miércoles, 27 de febrero de 2013

La pasividad de la mayoría social, especialmente la juventud

En mi post anterior sobre la venta del aeropuerto me comentaba David, uno de mis lectores, lo siguiente:


“..la gente va por la vida como si paseara y consumiera en un centro comercial. Lo que quieren muchos es consumir, que les den las cosas en una bandeja de plástico. La vida se va pareciendo a un "mall" y como dijo de forma menos fina San George Carlin, a la gente le parece bien. Que cuando la gente va a Plaza no se percata que el mall no es un espacio público? No se va a Plaza a pensar. Para eso están otros. Ya lo dijo mi abuela. El que da lo que tiene, a pedir se queda. Hay que ser imbécil o muy cínico para entregar un monopolio a otros. Pero nos queda el Mall of San Juan con Nordstrom y Saks para distraernos. La pregunta es, ¿habrá un Bloomingdale's?”

Aunque dicen que “mal de muchos, consuelo de tontos”,  no es en Puerto Rico nada más que no se protesta lo suficiente para lograr cambios importantes.  Hoy acabo de leer una entrada de Jorge Riechmann -escritor y poeta madrileño- en su blog: ¿Cómo explicar la pasividad de la mayoría social -y especialmente de la juventud, en un país como el nuestro y en las condiciones de empobrecimiento y degradación actuales?


En el mismo, Riechmann da las siguientes razones para esa ausencia de envolvimiento de las masas y las juventudes en asuntos de mucha gravedad para el país:
  1. Profundización de la globalización capitalista con su consejo implícito de “no hagas frente, huye y comienza de nuevo en otra parte” (no luches, “reinvéntate”).
  2. Desaparición tendencial de la represión excedente y sexualidad desihinbida (lo cual no significa lo mismo que “sexualidad liberada”, claro está).
  3. Bienes y servicios low cost (posibles gracias a una masiva “externalización” de daños desde el centro a las periferias) que compensan parcialmente la pérdida de bienes públicos, derechos sociales, protección laboral, seguridad existencial…
  4. Virtualización de la experiencia, con la generalización de internet y los dispositivos móviles de conexión continua a la red (hoy, nos dice Marc Andreessen, co-inventor del primer navegador para internet, en el planeta hay más gente con móvil que con agua corriente).
  5. Progreso de la individualización anómica que dificulta la acción colectiva.
  6. Ahondamiento de la infantilización de la sociedad que dificulta los desafíos a la autoridad y la asunción de responsabilidades.
  7. Y last but not least, avance de esa cultura del capitalismo para la cual la vida humana consiste en compraventa de mercancías.
Fíjense que es un español de Madrid el que escribe pero podía haber descrito la situación de Puerto Rico en al menos lo siguiente: (1) huir y comenzar de nuevo en otra parte- en las últimas tres décadas se han ido de Puerto Rico más de medio millón de profesionales jóvenes; (2) la infantilización de nuestra sociedad (siempre me llama la atención esa referencia a “Papito Dios” de parte de muchos adultos, como si fueran niños) y por supuesto (3) la cultura del capitalismo que ha promovido la corrupción que nos arropa, no importa el partido político en el poder, siempre mandan los mismos.  Lo acabamos de ver en la entrega del aeropuerto principal de nuestra Isla.
Como decía alguien por la radio, “el capital no tiene patria”...

4 comentarios:

elf dijo...

Bueno, pero entonces cuando la gente protesta, aparecen otros protestando porque se protesta. Para muestra: ver las dos cartas en el Nuevo Día de hoy protestando en contra de los que protestan.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

elf: No vi las cartas. Pero realmente a mí me sorprendió la poca protesta que hubo para lo del aeropuerto y que ahora los líderes sindicales tengan la cara dura de unirse cuando ya es demasiado tarde. Aparte de que hay protestas y protestas. Ya las del aeropuerto no sirven para nada.

antigonum cajan dijo...

Eso es asi, capital incluido. Sin embargo mientras continue la familia, iglesia, escuela, estado como de costumbre, no hay razon para esperar, sonhar con cambio alguno.

Hay que romper con todo eso, no solo virtualmente...literalmente. Ninguna de esas instituciones aqui o alla ha hecho nada constructive, except, pagar los platos rotos de bankeros/politicos I su claque.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

antigonum: no se puede romper con todo a la vez porque ni las revoluciones lo han logrado. Entretanto hay que seguir soñando con algunos cambios imprescindibles dentro de cada una de esas instituciones que mencionas.