domingo, 15 de abril de 2012

"Por un señor que se murió"...

Esa fue la respuesta que dio una niña a su madre cuando ésta le preguntó la razón por la cual el lunes 16 de abril no habría clases en su escuela. Me imagino que no fue la única que dio esa misma respuesta, indicio de la poca importancia que tiene nuestra Historia en Puerto Rico. Indicio de la mentalidad colonizada que se ha formado inevitablemente luego de tantos siglos de dependencia pues la madre tampoco sabía la respuesta. O a lo mejor hay otra razón.

Puerto Rico es sin duda el país con más días feriados al año. Celebramos los nuestros y los de Estados Unidos, incluyendo su Declaración de Independencia, que da risa en un país que le tiene pavor a la mera palabra. Hay también varios días religiosos.

Los problemáticos son los dedicados a los llamados “próceres” u hombres ilustres (no hay mujer alguna entre los festejados). Hay cuatro feriados por estos “señores que murieron”: Eugenio M. de Hostos, Luis Muñoz Rivera, José de Diego y José Celso Barbosa. Los estudiantes tendrían razón en preguntarse si en cada caso el homenajeado merecía un feriado. Seguramente se contestarán de acuerdo a lo que han escuchado en sus casas porque cada uno de los homenajeados tiene una asociación con una de las tres tendencias políticas que giran exclusivamente en torno al problema del “estatus” en nuestro país. Así a Hostos y a De Diego los celebran los independentistas o los intelectuales (porque se destacaron como hombres de letras), a Muñoz Rivera los estadolibristas y a Barbosa le hacen tremenda celebración los estadistas. Lo cómico es que en proporción a como vota la población hoy día debería ser a la inversa: dos estadistas, dos autonomistas y ningún independentista. ¿Entonces cómo fueron esos días concedidos libres por el natalicio de estos hombres ilustres?

No he encontrado la fecha en la que se estableció cada uno de esos feriados (si alguno lo sabe agradezco lo compartan). Pero me atrevo a pensar que a los tres primeros los propusieron y adoptaron un grupo de autonomistas e independentistas en la legislatura a principios del siglo pasado que era la Cámara de Delegados. Predominaba (a partir del 1904) el Partido Unión donde militaban independentistas como De Diego junto a autonomistas como Muñoz Rivera. A Barbosa lo deben haber propuesto legisladores del tiempo de la Alianza y la Coalición donde predominaron los republicanos y socialistas anexionistas. Pero igual todo puede haberse dado luego del establecimiento del ELA en 1952. Si tuviera algo que decir al respecto, yo dejaría solamente a Hostos.

Lo que sí llama la atención es que en el feriado del 16 de abril se supone, desde una ley del 2001, (aprobada por una Legislatura con mayoría PPD y con representación del Partido Independentista) además de conmemorarse el natalicio de De Diego este día sea el Día de Reafirmación del Idioma Español en Puerto Rico. En estos tiempos de estadistas revueltos eso no se menciona pues lo que quieren es que predomine el inglés para impresionar a los congresistas en Washington. Igual ya derogaron esa ley. Cosas peores han hecho y siguen haciendo.

De José de Diego, y en honor a mi padre a quien le gustaba recitar la última estrofa del poema "Sueños y volantines" , los dejo con:

¡aún no he podido, por desgracia mía,
«encampanar» el volantín de un sueño,
sin que el demonio, que me tiene rabia,
me corte el hilo en el azul del cielo!

4 comentarios:

antigonum cajan dijo...

Yo discrepo respetuosamente de esto. Mi vision de individualidad, trasciende el de patria. Soy la ostia o un mamao de siete suelas en cualquier contexto, aqui o alla.

Pero pregunto, a quien se le ocurrio, nombrar proyectos de edificios para indigentes con nombres de hombres ilustres por sus estudios, carrera, profesion u oficio. Eso de escuchar Canales de originalisima perspectiva i humor, o Llorens, con esas decimas tan ijaeputas, con la imagen de gamberros en el punto o tiroteandose de proyecto a proyecto, de auto en marcha a su par...i demas...

Que le puedo decir? FIN.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

antigonum: En ese sentido de nombrar proyectos, José De Diego tuvo más suerte que Canales y Lloréns. Al menos lo que hay son avenidas, escuelas y que yo sepa no hay residenciales con su nombre. Sobre esto mi marido relataba una anécdota de que cuando Luis Palés Matos estaba ya moribundo llamó a su amigo Luis Muñoz Marín, entonces gobernador, para suplicarle que no nombrara ningún caserío con su nombre. Creo que LMM lo complació. Pero concuerdo contigo. Eso de que a Canales y a Lloréns se les conozca casi exclusivamente por los dos residenciales es triste.

Edwin Vázquez de Jesús dijo...

Saludos Ivonne. No había visto tu escrito. Estamos conectados en la denuncia.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Edwin: ¡Qué bueno verte por aquí!! Aunque echo de menos al combativo de "Cargas y descargas" siempre me paso por tu blog. Gracias por la visita y el comentario.