martes, 20 de noviembre de 2007

El ratón que rugió


Hay una obra famosa de un autor irlandés titulada “The Mouse that Roared” y eso fue lo que me vino a la mente con el asunto de la carta del Gobernador Aníbal Acevedo Vilá a Condoleezza Rice. En la obra, convertida en película en 1959, un pequeño ducado europeo le declara la guerra a los Estados Unidos pensando perderla para entonces recibir ayuda económica de éstos. Pero para sorpresa de todos, le ganan la guerra a la super potencia por puro accidente.

En este caso un gobernador de una isla pequeña, territorio no incorporado de los Estados Unidos, sintiéndose ofendido y maltratado por la nación dominadora, lanza un reto que debe tener bien asustada a la Secretaria de Estado. De acuerdo al parte de prensa de El Vocero:

Acevedo Vilá hizo la advertencia en una carta de seis páginas enviada a Rice. En su misiva, escrita sin muchos rodeos, Acevedo Vilá advirtió que si no se cambian los hallazgos de este informe, queda al descubierto que Estados Unidos ha mentido por 50 años ante la comunidad internacional y ante los puertorriqueños.

Fue en este contexto que lanzó la advertencia de que Puerto Rico no volverá a defender a Estados Unidos frente a países como Venezuela, Cuba e Irán, que cuestionan su relación con Puerto Rico. Catalogó como la "gran ironía" que cuando Estados Unidos es atacado en la ONU por su relación con Puerto Rico, él mismo los ha defendido explicando que la Isla no es un territorio desde 1953 y diciendo que los ataques no tienen fundamento.

"En el futuro, señora Secretaria, como resultado del insulto y engaño del Informe del Grupo de Trabajo de 2005, no me queda otro recurso que retirar nuestro usual respaldo a los Estados Unidos frente a las Naciones Unidas en este asunto", reza la carta enviada por el Gobernador


El asunto de la carta ha provocado reacciones de delirio por parte de los que respaldan al Gobernador porque se ha atrevido a enfrentarse con valentía a la nación más poderosa del mundo. A mí lo que me ha provocado es risa pensando en las risotadas de los que mandan ante tamaña amenaza. No soy la única. Eugenio(uno de los blogueros boricuas más leídos),ha sacado un post satírico que lo dice todo:

Según me dice el corresponsal de Contienda 2008 en Washington DC, Condoleezza Rice está que se muere de los nervios. Han tenido que medicarla ya varias veces desde recibió este contundente reto de nuestro gobernador. De un momento a otro sus médicos decidirán si es prudente mantenerla en la libre comunidad, y si deben internarla en algún hospital psiquiátrico en lo que pasa el fuerte choque emocional. Hay un consenso en la capital federal de que Rice, con esto, no podrá continuar en su cargo lo que resta del término del régimen Bush.

La pregunta es, ¿y si el Gobernador gana la guerra? En realidad, no hay forma de coger el asunto en serio.