento puede haber un terremoto similar al de hace 90 años. En ese caso, como decía el jíbaro, ¡Dios nos coja confesaos!

sábado, 22 de septiembre de 2018

¡"La Mordaza" acaba de salir publicada en inglés!

https://www.amazon.com/dp/1974281728/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1537621303&sr=8-1&keywords=La+Mordaza+%28The+Gag+Law%29

domingo, 2 de septiembre de 2018

Gobernador: NO necesitamos su monumento, el monumento ya lo hicimos frente al Capitolio. El duelo nos acompañará siempre.


Me uno al reclamo de mi comadre América Facundo en su página de Facebook en relación al disparate del Gobernador Rosselló de gastar dinero en un monumento para recordar al huracán María. Dice ella con razón que:

"Lo necesario son techos para los que siguen bajo toldos, ayuda para cuyas viviendas están al borde de precipicios, alimentos para las personas abandonadas, educación para nuestras niñas y niños, servicios de salud para todos, un poco de calidad de vida para los que sobrevivimos.
¡Necesitamos su sentido común! Búsquelo donde quiera se le haya ocultado!
Y saque de aquí a nuestros enemigos, por lo menos a Pesquera y Keleher, a ver si logramos un sistema de seguridad y un sistema de educación para toda nuestra población."


Y añado yo que tampoco necesitamos el concierto que ha anunciado la alcaldesa de San Juan. Que lo suspenda y aunque dice que será gratuito siempre hay costos envueltos así que en su lugar destine ese dinero a los necesitados o a recoger escombros en Hato Rey que está abandonado a su suerte, o en Río Piedras que sigue abandonado, punto. 

sábado, 25 de agosto de 2018

Los vagones comprados y los vagones perdidos..y el Gobe en babia

En el escándalo de los vagones comprados por el Departamento de Educación bajo la Keleher (habiendo cientos de escuelas cerradas que se pudieron restaurar con ese dinero) sigue habiendo el misterio de quienes se habrán lucrado con el negocio.  Siempre hay que "follow the money". Hay que seguir el rastro del dinero y ver de quién es la compañía Dueñas.  Es una pena que tengamos tan pocos periodistas que se atrevan a hacer las preguntas pertinentes sobre el asunto. El otro día vi a la Keleher entrevistada por Normando Valentín en televisión y le hizo una pregunta que me dejó pasmada de rabia. Le dijo que si había habido algún beneficio a amigos del Gobernador por esos vagones. Ella lo negó, por supuesto. Era para que lo negara que le hizo la pregunta.

Entretanto el Gobernador no dice ni pío sobre el asunto, como no dice nada sobre nada (todavía esperamos explicaciones sobre el carro blindado y los guardias de escolta en Rusia).  Pero mientras no explica lo inexplicable toma decisiones para beneficiar a sus empresarios, como hizo su padre.  Una decisión nefasta fue eliminar la protección de áreas restringidas por su valor ecológico para darla a la venta para más construcciones.  El mismo patrón de Rosselló padre: poner todo el peso en la construcción cuando ahora mismo hay un problema de cientos de miles de edificios cerrados y viviendas clausuradas, abandonadas, en alquiler o venta por todos lados.  El plan debería ser restaurar lo construido en los cascos urbanos y no seguir construyendo pero eso sería mucho pedir.  Para eso Rossellito ha querido subir el salario mínimo en exclusiva a los trabajadores de la construcción.  Nos cubrirán de cemento lo verde que queda después de María y ellos se llenarán los bolsillos. Entretanto los ambientalistas serán identificados como criminales y perseguidos como le acaba de ocurrir a uno de los Massó en Adjuntas. Quién sabe si ya van preparando el camino para intentar otro Gasoducto de la Muerte que Fortuño llamó Vía Verde con el usual cinismo de los conservadores.  Este gobierno es el Fortuñato parte dos.


Pero como si los vagones comprados no fuesen suficiente ahora aparecen los vagones perdidos con mercancía que se dejó perder en lugar de llevarla a los necesitados luego del huracán. No tiene perdón  El Gobernador no sabe ni le importa. O busca a quién echarle la culpa.  Vive pendiente de sus viajes a Washington o a donde pueda escapar. Mientras tanto hay oportunidades de fotos con visitantes o cualquier bautizo de muñecas que se le ocurra a sus ayudantes o a la Primera Dama.  Y sigue miente que miente sobre todo.  De raza le viene al galgo.