sábado, 2 de marzo de 2013

La película sobre el Presidente Lincoln


Me imagino que muchos de ustedes habrán visto la película nominada al Óscar y cuyo actor principal Daniel Day-Lewis ganó el premio a la mejor actuación aunque no le dieron nada a Steven Spielberg su director.  En 80grados, como siempre, Manuel Martínez Maldonado hizo la mejor crítica a esta película. 

La vi con una amiga que enseña varios cursos de historia en un colegio privado.  Al salir tuvimos una discusión porque ella argumentaba que la película no refleja lo que en realidad fue Lincoln pues no dejó de ser un racista. Lo que quería era mantener la Unión.  Como quiera, a mí me pareció muy bien hecha.  Ahí lo dejamos.

Pero hace unos días encontré un artículo titulado lo que la película ‘Lincoln’ no dice sobre Lincoln (en el blog del escritor que cité en mi post anterior) y pensé que trataba de lo mismo que mi amiga había criticado luego de verla. Pero no, es algo que nunca antes se había planteado sobre este presidente (o al menos me era desconocido) y a mi juicio lo hace todavía más interesante.

El autor postula que Lincoln era en realidad un socialista utópico pero este aspecto del decimosexto presidente estadounidense si se conoce no se toca ni con vara larga porque la palabra socialismo sigue siendo tabú.   “La Guerra Fría en el mundo cultural e incluso académico de EEUU (que continúa existiendo) y el enorme dominio de lo que allí se llama la Corporate Class (la clase de los propietarios y gestores del gran capital) sobre la vida, no sólo económica, sino también cívica y cultural, explica que la historia formal de EEUU que se enseña en las escuelas y en las universidades sea muy sesgada, purificada de cualquier contaminación ideológica procedente del movimiento obrero, sea socialismo, comunismo o anarquismo” señala el autor del artículo Vicenc Navarro. 

Navarro dice que le sorprenderá a gran número de lectores saber que "los escritos de Karl Marx influenciaron a Abraham Lincoln, tal como documenta en gran detalle John Nichols en su excelente artículo  “Reading Karl Marx with Abraham Lincoln. Utopian socialists, German communists and other republicans” publicado en Political Affairs(27/11/12), y del cual extraigo las citas así como la mayoría de datos publicados en este artículo. Los escritos de Karl Marx eran conocidos entre los grupos de intelectuales que estaban profundamente insatisfechos con la situación política y económica de EEUU, como era el caso de Lincoln. Karl Marx escribía regularmente en The New York Tribune, el rotativo intelectual más influente en Estados Unidos en aquel periodo. Su director Horace Greeley se consideraba un socialista y un gran admirador de Karl Marx, al cual invitó a ser columnista de tal diario."

Sigue diciendo que en realidad, Lincoln consideró que la esclavitud era "el dominio máximo del capital sobre el mundo del trabajo y su oposición a las estructuras de poder de los Estados sureños se debía precisamente a que percibía estas estructuras como sustentadoras de un régimen económico basado en la explotación absoluta del mundo del trabajo. De ahí que viera la abolición de la esclavitud como la liberación no sólo de la población negra sino de todo el mundo del trabajo, beneficiando también a la clase trabajadora blanca, cuyo racismo él veía que iba en contra de sus propios intereses."

Aclara que "Lincoln no era un marxista (término sobreutilizado en la literatura historiográfica y que el propio Marx denunció) y no era su intento eliminar el capitalismo, sino corregir el enorme desequilibrio existente en él, entre el capital y el trabajo. Pero, no hay duda de que fue altamente influenciado por Marx y otros pensadores socialistas, con los cuales compartió sus deseos inmediatos, claramente simpatizando con ellos, llevando su postura a altos niveles de radicalismo en su compromiso democrático. Es una tergiversación histórica ignorar tales hechos, como hace la película Lincoln."

El artículo es largo y no quiero seguir citando pero les exorto a que lo lean.  Es un Lincoln desconocido y mucho más digno de admiración que el que nos presenta la película o el que se enseña en las escuelas.

5 comentarios:

Curiosa dijo...

Gracias por la informaci'on en particular la del blog. Al ver la peli'cula, uno sale sin saber si le impresiona Lincoln, el presidente y el personaje tan interesante y tan mitificado de la historia de EUA, o si lo que le dejo impresionado fue la actuacio'n magistral de actor ganador del Oscar, o la mucha tela para cortar con que nos deja la magnifica historia. Sobre todo ese fabulosos debate entre las partes, el tajureo y la negociacio'n poli'tica y sobre todo el uso del poder.

Vincenc Navarro abre otras puertas de conocimiento importantes para entender tanto la historia de ese pai's como la historia del presidente Lincoln. Como bien dice Navarro, la historia de Estados Unidos, la conocida, la de las escuelas, es una historia construida para mantener un mito y por supuesto no puede haber cabida para luchas de clases ni para pensamientos alternativos. Como sabemos que no tiene cabida para la la actividad del intelecto.

Por eso solo conocemos, en la mejor circunstancia, al presidente llamado Honest Abe al Lincoln honesto y bueno que "libero'" a los esclavos y quien escribio' el famoso discurso que en nuestros tiempos habi'a que memorizar. Menos mal que fue cortito. :-)

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Curiosa: Me alegra que hayas apreciado esta información que fue para mí novedosa sobre Lincoln. Una pena que la educación en las escuelas de los Estados Unidos sea tan cerrada y tan poco propicia para el pensamiento crítico. Y menos ahora que mantienen la camisa de fuerza del "no child left behind" impuesa por Bush que en realidad significa lo contrario. ¡Gracias por comentar!

David dijo...

La historia sabemos que la escriben unos vencedores muy interesados. Algunos arguyen que hay ilusiones, mitos que son necesarios. Como el de la Guerra Civil Americana o de Sececión para emancipar a los negros o el Día de Acción de Gracias donde en una realidad paralela los peregrinos e indígenas se pusieron a comer pavo y dar gracias a Dios. Creo que lo que celebraron esos colonos fue algo muy diferente. Lo que me recuerda ese destino manifiesto del que la mitad de la gente de nuestro país quiere compartir. No se si la vea y eso que Day Lewis me parece tremendo actor. Creo que el problema es Spielberg.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

David: Si te gusta el cine no lo pienses dos veces, la película vale la pena.

antigonum cajan dijo...

A mi la esclavitud esta de los negros, me parece muy curiosa, pues la otra esclavitud que nos legara la revolucion industrial,
ha prevalecido.

La explotacion que sufren las mujeres en esas culturas en las cuales un trapo en la testa, es icono/simbolo de fe I sometimiento es una esclavitud tan aborrecible como la de los negros.

La diferencia es que aquella tuvo mala prensa I la de la mujer no.

Currutaco, un amigo de la infancia me ha confesado que a su juicio, haber secuestrado a tanto negro, para trabajar en America, fue de beneficio para nosotros, si se pienda en gastronomia, arte, musica, linguistica, religion.

Remata el diciendome que no hay que olvidar que entre ellos el racismo por nariz/orejas I demas, llevo a que se mataran unos a otros a machetazos como ocurriera entre Tutsis/Hutus. Lo cual pone todo esto en otra lectura I registro.

La esclavitud no ha desaparecido para los emigrantes buscando mejores futuros en paises en bancarrota o los 500 millones de intocables en la India.

Es que ahora las cadenas, la brutalidad, explotacion no son de metal...solo intangibles.