martes, 10 de enero de 2017

Las redes sociales y los cobardes que se esconden en ellas

Hay mucho de que escribir en estos comienzos de un año que promete ser bien accidentado y retante, tanto en Puerto Rico como en los Estados Unidos.  Pero tengo que comentar sobre un tema que tenía en mente hace tiempo y es el de las llamadas redes sociales. Es un tema amplio porque son muchas y variadas las nuevas formas de comunicación.  En las elecciones acá probaron ser un factor decisivo para candidaturas independientes y allá con un presidente electo adicto al tuiteo pues habrán de prevalecer por encima de otros medios.  Bien usadas son una buena herramienta.  Pero por desgracia también se prestan para albergar cobardes y embusteros (como Trump).

Ayer mismo estuve escuchando a Damaris Suárez de Radio Isla 1320 con mucha rabia, como debe ser, referirse a los cientos de mensajes en contra del joven Santiago por la vergüenza que les da que se diga que es de origen puertorriqueño.  Ni por un asomo se les ocurre respaldar a su hermano que ha dicho claramente que la culpa la tienen tanto el FBI como el ejército que le dio la espalda y no hizo caso a su propia declaración de inestabilidad mental producto de haber participado en la guerra de Irak. No solamente no le hicieron caso sino que le devolvieron la pistola cuando había razón más que suficiente para embargársela.  Son ellos los responsables.  Pero claro, como hay tanto pitiyanqui suelto pues esa nación a la que consideran un paraíso no hace nada malo nunca.

Lo otro que me provocó fue la columna de Silverio Pérez hoy en El Nuevo Día titulada Entre hostosianos y odiadores.   Estoy completamente de acuerdo con Silverio cuando dice que:

"Una mirada a los miles de comentarios que inundan los periódicos y las redes sociales nos da un claro perfil de estos individuos: amargados, envidiosos, aborrecedores, hostiles, despectivos, huraños, desdeñosos; siempre dispuestos a la agresión verbal y hasta física.
A los odiadores les da placer ofender y parten de la premisa de que el único razonamiento correcto es el suyo. Para ellos, cualquier motivo es bueno para odiar, y siempre lo harán, pues es la gasolina que les permite algún grado de notoriedad en su pobre existencia. Pobre de aportación. Eso además les caracteriza: no hacen nada por el país, solo criticar al que sí hace."
Se le olvidó a Silverio el detalle de que esos odiadores se esconden detrás del anonimato, usan seudónimos para atacar porque son unos cobardes.  Si tuvieran que poner sus nombres y apellidos no serían tan atrevidos y hasta soeces en sus comentarios.

Cuando empecé este blog en el 2007 más de un amigo o familiar me recomendó que lo hiciera sin poner mi verdadero nombre para que pudiera escribir mis "desahogos" sin problemas.  Pero como siempre he luchado contra la cobardía decidí que todo lo que diga lo respaldo con mi nombre y apellidos.  Y como soy la dueña del blog no apruebo comentarios insultantes. Eso no lo hacen los periódicos en sus versiones digitales.  Yo propongo que no se admitan comentarios anónimos. Habrá menos pero se evitarán a los odiadores.

10 comentarios:

Jose Perez dijo...

Muy bien

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Gracias.

elf dijo...

Cuando yo empecé mi blog lo hice sin que hubiera que moderar los comentarios. Pronto me dí cuenta que eso no era posible. Hay gente que se siente en la necesidad de no solo llevar la contraria, que está bien y es bienvenido, sino de insultar. Y no necesariamente se resuelve con exigir nombre y apellido. Lo cierto es que hay mucho coraje suelto por ahí y estas personas se dedican a buscar donde desahogarse sin consecuencias.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

elf: Al menos nosotras podemos controlar lo que se publica pero mi experiencia siempre ha sido que los insultos vienen de los anónimos o con seudónimos extraños (como el Antigonum aquel de mal recuerdo).

David dijo...

Dijo Oscar Wilde: "Dale una máscara a un hombre y te dirá la verdad".

Ivonne Acosta Lespier dijo...

David: No conocía esa frase de Oscar Wilde, gracias por compartir, está genial.

Siluz dijo...

De acuerdo con cada palabra. Las redes sociales bien utilizadas son tremenda herramienta pero, como todo, si son mal usadas sirven para hacer daño desde el anonimato. Hay que aprovechar los mecanismos de privacidad y moderación de comentarios tanto en el blog como en facebook y youtube. No sé cómo hay gente que toma de su tiempo, debe sobrarles, para hacer comentarios hirientes, insultantes o despectivos. No es que siempre tengamos que estar de acuerdo pero se puede discrepar con respeto y razonamiento. ¡Van a ser 10 años de nuestros blogs, gracias a ellos nos conocimos!

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Siluz: No sé si te habrás dado cuenta pero cuando empezamos había un grupo de blogueros y blogueras de calidad que ya no están blogueando. Supongo se han ido al tuiteo o al Instagram. Pero yo sigo aquí porque tengo mi grupito que me sigue..jeje Lo mismo te pasa a tí. ¡Deberíamos celebrar los 10 años!!

Alma dijo...

Como decía mi abuela; "a palabras necias, oídos sordos". Por supuesto, usamos nuestras ventanas y si el blanco y negro se convierte en blanco turbio, mejor borrarlo. De acuerdo con sus palabras, aunque soy de las personas que prefieren no usar las redes ni subir fotos personales. Me ha gustado este espacio, Gracias.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Alma: Gracias a tí por comentar.