lunes, 18 de agosto de 2008

Las niñas del WIC en Puerto Rico

El otro día alguien me contó que en su calle hay una vecina bien joven en muy mala situación económica. Al dialogar con la muchacha, se quedó espantada cuando le dijo tranquilamente que si la situación seguía así, “no me queda más remedio que salir preñá”.

Eso me comprobó lo que vengo sospechando hace años. Los fondos del llamado WIC han servido para crear una nueva clase de jovencitas pariendo para obtener los mismos. Otra de las muchas consecuencias nefastas de las llamadas ayudas federales en nuestro país.

El WIC (Women, Infants and Children’s Program) es un programa federal de nutrición suplementaria. Son elegibles las mujeres embarazadas o recién paridas, los bebés y los niños hasta los 5 años que por sus bajos ingresos hayan sido certificados con una “nutrición en riesgo”. En algunas ciudades de Estados Unidos una manera de medir la pobreza es el número de personas inscritas en el WIC. En Puerto Rico había 207, 000 registradas a principio de este año.

Como siempre, el programa se desvirtúa en Puerto Rico. El objetivo de niños con mejor nutrición y por tanto salud se trastoca por el hecho de las adolescentes embarazadas en aumento. Muchas veces dan a luz bebés que nacen con defectos o muy poco peso los cuales son una carga para el Gobierno. ¿Y qué pueden saber las madres adolescentes sobre lo que es buena nutrición? O lo que es ser madre, punto. ¿Y qué se puede esperar de niños que nacen no porque se les quiera o se les pueda atender sino porque son la oportunidad para recibir fondos por un tiempo? ¿No es esta una razón para tanto maltrato infantil?

Es obvio que para mantener los fondos siguen pariendo (de distintos padres)y por eso ya tenemos varias generaciones de Niñas del WIC. Se ven por todos lados las jovencitas con sus nenitos y con una barriga nueva. A mí me saca de quicio y me tengo que contener para no decirles si no han oido hablar de los contraceptivos. Ayer mismo tenía una al frente en KMart esperando a que le aceptaran la tarjeta del WIC en la caja: un nenito de año y medio (le dijo ella a otra señora que preguntó) en el carrito de compra, a quien le estaba dando los muy nutricionales dulces M& M y ella vestida con un jersey pegado y una barrigota enorme. La acompañaba otra mujer joven pero no me extraña que fuese la abuela del nene. Es un verdadero círculo vicioso.

Entretanto sigue la plaga y no se hace nada. Si se menciona lo del WIC enseguida se apela al “ay bendito” y uno es el que está mal por señalarlo. Y de control de natalidad ni hablar. De eso se encargan los fundamentalistas hipócritas y el Departamento de Salud que insiste en la "abstinencia". En verdad que nuestro país está bien mal.

5 comentarios:

Prometeo dijo...

¡Ay Ivonne! Como maestro del nivel elemental me ha tocado ver de primera mano esta generación del WIC. En las escuelas veo madres de 18-20 años con barrigas embarazadas y llevando a sus hijos al kinder o al primer grado y aveces cargando un bebé o lelvandolo en un coche. Otros casos que veo son los de madres que llegan bien vestidas y con las uñas adornadas de manera fenomenal cuyos hijos no tienen los materiales para tomar las clases. He visto madres a las cuales se les llama constantemente para informarle de la situación de sus hijos y no aparecen, más sin embargo cuando tienen que llenar los papeles para las ayudas federales están a primera hora. Pero los más dolorosos son los casos que he tenido que atender de niños que han llegado golpeados por esos padres que solo aparecen para llenar los papeles de las ayudas. Es deprimente a veces el ver estas situaciones en las escuelas que muchas veces contribuye a la carga emocional que llevamos los maestros en las escuelas. Hace un tiempo atrás escribí un artículo artículo tocando el tema del mantengo en Eduradar en donde llegúe a la conclusión de que este sistema a quien más beneficia es a los políticos. Adelante y Éxito.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Prometeo: Me imagino que has visto horrores que afectan a cualquier ser sensible como tú. A mí me deprime ver que no se hace nada, se mira para otro lado cuando es hora de encarar la situación todos como sociedad, como país. Gracias por compartir tus experiencias. Leeré tu artículo.

Prometeo dijo...

Ivonne paseando por la red me encontré con este artículo que trata del tema: Is Teen Pregnancy Cool or Is It Just the Economy?

Adelante y Éxito.

El Rata dijo...

Ésta es una de esas cosas que a veces uno se sospecha, pero luego descarta como paranoia porque, ¿quién traería un niño al mundo sólo para que el Gobierno le dé más dinero? Pero entre lo que dices tú, Ivonne, y la experiencia de Prometeo, parece que sí es cierto.

¡Como si en Puerto Rico no hubiera ya suficientes ayudas como para tener que recurrir al embarazo para recibir dinero!

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Prometeo: Antes de irme de viaje entré al sitio que recomiendas y lo dejé pendiente para un futuro post sobre el asunto. Gracias por enviarlo.

Rata: yo tampoco me atrevía a pensar en la relación entre el WIC y tanta muchachita preñá (es la palabra adecuada)hasta que me contaron el comentario de la joven con el que inicio el post. Es inconcebible que se quiera tener hijos para cobrar dinero pero a ese nivel hemos llegado en nuestro pobre país.