martes, 13 de febrero de 2018

Una buena noticia: jóvenes que aman la tierra, la cultivan y crean una nueva Patria


No todo son noticias deprimentes pero las que dan alegría no merecen la atención de los medios impresos, televisivos o radiales. Sin embargo por Facebook y por amistades envueltas en este esfuerzo (como Sonia Cabanillas y Nick Quijano), nos enteramos de este regreso a la tierra y a la agricultura por parte de grupos de jóvenes que los describe Eric Sevilla en su página en FB .


 "En la montaña están sucediendo cosas maravillosas. Calladitos, bajo el radar, sin protagonismos virulentos, nuestros jóvenes están construyendo las bases para un nuevo país. 
Gente talentosa y académicamente super preparada, le dan cariño a nuestra tierra olvidada por nuestra ficción torcida de la modernidad.
Educan a una nueva generación de mujeres y hombres a amar la tierra con sus propias manos. Construyen poco a poco soberanía alimentaria en las comunidades del campo y ciudad, resucitando la confianza en un futuro solidario y autosustentable. Mucho hay que aprender de ellos y ellas.




Mis respetos por estos visionarios que siembran futuro fortaleciendo raices con nuestras comunidades humildes alrededor de toda nuestra Patria. Estoy convencido que ese trabajo es unos de los tantos “fueguitos” que encenderán la zafra  hacia una nueva Patria". 

Esto de por si, es un capítulo nuevo e inédito de nuestra historia como país.  Estos jóvenes no están lacrados como la generación del "progreso que se vive" que durante el gobierno muñocista demonizó la agricultura y el campo fue abandonado en aras de la industrialización y el urbanismo con la cementización de las tierras para urbanizaciones y luego los "moles". 

Ver esos jóvenes y su trabajo en la tierra antes abandonada,pero siempre fértil, dan ganas de entonar el himno de Corretjer, Oubao-Moin:

¡Y gloria a las manos, a todas las manos que hoy trabajan
porque ellas construyen y saldrá de ellas la nueva patria liberada!

¡Alabanza! ¡Alabanza!
Para ellos y para su patria, ¡alabanza! ¡Alabanza!


Le digo a esos jóvenes ¡Gracias por darnos esperanza! 



3 comentarios:

abuelacool dijo...

Que no hayan perdido mucho con María. Los felicito.

David dijo...

necesario y loable

Ivonne Acosta Lespier dijo...

abuelacool y DAvid, gracias por comentar una buena noticia como esta.