viernes, 11 de mayo de 2012

En estos tiempos de libertad recordemos a Oscar Wilde y a García Lorca

Digo de libertad comparativamente puesto que muchos piensan, con razón, que todavía queda mucho camino por recorrer para eliminar el discrimen por razones de orientación sexual. Pero hay que recordar la historia recorrida en dos siglos, partiendo de la muerte en el exilio del gran escritor irlandés Oscar Wilde en 1900. A Wilde se le procesó y condenó a dos años de prisión por su homosexualidad en la Inglaterra Victoriana de 1895. Durante esos años escribió De Profundis que en parte describe la vida que llevan los que tenían que recurrir a la oscuridad :

Society, as we have constituted it, will have no place for me, has none to offer; but Nature, whose sweet rains fall on unjust and just alike, will have clefts in the rocks where I may hide, and secret valleys in whose silence I may weep undisturbed. She will hang the night with stars so that I may walk abroad in the darkness without stumbling, and send the wind over my footprints so that none may track me to my hurt: she will cleanse me in great waters, and with bitter herbs make me whole.

A esa oscuridad se refiere seguramente el autor de un libro sobre Federico García Lorca que se publica este mismo mes de mayo titulado Los amores oscuros en el cual se revela por vez primera el amante secreto del gran poeta granadino. Así lo relata Ediciones El País en un artículo titulado "El amor oscuro de García Lorca". Lo identifican como Juan Ramírez de Lucas, periodista y crítico literario que luego de mantener toda la vida el secreto de su relación de juventud con García Lorca, antes de morir en 2010 le dio a su hermana toda la prueba para que la publicara. Dice el artículo que: "Pese al férreo silencio que mantuvo en vida, apoyado por los propios amigos de la pareja que respetaron su intimidad, Ramírez de Lucas no quiso que la memoria de su gran amor de juventud, el poeta Federico García Lorca, se perdiera para siempre."

Pensé en esos dos grandes escritores cuando el presidente Barack Obama tuvo la valentía de expresarse a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo. Ambos hubiesen llevado otras vidas muy distintas de haber nacido en esta época. A mí realmente no me importa la razón por la cual el Presidente hizo esa expresión y francamente no entiendo porqué se sigue manoseando la motivación en lugar de felicitarlo por dar ese paso tan trascendental. Claro está, son todos heterosexuales así que el asunto no les importa en sus vidas.



(Agradezco a mi amiga Ema el haberme enviado el artículo y porque me hizo ver el verdadero significado de "oscuro" en el título de la obra que va a publicarse cuando le comenté que me parecía peyorativo. )

2 comentarios:

Luz Nereida Lebrón dijo...

!Cuánta hipocresía en esta sociedad! A mí tampoco me importa las motivaciones que tuvo Obama. Lo que importa es que un país que pregona tanto con su democracia, se encamine a hacerle justicia a un sector muy discriminado.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Luz Nereida: ¡Bienvenida a mi blog! Ya ves que por fin publiqué el post del que te hablé ayer que tenía pendiente. Ya hoy puse otro. Todo va en forma acelerada.
Me alegra saber que piensas como yo en esto. Cada vez que oigo a alguien dando opinión sobre cuál pudo ser la motivación de Obama me sube la bilirrubina..
Gracias por comentar.