martes, 19 de agosto de 2008

La muerte como espectáculo

La muerte es uno de los aspectos en que se diferencian marcadamente los dos Puerto Rico: el de los ricos (y la clase media que los imita) y el de los pobres subsidiados (por los fondos federales o por el narcotráfico) de los residenciales públicos.

Para los primeros la muerte es algo que no se espera, se teme y por eso no se discute (a menos que sea para aclarar el asunto de la herencia) y se “batalla” hasta el final. Cuando ocurre, se ponen esquelas y sale la noticia si es alguien conocido. El velorio es un rito que debe asumirse en forma recogida, con despliegue de religiosidad y en capillas donde se reúnen familiares y amigos vestidos de negro, gris o blanco. Los entierros son en silencio, hablan algunos pocos familiares designados y no se escuchan gritos ni lamentos. Es de poco caché el que lo haga. Recientemente se están eliminando muchos aspectos del ritual al escogerse la cremación en lugar del entierro.

Ah, pero la muerte para los pobres es todo lo contrario, sobre todo para los jóvenes varones entre los 18 y los 24 años. Para ellos es lo próximo, lo que va a ser inevitable por la vida que llevan. La actitud hacia la muerte en el residencial es de resignación porque es lo más común. Saben que va a ser violenta y no le temen. Cuando ocurre, el rito envuelve ponerse camisetas con el retrato del muerto (siempre me llama la atención la rapidez con que las hacen). El muerto no puede irse sin que se le haga mucho ruido: con disparos, con música de salsa o reguetón y se da rienda suelta a los alaridos de dolor. No hay presencia de curas en los entierros de pobres. Al menos no los he visto. Creo que para los pobres sería insólito pensar en la cremación.

Ayer se introdujo un elemento adicional en el acercamiento de los pobres a la muerte. Por primera vez se convirtió en un verdadero espectáculo gracias al deseo final de un joven del residencial Juan César Cordero, que quiso que lo velaran de pie. Su asesinato a tiros el viernes pasado no hizo noticia, como no la hace la mayoría de estas muertes, pero el velorio acaparó la atención de todos los medios. El joven Pedrito Pantojas no había querido pasar desapercibido y cinco días antes de ser abaleado había ido a la Funeraria Marín para especificar como quería ser velado. Nada de estar acostado en un ataud. Una prima suya comentó que: “Logró lo que él quería. Está muerto, pero haciendo historia”.

La imagen es impresionante (tanto que no quise ponerla en este post). Pienso que ya Ana Lydia Vega y Edgardo Rodríguez Juliá deben estar escribiendo algo sobre el muerto que no quiso irse acostado. El problema para los escritores en este caso, como en muchos en Puerto Rico, es que la realidad supera la ficción. Miren parte de la descripción del periodista José A. Sánchez Fournier en El Nuevo Día a ver si no parece un cuento:

En el jardín interior del residencial, varios gallos bolos y gallinas ponedoras se paseaban con sus pollos. Toda la escena tenía algo del cuadro “El velorio”, de Francisco Oller, mezclado con “El ahogado más hermoso del mundo”, de Gabriel García Márquez.
...
Ayer, Pedro tenía puestos espejuelos plateados Dolce & Gabbana, gorra de los Yankees color marrón combinada con su camisa, una enorme cadena plateada con una cruz y los dedos gordos de ambas manos metidos en los bolsillos delanteros de sus holgados mahones. Delante se encontraba un pequeño altar con flores, como para darle un espacio al “homenajeado”.
Dos abanicos blancos lo refrescaban en el húmedo y algo caluroso apartamento.
Afuera, la lluvia apretó, y los visitantes se apiñaron dentro del lugar.
Con la casa llena de sus seres queridos, Pedro permanecía con la frente en alto y los ojos cerrados, como echando una breve siesta de pie antes de acudir a su propio sepelio.


La secuela del espectáculo de esa muerte es que otros jóvenes del mismo residencial y otros aledaños ya han pedido a la misma funeraria que les preparen sus cadáveres montados en motoras o carros. Ángel Luis “Pedrito” Pantojas al parecer estableció una moda. Los pobres, como los árboles, querrán morir de pie.

26 comentarios:

Elco Lao dijo...

Ivonne:

En Mexico existen unas fiestas donde se celebra la muerte. Los vivos se visten de muertos…

http://www.youtube.com/watch?v=86_Z0Nscs9g&feature=related

El pueblo mexicano ha llegado a musicalizar la leyenda de una muerta que anda vagabunda…

http://www.youtube.com/watch?v=0RcCXV5YTEA&feature=related

¿Y nosotros…? Aquí queremos vestir a los muertos de vivos… Si yo fuese un psiquiatra sosial, diría que en esta puertorriqueña cultura se evaden los procesos de muerte para aparentar que estamos vivos en un país que acepta como premisa la esclavitud de la subordinación… Evadimos el dolor que implica el sacrificio de la libertad, para enredarnos en EL OTRO dolor que nos lleva a la evasión de NO querer ser lo que somos… Nuestros jóvenes son sólo el resultado de esta evasión centenaria que le hemos dado como heredad…

Elco Lao…

Blanca Facundo dijo...

Hola, Ivonne:
Gracias mil por esta entrada de hoy sobre los ritos de la muerte en PR. Hace tiempo que me decía que alguien debía escribir sobre la gran diferencia que hay entre los ritos funerarios de ricos y pobres. (¿Qué haría Cortázar con esto?) Concuerdo en que, lo de ayer, abre toda una gama de posibles "sorpresas".
Ni qué decirte que me apresuro a poner tu escrito en Word, indicando de dónde proviene, por supuesto, para llevarla a mis estudiantes.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Elco lao: Interesante tu punto. Fíjate que no creo que los del residencial evaden la muerte, al contrario. Lo que pretenden es que su muerte no quede innombrada o que el "enemigo" crea que les venció por completo. Es una forma de querer trascender la vida terrible que les tocó vivir.

Elco Lao dijo...

Ivonne:

Tienes razón cuando dices “Lo que pretenden es que su muerte no quede innombrada o que el "enemigo" crea que les venció por completo. Es una forma de querer trascender la vida terrible que les tocó vivir.”

Sin embargo, yo no he dicho que quieren “evadir la muerte”, sino que quieren evadir el “dolor”, quieren evadir “UN dolor”, y el dolor es un padecimiento DE LA VIDA… NO podemos evitar en la vida los procesos dolorosos porque vienen con nuestra condición humana… Es por esto que a veces escogemos, optamos por algunos dolores que además son consecuencia de la vida por la que optamos… En este sentido, el evadir UN TIPO DE DOLOR implica el evadir también UN TIPO DE VIDA, un “estilo de vida”, porque NO QUEREMOS ASUMIR OTRO “estilo de vida”…

Así, estos jóvenes (Y NOSOTROS CON ELLOS…) han evadido una vida digna, y los custodios de estos muertos quieren “disfrazar” la muerte para darle significado a una vida que pasó… Este evento no es nada más que la fabricación de un mito a través del disfraz de un cadáver: ¿cómo es posible estar de pie cuando se lleva una vida al filo de la muerte de los demás…? ¿Cómo es posible estar de pie cuando la vida que llevamos implica la esclavitud de otros o la opresión del prójimo a través de las gangas…?

Para esta mentalidad, como NO es posible la libertad del prójimo, entonces no existe otra opción que unirse a un grupo de represión social… Lo que implica una vida indigna, una vida en la que NO SE PUEDE ESTAR DE PIE… Entonces, el cadáver que está de pie sólo muestra la mentira de la vida que llevó… Para estos disfrazadores de cadáveres, el “estar de pie” no es nada más que un mensaje para los espectadores de que NO ROMPIERON EL CÓDIGO DE LA GANGA…

Ellos NO evaden la muerte sino que evaden tener una vida que los dignifique y que dignifique a su prójimo… y nosotros tenemos que cargar con parte de esta culpa… porque le huimos al dolor dignificante para asumir los dolores que nos humillan… Le huimos a la vida digna para vivir la vida humilladora… ¿Disfraces…? ¿Máscaras para un cadáver…? ¿o máscaras para los vivos…?

Como dice Sting en una canción: “I’m not a man of too many faces, the mask I wear is one…”

http://www.youtube.com/watch?v=037uSAIahho&feature=related


The shape of my heart


He deals the cards as a meditation
And those he plays never suspect
He doesn't play for the money he wins
He doesn't play for the respect
He deals the cards to find the answer
The sacred geometry of chance
The hidden law of probable outcome
The numbers lead a dance

I know that the spades are the swords of a soldier
I know that the clubs are weapons of war
I know that diamonds mean money for this art
But that's not the shape of my heart

He may play the jack of diamonds
He may lay the queen of spades
He may conceal a king in his hand
While the memory of it fades

I know that the spades are the swords of a soldier
I know that the clubs are weapons of war
I know that diamonds mean money for this art
But that's not the shape of my heart
That's not the shape, the shape of my heart

And if I told you that I loved you
You'd maybe think there's something wrong
I'm not a man of too many faces
The mask I wear is one
Those who speak know nothing
And find out to their cost
Like those who curse their luck in too many places
And those who fear are lost


Elco Lao...

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Bonita canción de Sting, gracias por el enlace.
No es sencillo el problema. Yo pienso que estos jóvenes son el producto de soluciones erróneas del populismo a mitad del siglo pasado, de la criminalización de las drogas, el consumerismo desmedido de la sociedad en que vivimos y tantas otras razones.
No creo que sus vidas sean más mentira ni más indigna que la que se vive por muchos en la actualidad. Sólo que por vivir en un residencial ya son estigmatizados. A veces pienso que si fuera uno de esos jóvenes en un residencial haría exactamente lo mismo que ellos. Por eso no los juzgo. Se necesita mucha ayuda y buenos ejemplos para sacarlos de esa vida. ¿Cuáles ejemplos tienen? Busca a ver a quiénes encuentras. Es al contrario, lo que ven es corrupción disfrazada, hipocresía y mentiras.

Myrisa dijo...

Ivonne, coincido contigo: la muerte produce en estos jóvenes de tan pocas opciones para vivir, su único sentido de anticipación. Es como si escucharan la observación de Andy Warhol y la interpretaran como una sentencia: "en el futuro todos tendrán derecho a quince minutos de fama".
En este fugaz momento de fama del que participamos todos como consumidores mediáticos ¿no consumimos la última mercancía: la vida humana? En la espectacularización de la muerte se muestra descarnadamente el funcionamiento de una sociedad en la que los seres humanos son un factor de producción de mercancías. Estamos ante un nuevo patriarcado en el que también se manifiesta la subordinación de las mujeres a la figura patriarcal. Contrario al viejo patriarcado señorial, éste no reclama legitimidad. Pero igual, estos nuevos patriarcas representan la sobrevivencia económica y social de familias, comunidades y de todo el país porque ¿qué sería de nuestra economía de desempleo, dependencia, consumo desmedido y crecimiento negativo sin la actividad económica de los puntos, sin el lavado de dinero y los contratos gatilleros y hasta sin la demanda por camisetas con la imagen del último gladiador caído?

Cómo dices, Ivonne, ¿quien habló de un joven asesinado o del dolor genuino de sus allegados? La mirada es la del curioso que aprovecha la vulnerabilidad de unos seres humanos a los que es fácil depojarles hasta su intimidad. Es obsceno.
Te encomiendo por señalarlo.

Ana dijo...

Hola Ivonne!

Estas morbo-exequias me hacen pensar cosas encontradas:
Hasta qué punto este tipo de exequias o cualquier otra que se nos ocurra, es un derecho, o legalmente censurable?

Por qué dueños de mascotas que son momificadas y luego expuestas como peluche, (cosa creepy por demás) sí pueden hacerlo? Porque tienen dinero?

Elcolao dijo que “el cadáver que está de pie sólo muestra la mentira de la vida que llevó”. Pues si, esa fue su mentira en un mundo de muchas mentiras, por ello quizás era su única verdad.

Ana dijo...

Ivonne, quería agregar (seré breve, jaja) que este y tu anterior post son hojas de un mismo árbol.
Ambos temas importantísimos!

Es por ahí que hay que buscar un 50% de las veces, para identificar terapias (serán de electroshock?) que traten la crisis social, política y moral que vive hoy nuestro país.

Y digo un 50%, porque el 50% restante le pertenece a los ricos y poderosos que manipularon o desatendieron asuntos que en su momento estaban bajo su control, pero decidieron con su ego adornado de corrupción, conveniencia, vista larga y no quiero pensar que falta de cerebro.
Hoy es fácil que todo el peso de los problemas, crímenes, falta de educación y negación conformista e insensible de nuestra patria, se le atribuya únicamente a los pobres y su maldita pobreza, a sus “costumbres charras y cafres”, que algunos riquitillos que nacieron con cuchara de plata insertada en la tráquea, pero con muchos "ismos" y poca transferencia de sensibilidad, ven como objeto de burla sólo tolerable cuando van a “capear” o a enamorar votantes.

Un grupo alimenta al otro.

En qué momento las madres (teniendo en cuenta que en muchos hogares pobres la imagen paterna es secundaria o ausente), comenzaron a transferirle a sus hijos que era más importante el dinero y lo que este compra que la vida o la educación; y a las hijas, que es más importante ser tratada como objeto reproductor que tener autoestima y educarse?

Hace 30 años, ser pobre en Puerto Rico no era sinónimo de ser gatillero o adolescente con hijos, ni vivir de ayudas, sin trabajo ni educación, ni abandonar la escuela, ni andar forrado de blinblines rodeado de chicas-objetos sexuales y cosas costosas a costa de puntos de droga. Tampoco era sinónimo de que velaran nuestro joven cadáver momificado, cubierto de atuendos reguetoneros, colocado de pie como estatua en una esquinita de nuestro humilde hogar, con un abanico eléctrico bailando al frente (eso sí que no lo comprendí), para dejar claro que,
“en mi vida esto fue lo que mandó.”

Al menos su cadáver no fue hipócrita.
Yo digo que tiene mucho que contar para que abramos los ojos.

PD:
Ok, no pude ser breve. :D

Elco Lao dijo...

Ivonne:

No soy quién para juzgar al pobre en su pobreza… Mucho menos al reconocer que el crimen NO es un asunto exclusivo de las clases pobres sino que se nutre de TODAS las estratas sociales.

Sin embargo, al analizar a las organizaciones de tráfico de drogas y armas como simples organizaciones de “obreros”, se debe juzgar ese mundo desde la perspectiva del trabajo… En este caso, los “jefes” tienen el potencial de matar a los “obreros” del crimen (sean ricos o pobres, o con éxito económico que perdura por mucho tiempo o por poco tiempo), además de tener el poder de matar a los “morosos” consumidores del producto vendido y NO pagado. En este ambiente, estos obreros pueden obtener ganancias insospechadas pero los códigos para “mantener” un trabajo “permanente” o duradero adquieren un carácter temporal de corta duración ya que el riesgo a la muerte es mayor que la de un celador de la Autoridad de Energía Eléctrica.

Cuando me refiro a ESTE caso de disfrazar al cadáver, me refiero a un síntoma que invade TODOS los sectores sociales, y en este sentido me tomo la licencia del “juicio”, no porque asuma el rol de divinidad condenadora, sino porque lo veo como una especie de “barómetro” que mide la “presión” social… El hacer juicio acerca de unos eventos no implica un mal, ya que cuando decidiste NO publicar la foto del velatorio en tu Blog, lo has hecho por un juicio de sabiduría intelectual.

El principio evangélico de “No juzgueis para que no seais juzgados”, no descarta el otro principio: “…así como juzgan a los demás, así serán juzgados por el Padre…” Es decir, el ser humano NO puede evadir el juicio, pero al enfrentarnos a un juicio tenemos que asumir la Justicia, con “jota” mayúscula…

No creo en los actos de violencia, vengan de donde vengan, y los actos de represión que muestran las organizaciones de narcotráfico, incluyendo a las de clases sociales altas y bajas, NO llevan a una vida dignificante… El mal de los medios de comunicación masiva es que publican en sus “noticias” las desgracias de los pobres mas no las desgracias de los ricos, como aquella vez que se comentaba que los hijos de un famoso banquero iban a “capear” en La Perla mientras los grandes periódicos (y los pequeños) jamás reseñaron la noticia que corrió como pólvora… Por este defecto mediático es que comentamos ESTE caso del velatorio del caserío y NO los velatorios de los ricachones…

Elco Lao…

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Myrisa: Pensé en eso mismo de los 15 minutos de fama pero luego se me olvidó ponerlo. Interesante lo del nuevo patriarcado. Estoy de acuerdo en que los obscenos son los que contempla (mos)el espectáculo y no los que lo presentan.

Ana: De acuerdo contigo: en este mundo de mentiras la de ellos es su verdad.

Elco lao: Lo de los velatorios de los ricachones me recuerda la estupenda escena en la película de Jacobo Morales "Dios los Cría".
Gracias por tus comentarios.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Blanqui: Yo también estaba hace tiempo pensando en escribir sobre este tema de los ritos de la muerte. Lo del velorio de "Pedrito" me dio la oportunidad. Me alegro te sirva para tus clases. ¡Un honor!
Me dejas saber las reacciones de tus discípulas.

C dijo...

Definitivamente esto esto ocurre en nuestro pais de las maravillas y a pesar el dolor de su familia (sin pretender ofender su honor y allegados)pero fue muy gracioso en la manera que decidio lo velaran. Posiblemente fue alguien que se vacilo la vida como gusto y gana le dio. Su familia, amigos y demas lo extranyaran (estoy en mi portatil recien arreglada, por eso la falta de acentos y tildes). De verdad que los acompanyo en su dolor. Nadie quiere que le asesinen un hijo, hermano, amigo, etc. Sin embargo leyendo los comentarios, me he fijado que por el hecho de ser pobre y vestir con su bli, blim y otros adornos, lo han asociado a puntos de drogas, o me equivoco. Se que lo mataron, pero en algun momento la prensa lo ha reconocido como alguien relacionado al crimen o a alguna actividad ilegal?. Al menos no lo he leido.

Mi punto es que una vez mas vinculamos la pobreza y el hecho de vivir unos modelos, que aunque no sean los mas simpaticos para los que viven fuera de un barrio o caserio, siempre sale a relucir o a vincular a las victimas como un ente criminal. Segun el peridico el trabajaba recogiendo basura. Si yo hubiese muerto en algunos de los asesinatos que he presenciado, sin estar viculado a las actividades ilegales de los asesinados, entonces posiblemente seria vinculado de la misma manera que el susodicho de la noticia.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Ana: Se me había "perdido" tu segundo (y gracias a Dios no breve) comentario. Lo encontré al entrar en Blogger.

Parte de lo que dices, tan bien dicho, creo que lo voy a citar en otro post.
Gracias por tu comentario sobre ambos posts.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

C: Ahora que dices el dolor de la familia, lo que se veía no era dolor sino orgullo porque con su velorio el muchacho consiguió una fama "positiva". No se estableció si era un asunto relacionado a las drogas pero si no era parte de ese mundo su parafernalia favorita y los gastos en la funeraria no se consiguen trabajando como basurero. Aparte de que el joven esperaba la muerte. Todo indica que fue una víctima más del mundo creado por la droga en el cual están embarrados sobre todo los de la clase alta que auspicia el consumo y/o los que se lucran del tráfico.

C dijo...

Ivonne,

También coincido con la mayoria de los puntos que se han mencionado en los comentarios, pues irremediablemente asociamos el crimen como una de los resultados próximos de la pobreza, ciertos estilos de vida y zonas residenciales.

Creo que las opiniones y prejuicios que formamos ante una situación o persona son una reacción valida, de lo que vemos a simple vista, percibimos en un momento dado o resultado de nuestra cosmovisión. Yo también tiendo a reaccionar en esa forma. Por eso es tan dificil el proceso de lograr justicia.

Todos somos participes del espectáculo.

ja, ja, ja, increiblemente estuve soñando toda la noche con noticias sobre muertos, pero todos eran estudiantes universitarios, ninguno llevaba sus blim, blim (es que la palabra la encuentro graciosa), pero tenian nombres extraños, como el buscador, el intermitente, la sorpresa, etc... por eso no comento más sobre el asunto. No quiero tener más pesadillas, uyy!

Ivonne Acosta Lespier dijo...

C: Me estuvo gracioso tu cuento de los sueños que has tenido. Si viste la imagen del cadáver vestido y de pie te podrían haber dado pesadillas.

Hoy una señora comentaba en el Beauty Parlor que le daba vergüenza que lo del muerto parao había salido en noticias en el exterior. Yo le dije que más vergüenza nos debe dar lo del Gobernador acusado y parao en su puesto.

Ana dijo...

Mis antepasados recorrieron montes y fincas descalzos para buscar agua al río, ir a la escuela con hambre, buscar un becerro de madrugada, vender tereques o viandas en una mula. Algunos no pasaban de cuarto año de educación elemental. Algunos lo superaron, otros no.
Qué originó la diferencia?
Eso es lo que hay que buscar!

La pobreza de antes era dura, la de hoy, aun habiendo ayudas y alimentos, es espiral que atrapa ayudado por prejuicios, discrimen y dejadez; se vuelve información genética...

Sí, esto dará mucho de qué hablar.
Que sea para bien.
Saludos!

sin machete dijo...

Que le puedo decir. El mundo la gente, me parece una mierda. Por eso y mantener la sanidad mental escribo el blog que unos, el 50%, consideran
poco humilde.....Sin embargo que necesidad hay de la humildad cuando se tiene el conocimiento, lo que trasciende es la substancia, el tono, importa un pepino angolo, si lo dicho/escrito no tiene peso. Suerte/exito.

Eugenio Martinez Rodriguez dijo...

Excelente artículo, no había tenido tiempo de leerlo. No considero "El muerto para'o" algo digno o indigno, no creo que sea algo que se deba juzgar. Como dices, es una manifestación cultural que ha surgido desde la imaginación y folclor de su clase, y manifestaciones así no son ni buenas ni malas. Son lo que son. En esto creo que hay que ser un poco relativista cultural.

Sobre el morbo y el espectáculo que se han montado alrededor del cadaver, yo creo que el jóven era muy conciente de las consecuencias que traería tal decisión, y consintió. Para él, no creo que el "vacilón" y la curiosidad que ha provocado sea algo negativo. Si esa era su última voluntad, pues entonces para mí éso es más sagrado que los ritos de "buen gusto" que nos traen las tradiciones.

sin machete dijo...

Precisamente por lo deprimente que resulta la prensa mal escrita local es que solo leo temprano al comienzo del dia:
NY Times, Wall St. Journal y el elemental USA Today.

Todo en mi balcon en la Bouret, con un expreso home made. La prensa local me parece intolerable, simplista, sin chispa y populachera.

sin machete dijo...

No se si es debido a mi aparente disfuncion social, que ocasionalmente aparece en mi blog, pero la muerte de quien sea, cuando fuere me parece natural.

Pero esto de adjudicarle valores de residencial o
vecindario con recursos pues no se. Mi opinion esta mas desarrollada en: 'matanosdiosporfavor' en youtube. Queda claro en ese medio lo que la mentalidad residencial realmente representa para otros.

Que venga esta tan eficaz de la Madre Patria,
me parece alucinante.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Ana: Comparto esa historia por el lado paterno. Mi padre fue tan pobre en su niñez que nunca me quería contar por más que le preguntaba porque se echaba a llorar. Sin embargo se hizo rico en Mayagüez y sus hijos no carecimos de nada y todos nos educamos como siempre quiso. Lo triste es que la pobreza le había hecho daño y nunca la superó emocionalmente.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Eugenio: Me alegro te gustara el post y estamos de acuerdo totalmente en que no se debe juzgar. Yo quise describir el hecho sin, creo yo, valorarlo. Es ciertamente un fenómeno digno de estudiar en nuestra cultura.

Sin machete: Estuve viendo tu blog y me parece interesante. Yo también escribo para mantener mi sanidad mental aunque se la afecte a otros con lo que digo a veces..:-)

Ivonne Acosta Lespier dijo...

sin machete: Se me había perdido tu otro comentario y lo encontré hoy de casualidad al entrar en Blogger. En cuanto a la prensa local, aunque estoy de acuerdo con lo que dices, yo la leo completita diariamente. Es ya medio adictivo de mi parte. En cuanto a los que mencionas, aparte del NYTimes (que a veces patina también)los otros dicen los mismos embustes o inventos (de la derecha gringa)pero en inglés.

El Cizañero dijo...

Una amiga, al ver la noticia del ya notorio "Muerto Parao", decía, moviendo la cabeza con tristeza: "ese es el otro Puerto Rico". De inmediato, le respondí: "Te equivocas, mi amiga. Nosotros somos el otro Puerto Rico. Ése del muerto parao es el verdadero Puerto Rico". Traigo a colación este comentario porque me parece que, además de por lo creativo, insólito y hasta un poco aterrador que tenía el tema del "muerto parao", por lo que nos llamó la atención fue por lo mucho que nos reveló sobre esa realidad oculta tras los muros de los residenciales públicos. Asesinatos, como bien decía la doctora Acosta, se producen todos los días. Pocas veces, sin embargo, tenemos ocasión de ver un velorio de pobre y descubrir toda la simbología, los ritos, las maneras que tienen de acercarse a la muerte, inevitable según dijo alguien en estos comentarios. Por eso nos asombró el muerto parao, por su poder de mostrarnos esa realidad que muchos no queremos, o no podemos ver.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Hola cizañero: gracias por visitar mi blog y por el comentario con el cual estoy de acuerdo. Lo único que te pido es que me tutees porque es la práctica entre blogueros..