jueves, 31 de enero de 2008

La despedida de los Rayos Gamma



Kike, como buen artista, ha expresado mejor en su caricatura lo que sentimos los fanáticos de los Rayos Gamma ante el anuncio de que se retiran del escenario.

En mi caso, los he seguido desde sus comienzos porque mi esposo y yo fuimos muy amigos de Eddie López (QEPD), el creador del concepto. De eso hace ya muchas lunas y soles y lluvias. Pero Eddie siempre está presente en mi memoria con su eterna sonrisa, su inteligencia y su tremenda habilidad como cocinero. Fueron varias las fiestas que dimos en casa en las cuales la comida corría por cuenta de Eddie. Le encantaba cocinar gourmet. También se presentaba sin anunciar y un domingo llegó justo cuando intentaba yo preparar unas tostadas francesas. Vino derechito a coger el tenedor de mis manos y enseñarme la forma correcta de hacerlo para que no quedasen "rizadas". Después de tantos años, cada vez que las preparo me parece que Eddie está a mi lado sonriendo.

Su enfermedad la sufrimos lo indecible pero a la vez vimos nacer lo que le iba a hacer inmortal en su país: los Rayos Gamma. Fue invento suyo el crear un grupo para hacer la sátira política mediante parodias de canciones conocidas. Fue invento de su humor (negro) el darle un nombre que aludía al tratamiento para el cáncer terminal que acabaría con su vida: "El efecto de los rayos gamma sobre Eddie López". El show que se inició en "La Tea" en el Viejo San Juan luego tuvo que trasladarse al teatro Coop-Arte en Barrio Obrero. Eddie participó en silla de ruedas en su última presentación.

Estuvimos junto a él cuando se despidió para siempre. Estaban Jacobo Morales y Silverio, entre otros amigos y familiares y no parecía que se estaba muriendo por la placidez que tenía y el empeño por hacer chistes. Finalmente le dijo a Jacobo "no te apures, yo te dicto" y se fue casi imperceptiblemente, como el que no quiere molestar.

Recuerdo que a la noche siguiente de su muerte se suponía que el show se diera nada menos que en el Hotel Sheraton y los Gamma de entonces: Jacobo, Tato y Silverio decidieron no cancelarlo y dejar una silla vacía para Eddie. Todos los allí presentes sabíamos y sentíamos que Eddie estaba allí con nosotros.

Pero ya luego de su partida el grupo se disolvió. Pasaron muchos años y Silverio decidió reunirlos de nuevo y entonces se incorporó un cuarto miembro que resultó ser imprescindible: "Sunshine" Logroño. Hicieron historia por casi tres décadas y sobre todo se convirtieron en cronistas de la historia de fines del siglo veinte en Puerto Rico. Dieron cátedra de buena sátira política en los años de elecciones.

Una pena que hayan sentido la necesidad de retirarse de los escenarios aunque los seguiremos disfrutando de otras maneras. Al menos este año electoral, antes de que se retiren, nos ayudarán a pasarla mejor riéndonos de las payasadas y estupideces de los políticos.

4 comentarios:

Boricua en la Luna dijo...

Tengo un recuerdo vago, como si fuera un sueño que no puedo precisar, de haber visto a Eddie en el hospital poco antes de su muerte. Tu post es un lindo homenaje y estoy segura de que sigue sonriéndose con las aventuras de la presente encarnación de los Gamma. ¡Long Live los Rayos Gamma!

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Yo también creo que está bien orgulloso de los Gamma y siguió "dictándole" a Silverio.

solo joe dijo...

el retiro es a buen tiempo porque desde un tiempo para aca, para mi, dejaron de ser graciosos.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Joe, quizá tengas razón en lo del retiro a tiempo. Creo que todo artista o político debe saber cuándo retirarse.