jueves, 1 de septiembre de 2011

La prensa pendiente del bochinche entre Sila y Aníbal o las fotos de Arango mientras la AEE nos aumenta la luz para pagar un contrato leonino

Uno de los mejores periodistas de Puerto Rico es José Delgado, destacado en Washington por el periódico El Nuevo Día. Hoy nos trae la noticia que el propio periódico debió poner en portada pero relega a sus páginas interiores. Se trata del contrato que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) firmó en junio pero saca ahora, con el bufete Wilmer & Hale por un millón de dólares para ‘ “asesorar a la AEE y otras dependencias del gobierno de Puerto Rico en la “evaluación ambiental, proceso de permisos, desarrollo y construcción” del gasoducto.’ El contrato millonario se añade a otro de un cuarto de millón de dólares que firmó la AEE con una empresa de cabilderos para que ayude en la aprobación del proyecto que rechaza este pueblo mayoritariamente.

Entretanto a todos nos subió la luz este mes pasado. Los $100 extra que tuve que pagar fueron a parar a los bolsillos de abogados que cobran $881 la hora. A mí me hicieron un roto en mi presupuesto, como a tantos boricuas que nos chupamos el "such is life". Algunos sugieren que dejemos de pagar ese “ajuste de combustible”. Pero ¿cómo asegurarnos de que todos lo hagan? Ellos tienen el poder para tumbarnos la electricidad y obligarnos a pagar. Por eso Miguel Cordero hace chistes, porque se ríen de nosotros. Espero que en el 2012 aplique aquello de que el que ríe último ríe mejor.

7 comentarios:

David dijo...

Puerto Rico siempre con las prioridades claras. Bueno, para ser honestos, hay que reconocer que una minoría sí tiene sus prioridades claras. Parte de esta minoría dirige tres grupos que fácilmente se confundirían con sectas. Luego está la otra parte que dirige a estos y militan en el partido llamado Mi Fortuna/Solo se vive una vez. Son unas cuantas familias de rancio abolengo. Los demás estamos en el fondo de adorno.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

David: Tienes razón en lo de la minoría que tiene las prioridades claras porque su única prioridad es dar el tumbe y vivir el "such is life" con sus segundas y terceras casas, sus yates o botes, dinero para gastar a sus anchas.

Prometeo dijo...

Este es al país de las maravillas y la prensa se ha encargado de que se matenga así. Tenemos al población más enajenada del mundo.

Adelante y éxito.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Prometeo: Desafortunadamente tengo que estar de acuerdo contigo en lo de que somos un país enajenado. Razones históricas hay para explicarlo pero como dices, la prensa (y los medios en general, sobre todo la televisión) se ocupan de mantenerlo así.

Reggie dijo...

Cierto. La mayoria del mundo vive anestesiada, o metiendose la tecata de la secta politica. Yo ya me canse de eufemismos.

elf dijo...

A mí me gustaría ver una investigación periodística, seria, de lo que se ha logrado en las comunidades especiales y a la vez que olviden el bochinche con los ex-gobernadores. Sí, les quedó feo, pero eso no es lo más importante, ni lo que nos debe importar. ¿No habrá algún periodista que pueda irse por ahí a investigar qué hay y qué no hay?

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Reggie: Estoy de acuerdo con que es la hora de dejar fuera los eufemismos y de no dorar la píldora como siempre hacemos.

elf: Quisiera ver lo mismo que tú: una investigación seria e independiente de lo ocurrido en las Comunidades Especiales. Pero la prensa no puede hacerlo porque tiene muchos dedos amarrados, tiene que ser gente como los de "80 grados" y si necesitan ayuda económica para hacerlo se las debemos proveer entre todos.
Lo que salta a la vista es que por algunos errores cometidos se quiere desmantelar lo que fue un proyecto de gran valor para el país, todo porque fue de Sila. Como alguien dijo ayer en la radio "si el perro tiene pulgas no hay que matar al perro para eliminarlas". Pero eso es lo que quieren hacer por pura politiquería y porque es parte del desmantelamiento de todo lo que huela a que la gente toma el poder como hicieron con el Fideicomiso del Caño de Martín Peña.
Gracias por comentar.