lunes, 17 de marzo de 2008

Lo que la prensa no ha dicho: el escándalo mayor no es el de Spitzer

La llamada globalización no ha hecho que la información sea menos manipulable... al contrario”.... Esa política de manipulación persiste y se ha ampliado. Sin embargo, hay que aceptar que también se ha hecho más fácil detectarla gracias al acceso a fuentes alternas de información”. Esas palabras del respetado sociólogo Armand Mattelart, en una entrevista que aparece en la Revista de El Nuevo Día ,aplican en el caso del llamado escándalo del Gobernador Spitzer.

Myrisa una bloguera boricua, me ha llamado la atención a lo que hay detrás de lo ocurrido a Spitzer. Dice Myrisa en un post en su excelente blog que:

Esta semana la prensa televisiva de EEUU (NBC, ABC, CNN...) casi no dejó espacio para otra cosa que no fuera el escándalo sexual del gobernador demócrata Eliot Spitzer y su eventual renuncia al cargo. Los medios, los periodistas, los pundits… explotaron el asunto hasta la nausea (los de Puerto Rico, también) sobando cada aspecto de morbosidad y metichismo en la vida personal de un individuo, lo que es ya costumbre en la prensa de cost and benefit. Mientras nos servían cada detalle, ángulo e intersticio irrelevante del asunto (como el de los orígenes, la familia y el ingreso de la accidental trabajadora sexual involucrada), a las grandes cadenas “se le pasó” informar un asunto de gran importancia. Y es que mientras Spitzer pagaba $4.3k por servicios sexuales en un hotel en Washington, el presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke, recién nombrado por Bush, también sostenía una cita secreta en la que entregaba más de $200 billones a los especuladores de la banca hipotecaria.

Da vergüenza ver como los periodistas locales en todos los medios a lo que se han dedicado, siguiendo el ejemplo de los de Estados Unidos, es al aspecto sexual del asunto de Spitzer. Solamente en Internet ha salido la verdad.

Myrisa se basa en un artículo publicado en el Web por Greg Palast. En dicho artículo, que les recomiendo, Palast prueba que el linchamiento de Spitzer está íntimamente relacionado al enriquecimiento de los banqueros hipotecarios. Dice que el único político que se interponía entre la "tenebrosa asignación en el prostíbulo bancario" era Eliot Spitzer. Wall Street lo puso en la mirilla como el peligro mayor para los bancos hipotecarios y se dio la orden de sacarlo de carrera. Eso, a pesar de que por algo similar nunca se arrestó al Senador Republicano Vitter.

Wall Street se vistió de verde mientras que los millones de hispanos y negros que cayeron en el "pescaito" de las ofertas de esos bancos, se quedaron sin sus casas. Ah, ¡que viva el capitalismo salvaje!

6 comentarios:

Myrisa dijo...

Ivonne, gracias por comentar mi artículo. Cuando me criaba oía decir que cuando en Washington agarran un resfriado en Puerto Rico ya tenemos pulmonía, queriendo con ello expresar la vulnerabilidad de la Isla. Sigue siendo así, sólo que ahora nos hacemos los locos, confiados en que lo que no pasa por la siquis no le duele al cuerpo. Por lo menos algunos cuerpos apuestan a salir ilesos, aunque les cueste la sanidad mental. Quien vive de ilusiones, muere de desengaños, solía decirme un viejo que me fue muy querido.
Cierto que la Prensa de EEUU hace un tiempo se empotró en el mundo corporativo, por ello la cobertura de la invasión a Iraq nos la sirvieron periodistas "embedded", algo impensable en los días de Vietnam. Pero quedan espacios de información y discusión pública. En Puerto Rico tras la embestida de la Mordaza, como bien sabes, la Prensa se prensó a sí misma y advenimos a una "constitución de avanzada", en un ambiente político que criminializó la expresión y el libre pensamiento. Aún así, la Prensa local* guardó por un tiempo un modicum de dignidad. Pero ya no queda nada, nadita de nada. Inútilmente busco a menudo noticia o análisis de enjundia en la prensa local. Estamos condenados a las noticias de soundbites y tres párrafos superficiales que casi pueden reciclarse para cubrir cualquier tema. En estos días tomé el escándalo de Spitzer usando como pivote el análisis de G. Palast. En realidad me interesaba intentar llevar la realidad de la gravedad de la situación económica en EEUU, asunto que nadie toca ni con un palo largo. (Lo único que he visto son los reportajes sobre el asunto en el blog de E. Gutierrez, que no se producen desde finales del 2007). Pero no encuentro espacios en que se discuta el asunto localmente. Gracias al universo por la Internet al que algunos tenemos acceso, un puñado nada más, porque en Puerto Rico el "digital divide" ya se añadió a la lista de problemas estructurales maniaco-depresivos.
La crisis que se avecina hasta ahora es financiera (banca hipotecaria, credit crunch, etc.)y tal vez de naturaleza cíclica, aunque hay analistas que predicen que a consecuencia se desplazará el centro de poder financiero mundial. Pero el estremecimiento financiero no tardará, parece ser el concenso, en producir convulsiones a la economía real (la de producción e intercambio de bienes y servicios). La destrucción de capital ya es imparable, no importa las inyecciones de liquidez de la Reserva Federal. Por ejemplo, este pasado fin de semana Bear Stearns (cotizado hace poco más de un año en $20 billones) fue adquirido a precio de quemazón por menos de $250 millones (apenas el 12%) por J.P. Morgan-Chase. Morgan lo compró, no porque represente un buen negocio, sino porque a la Reserva Federal se le agotaron las almohadas para amortiguar la violenta caída bancaria y la comunidad financiera aún apuesta a que pueden optar por sostener cuantiosas pérdidas que, no obstante, prevengan un efecto de dominó que desmonte el sistema financiero.
Pero ya las aguas comenzaron a retirarse y el tsunami es inevitable. Vivimos en una islita que se desempeña como mediocre economía subregional de EEUU por medios de transferencias que aportan los contribuyentes de EEUU y que sostiene una economía movilizada por el gasto de consumo (valga la redundancia)y que lo importa TODO y que produce y exporta relativamente NADA. (No quiero ni mencionar la economía de trasiego y lavandería.) Nuestra fragilidad estructural de economía de tenderete recibirá los golpes de cola de un leviatán herido de muerte. Detesto sonar apocalíptica y soy de las que ve los vasos a medio llenar. Pero ¿cómo vamos a capear la tormenta sin tormenteras? Sin capital interno, sin hábitos de ahorro, con tan poco desarrollo de talento empresarial, con un sistema de educación tan primitivo y politizado, con un sistema político que significa el medio de sobrevivencia de las elites económicas (reales o wannabes) y de un gran porciento de la población habituada a vivir recibiendo o distribuyendo cupones, con una infraestructura desgastada y desatendida por el malgasto de gobierno y una descapitalización general que incluye el éxodo de los sectores profesionales. Y sobre todo, sin un sector social que advenga a la conciencia de la magnitud de los retos de un futuro que ya nos cruza de frente.
Entre tanto,(ojala sea entre) en el país de los ciegos también nos gusta hacernos los sordos y burundanga, tanga que tanga que suenen las congas y las pleneras pa el bembé patriotero a 85 gdos. prueba de la Placita Roosevelt donde después de performear el entierro de Rosselló, habremos completado nuestro proyecto de liberación.
Perdona la perorata.

*(Por favor, no me pidas que la llame "nacional" porque el perioquodo de mayor circulación aquí no da ni pa' tabloide municipal en cualquier nación del mundo.)

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Myrisa, creo que sabes más de economía y política que la mayoría de los políticos en Puerto Rico. ¿Por qué no envías este comentario como artículo a El Nuevo Día? Es que aunque nos dé una patada en el estómago, es el más leído en Puerto Rico.
Si no estás dispuesta, al menos escribe un post sobre esto mismo que me pones aquí y yo te lo promuevo para que mucha gente lo lea.

Prometeo dijo...

También leí el artículo de Myrisa y es uno muy profundo que refleja la situación en la que se encuentra el mundo actual la cual lamentablemente la prensa ha dejado de informar convirtiendose así en complice de los poderosos. POr eso que viva el quinto poder.

La gente va a tener que cambiar de fuente de información.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Michael, acertaste al ponerle el nombre a tu blog. El Internet es el lugar para uno saber lo que ocurre de verdad en el mundo entero.

Myrisa dijo...

Acepto humildemente tu cumplido, pero saber más economía y política que los políticos locales no requiere mucho. Si, escribiré algo sobre la crisis financiera en EEUU y sus efectos en PR. Será en el fin de semana porque me encandilo y se me olvida que tengo que trabajar. Entre tanto voy a poner algunos bits con enlaces sobre aspectos de la situación para quien quiera recogerlos.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Myrisa, qué bueno que piensas publicar algo sobre ese asunto. Me avisas..