domingo, 20 de septiembre de 2009

Este Gobierno nos pone en ridículo fuera de Puerto Rico

Siguen las reacciones a la censura de libros en el Departamento de Educación (un oxímoron) y hoy en La Revista de El Nuevo Día, el escritor mexicano Sealtiel Alatriste publica una columna titulada "Cuatro pisos de libertad" (aludiendo a nuestro José Luis González-quien fuera su maestro en la UNAM- cuya Antología personal es uno de los cinco libros prohibidos).

Alatriste cuenta que llamó a Carlos Fuentes para saber su reacción a la prohibición de su novela "Aura" en Puerto Rico. La reacción del famoso escritor mexicano fue bastante furibunda, la pueden leer en la columna. Pero quiero destacar los últimos dos párrafos de la misma por lo atinados:

Nadie se merece este acto salvaje de censura, nadie merece que la Educación esté en manos de unos ignorantes, ningún estudiante merece que unos falsos instructores le prohíban la imagen del mundo que propicia la buena literatura. Coincido con Fuentes, este acto es retrógrado, salvaje, insensato, no por las obras censuradas, sino porque la censura va en contra del mismo hecho de educar.

Ha vuelto a Puerto Rico el dilema de los opresores y oprimidos. Pero estoy seguro de que la razón de los intelectuales, profusamente manifestada en los últimos días, hará caer en el ridículo la ignominiosa prohibición de la mejor lectura latinoamericana. Después de todo, los cuatro pisos de la sociedad puertorriqueña se mantienen en pie gracias a que siempre han luchado por su libertad.

Lo cierto es que la prohibición lo que ha hecho es hacer caer en ridículo a este Gobierno y la prueba es las declaraciones de Fortuño y Chardón sobre el asunto, a cual más pinochescas, como dice DigiZen. Pero lo que avergüenza es que también hayamos hecho el ridículo fuera de la Isla.

2 comentarios:

Prometeo dijo...

Este goierno ha dado varias caras al mundo. De algunas me enorgullesco como Lolita Lebrón, Raúl Juliá, Chayanne. De otras me abochorno como los regaetoneros, la iglesia Fuente de Agua Viva (se ve por satélite a nivel mundial), Luis Fortuño, y Carlos "no es mi culpa" Chardón. Ahora somo un país fundamentalista como Irán.

Adelante y éxito.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Prometeo: Por suerte el gobierno no equivale al pueblo de Puerto Rico y eso lo saben los que nos conocen mejor. No creo que lleguemos a ser como Irán porque en nuestro país hay diversidad de religiones y no una sola, afortunadamente. Pero podemos caer en el fundamentalismo de corte republicano, que en EEUU está creando problemas.