lunes, 8 de octubre de 2007

El Alcalde Santini me escribe

En efecto, para mi sorpresa y vergüenza me llegó una carta del Alcalde Jorge Santini. Sorpresa porque no soy ni jamás en la vida he sido ni seré penepé (en mi DNA está bien marcado el anti-anexionismo). Vergüenza, porque lo considero el peor alcalde en la historia de San Juan. ¡Y miren que ha habido malos!

En la carta me dice lo siguiente: “Como tu Alcalde te exhorto a que evalúes la labor que he realizado para todos los puertorriqueños, en especial para los residentes de esta bella Ciudad Capital, San Juan y si entiendes que le estoy sirviendo bien a nuestro pueblo, espero contar con tu voto”. Adelanto la contestación: no cuente con mi voto ni en sus pesadillas.

Pero lo bueno de la carta es que me ha brindado la oportunidad de escribir una entrada sobre este individuo que me ronca la manigueta cada vez que transito por las calles de la que fue bella Ciudad Capital. Así que vamos a evaluar esa labor que ha realizado “para todos los puertorriqueños”. Hagamos un recorrido imaginario para ver la obra de este alcalde. Empecemos en el Viejo San Juan que nunca se había visto tan sucia, apestosa y llena de basura como ahora. Es un peligro caminar por sus aceras porque si no se mantiene la vista hacia abajo se puede uno esmorcillar en uno de los muchos hoyos de alcantarillas sin cubrir. Cuando viene la época de Navidad da grima ver el “decorado” que nos ofende porque parece una mala imitación de Disney World. El resto del área metropolitana está igual de sucio, con basura siempre por dondequiera que se mira.

Lo gracioso es que Santini parece que en otra vida era perro porque se la pasa “marcando el territorio” para que no tengamos duda de que es todo suyo. Sin ánimo de ofender al mejor amigo del ser humano, se me ocurrió esa comparación mientras iba el sábado por la avenida Jesús T. Piñero hacia el Teodoro Moscoso. Me lo provocó ver las paredes del expreso a cada lado recién pintadas de azul y blanco, los puentes pintados de los mismos colores mientras hay basura por doquier. Pensé que una de las características de los perros machos es la necesidad de “marcar el territorio”.

Y no solamente es marcando a base de pintura. Es poniendo placas de cemento enormes a la entrada de cada una de las urbanizaciones del área metropolitana. Como si fuesen obra suya aparece el nombre de la urbanización y el de Jorge Santini. Me preocupa que en un futuro se crean que Santini tuvo algo que ver con el establecimiento de lugares como El Señorial, y tantas otras. El que nos visite pensará que este hombre es el constructor de todo San Juan.

Miren ésta de Baldrich, urbanización que fue creada décadas antes de que Santini naciera. Al menos tuvo la decencia de ponerlo en español.

Lo más reciente que se le ha ocurrido son unos avisos por dondequiera del "buen uso" que se le está dando al chavito que pagamos de impuesto.

Miren este ejemplar que fotografié con mi celular en la esquina de la avenida Piñero y la Andalucía en Puerto Nuevo, donde incluye que "San Juan florece" en letrero grande arriba y el del chavito debajo. No aparece ni una sola florecita debajo, lo que hay es basura.

Miren este otro en el parque de Baldrich, todo en inglés. En este caso se refiere a supuestas mejoras a los jardines del parque: "garden improvements". ¡Qué mono él!

En este caso, igual que en los carteles que ha puesto en las avenidas, brilla por su ausencia la obra de la que se está jactando. Para Santini lo importante es marcar el territorio.

¡Por favor no me vuelva a escribir!

4 comentarios:

jc dijo...

Muy bien!! Eso es, tiempo igual le has dado al alcalde. Seguro que con mucho más gusto recibirían los sanjuaneros tu "informe" que el de Santini.
Lo del chavito y los carteles en inglés no tienen perdón. Los penepés nos están atosigando sus "valores" a la mala. Lo triste es que ya no tenemos a Nilita.
Hasta Ana Lydia se ha resignado a las películas sin subtítulos con tal de tener buen cine!

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Hace días que estaba por escribir sobre Santini y la carta fue lo que me dio la oportunidad. También quise poner las fotos y eso requirió aprender a tomarlas con el celular, lo cual me tomó tiempo.
No me quedaron muy bonitas ni las sé centralizar en el texto pero algo es algo..

Feliciano dijo...

Imaginate, Ivonne. Un militar penepe. Que se puede esperar de eso? Se retrata vestido de militar, como si eso fuera un orgullo. Lo de los chavos, por supuesto que le viene del "american dream," nacion (ellos le llaman La Gran Nacion) en la que segun JOse Luis Gonzalez en "La noche que volvimos a ser gente" tienen a la gente como perros en el canodromo perseiguiendo el dolar que nunca alcanzan. Esa es la idea que nos quieren meter por la cabeza.

Muy bien por ti.

Menospeka dijo...

Muy bien doctora Acosta