viernes, 4 de enero de 2008

En el 2008 seguiré con este blog

A fines del año pasado había decidido eliminar este blog y sustituirlo por una página web. Aunque llevo en este lugar solamente cinco meses, ya me estaba cansando de sentirme “obligada” a ponerlo al día. Unos amigos me habían convencido de que en una página puedo reunir mis escritos y publicar nuevos artículos de interés histórico. También mantener algún espacio para la crónica de lo que ocurre en Puerto Rico (por aquello de seguir desahogándome). Puede que todavía lo haga, pero por ahora me quedo en la blogosfera.

Me han motivado dos reacciones a mi blog, una positiva y otra negativa (a una entrada en particular). La positiva fue la entrada publicada el 23 de diciembre por Michael Castro (o Prometeo), maestro cidreño que tiene un blog titulado PODER 5 y dijo lo siguiente sobre "Sin mordazas":

El blog Sin mordazas es un banquete bloguístico para aquellos que patrocinamos el "Quinto Poder". Para comenzar, su creadora, Ivonne Acosta Lespier es una historiadora. Nada mejor que una persona que tiene conciencia histórica para comentar sobre los sucesos que ocurren hoy en Puerto Rico. La creadora del blog incorpora en este comentarios sobre las noticias y sucesos que ocurren hoy desde un punto de vista analítico-objetivo. Además incorpora material de otros blogs al suyo y comenta sobre programas radiales y periódicos. Encuentro muy interesante su sección "Las preguntas de hoy" en donde pregunta sobre situaciones actuales de una manera incisiva y directa (¡si los periodistas hicieran eso!). Este blog encarna lo que creo debe ser el "Quinto Poder" y pasará a tener un lugar muy especial en mi lista de blogs favoritos.

Confieso que me emocionó mucho leer esta reseña de mi blog y me dio mucho ánimo para seguir publicándolo.

En el otro extremo estuvo la reacción negativa y despreciable de un nuevo visitante a mi blog. Estando fuera de Puerto Rico, entré a ver mi correo electrónico el día primero de enero y me encontré cuatro comentarios a diferentes entradas de alguien que se identificó como "prensadisidentepr". Me estuvo atractiva esa descripción del lector y aprobé los comentarios. Pero el primero de éstos, a mi entrada titulada “Más talento por kilómetro cuadrado que ningún otro país” me dieron deseos de mandarlo para buen sitio. No lo reproduzco porque me vuelve el coraje.

Pero lo que logró fue convencerme de seguir publicando lo que pienso y siento cuando me dé la gana. Al que no le guste que no me lea. Así que, aquí me quedo..

8 comentarios:

Prometeo dijo...

Bienvenida.Felicidades en este año nuevo. ¿Que nos espera? Sea lo que sea ahí estaremos blogueando sobre el tema. Te felicito en tu decisión de mantenerte firme. De hecho el que decidieras comentar acerca de un "comentario" negativo da fe de tu entereza. De hecho prontoo estaré comentando acera de como los que estamos en la comunidad de blogs no deberíamos censurar comentarios, aún aquellos que nos desfavorezcan. Como siempre eres un éxito y adelante.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Felicidades a tí también y gracias por tu respaldo.
En cuanto al comentario negativo no creas que no estuve tentada a eliminarlo. Pero si mi blog se llama "sin mordazas" no se las puedo poner a los que comenten (a menos que sea un insulto o algo soez que no voy a tolerar).

Eugenio Martinez Rodriguez dijo...

¡Hola! Feliz año.

Qué bueno por tu decisión. Lo de la página web no es mala idea. Soy de los que piensa que ambos formatos se pueden complementar, sin necesariamente tener que escoger entre uno y el otro.

Lo de los comentarios, ahí yo difiero un poco. En mi blog yo permito la disidencia, y las críticas, incluso las mas mordaces. Pero tiene que haber ausencia de mala fé. Hay muchos que comentan con el único propósito de atacar a quién se dirigen. Ese tipo de comentarios no aporta nada, y nada productivo sacamos con tolerarlos. Según no permitiríamos que alguien entrara a nuestros hogares gritando o ofendiéndonos, tampoco hay que permitir este tipo de cosas. Todo tiene un limite.

En la Wikipedia se habla de este tipo de "aportaciones". Le llaman Troll:

«En la jerga de Internet, un troll (a veces trol) es un mensaje u otra forma de participación que busca intencionadamente provocar reacciones predecibles, especialmente por parte de usuarios novatos, con fines diversos, desde el simple divertimento hasta interrumpir o desviar los hilos de las discusiones, o bien provocar flamewars, enfadando a sus participantes y enfrentándolos entre sí. El troll puede ser más o menos sofisticado, desde mensajes groseros, ofensivos o fuera de tema, a sutiles provocaciones o mentiras difíciles de detectar, con la intención en cualquier caso de confundir o provocar la reacción de los demás.»

Hay más aquí:

http://es.wikipedia.org/wiki/Troll_(Internet)

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Hola Eugenio, feliz año para tí también.
Tendré en cuenta tus sugerencias y las agradezco. Sobre todo lo de los comentarios. Creo que tienes mucha razón. El comentario ese debí eliminarlo pero también es bueno que vean los lectores lo bajo que se puede llegar. Sin embargo estaré mucho más alerta de ahora en adelante. En realidad ese día me cogió literalmente fuera de base pues estaba feliz y disfrutando con mi familia. Pero creo que le dije lo suficiente como para que no se acerque más a mi blog. Veremos.

Sensei Myriam dijo...

Muy bien y bravo por quedarte....Todos tienen derecho a su opinión. Aunque como comenta alguien antes, sean comentarios de mala fe...Pero, ellos también son parte de la historia, ¿no crees?...

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Myriam, gracias por el respaldo. Espero me sigas dando tus opiniones.

Isabel Batteria dijo...

Yo concuerdo con Eugenio: ten los dos. El blog sirve para discusiones mucho más informales y para compartir con los lectores cosas que uno encuentra interesantes, como has estado haciendo hasta ahora. La página me suena a algo más académico, aunque no menos importante. Pero son dos facetas distintas de ti: la historiadora y la ciudadana.

En cuanto a la moderación de los comentarios, creo que depende de lo que uno quiere para el blog propio y de las creencias personales sobre la libertad de expresión.

El blog puede parecer una esclavitud, pero tiene recompensas.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Isabel, tu comentario me convence de que el blog tiene sus recompensas: conocer gente como tú.