miércoles, 4 de mayo de 2016

Cuento corto de Roberto Ramos Perea..

Lo tomé de su página de Facebook porque me pareció creativo, encantador, refrescante y con mensaje. Disfrútenlo. 
...
"Madame Susu y yo hemos tocado fondo.
Tras casi dos años de una relación fría y distanciada, hoy lastimosamente todo ha colapsado.
Nos habímos limitado a una relación sin grandes significados. Era una rancia costumbre de ella esperarme en la puerta del apartamento, hasta la hora que yo llegara, casi siempre muy tarde en la noche y con olor a otra mujer; le abría la puerta, ella entraba e iba derecho a su plato de comida. Se hartaba en desespero y luego llegaba hasta mi sofá a maullar con desgano para que le abriera nuevamente la puerta. Así hasta el otro día. Era una relación seca, vacía, sin significado ni misterio. Lamentable que algo que fue fuego y pasión, termine siendo una relación terriblemente utilitaria, o por decir más, un junte muy conveniente a la panza desconsiderada de un ser vivo que no supo reciprocar el amor que se le ofrecía. Incluso llegué a pensar que todas las gatas en el fondo eran así. Creo que lo son, lo siento.
Enfurecido la tomo en brazos y la hago que me mire a los ojos, ella se esquiva, se retuerce incomoda y me niega el beso exigido.
SUSU: Déjame, no estoy de humor.
YO: ¿Qué nos ha pasado? Dime, qué te he hecho yo para que me trates con tanto desprecio y desdén?
SUSU: Las cosas cambian. Sobretodo desde que nos mudamos a este barrio de chusmas.
YO: No es barrio de chusmas. Vive gente humilde, gente buena que trabajan duro por lo que tienen. Lo que pasa es que ya no estás con tu malandro mafioso y me resientes eso. Te salvé de un amor pervertido, kinky y loco.
SUSU: Ya, no quiero hablar de esa tragedia a la que me condenaste...
YO: Susu, tú y yo tenemos una vida juntos, tenemos una linda historia juntos. Construímos algo que yo creía sólido y apasionado en estos años, y ¿a dónde se fue todo ese amor?
SUSU: ¿A dónde? ¿Es que tú te crees que eres el único que sufre en el mundo? Maldito romántico. Mira a tu alrededor, date cuenta de que no todos andan en las nubes como tú. Tú, egoísta, que solo vives de tus éxitos, tu teatro, tus libros y tus películas... Ja! La vida es mucho más que eso.
YO: Lo sé, Susu. Yo no olvido las sutilezas del amor.
SUSU: Pero quisiste encerrarme en la casa, que no saliera, que no viera el mundo, que ni siquiera me divirtiera, para después que ni te importara que hacía con mi vida o con quién hacía el amor.
YO: ¡Susu! No quiero saber de tus extravíos sexuales! Me enfurecen.
SUSU: ¡Pues enfurécete porque te he puesto cuernos como me ha dado la gana!
YO: No lo esperaba de tí. Te creí fiel y pura. ¡Qué decepción!
SUSU: Jajaja... Yo solo te importaba para tenerme en la falda y acariciarme la panza. Pues aprende que las mujeres somos mucho más que almohadas del machismo.
YO: ¡Yo no soy machista, Susu! No digas eso. Soy un feminista.
SUSU: Feminista de escritorio.
YO: ¡No es cierto!
SUSU: Sí lo digo. ¡Eres un machista descarado. Y tampoco eres "Pet lover", no te ocupas de mi, no me das libertad y te quejas todo el tiempo de que no hago lo que tú quieres. Dame la libertad, déjame libre! Me gusta la vida... me merezco la libertad.
YO: El gato barcino que dirige la pandilla del barrio.... ¡ese es el culpable! Claro y encima te habla en inglés.
SUSU: Bueno, pues sí, Me enamora, lo siento. ¿Y qué harás para impedirlo?
YO: ¡Ese maldito canalla es casado!
SUSU: Creo en el poliamor. No me jodas.
YO: Susu, si no ha de existir amor entre tú y yo, lo mejor es que te deje libre. Dicen los cursis que si amas algo dejalo ir... si es tuyo volverá.
SUSU: Pues dejame ir... TE ASEGURO que no volveré.
YO: Sí, volverás cuando tengas hambre.
SUSU: (Pausa.) Así soy, brega con eso.
YO: Y entonces este fracaso, esta angustia terrible de vivir en la tensión del amor egoísta día tras día, ¿a quién le echo yo la culpa de este vacío, de esta soledad, de esta impotencia de mi corazón y esta sequedad de sentimientos que se ha convertido en un abismo entre los dos. Dime, ¿Quién es el culpable, Susu, QUIÉN?
SUSU: Suéltame, ábreme la puerta y te diré...
La suelto, abro la puerta, sale. Se da vuelta, me mira y me dice...
SUSU: El culpable es... la crisis fiscal. Chao."

2 comentarios:

elf dijo...

Je, je. Ahora podemos achacárselo todo a la crisis. Ingenioso.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

elf: Por eso se lo copié de su FB, porque me reí con el cuento y tiene tela para cortar..