lunes, 20 de enero de 2014

El Martin Luther King que no se quiere recordar en los medios y por la historia oficial



Hoy es un día dedicado a honrar la memoria de Martin Luther King como el gran líder de los derechos civiles asesinado en Memphis, TN por James Earl Ray.  Sin embargo nunca se habla de su activismo en oposición a la guerra de Vietnam entre otras causas que resultaron antipáticas para los medios que hubiesen preferido que se ocupara solamente de los derechos civiles de los afroamericanos.

Así lo reseñaba Rebelión en agosto pasado destacando que un año antes de ser asesinado, MLK dio el sermón titulado "Por qué me opongo a la guerra en Vietnam" que fue atacado por la prensa estadounidense.  Dice el artículo que The New York Times lo atacó en un editorial titulado “El error del Dr. King”. Por su parte el Chicago Tribune publicó un editorial titulado "Martin Luther King se pasa de la raya". Allí afirmó: "El empalagoso Reverendo Martin Luther King ha pasado a ser una molestia para el movimiento por los derechos civiles desde que le fuera otorgado el Premio Nobel de la Paz". Finalmente la revista Life calificó su sermón de "calumnia demagógica que suena como un guión para Radio Hanoi".

En ese discurso sobre Vietnam, el doctor King afirmó respecto a esa guerra: “No dejen que nadie los convenza de que Dios eligió a América como una fuerza divina y mesiánica para que sea una especie de policía del mundo entero. Dios tiene su forma de enfrentar a las naciones y juzgarlas, y me parece oír a Dios diciéndole a América: '¡Eres demasiado arrogante!'.”

También ha habido un señalamiento de que los últimos años de la vida de MLK han sido borrados del recuento biográfico oficial,  como si se hubiera ido de sabática cuando en realidad estuvo tan activo como siempre. Sin embargo sus discursos a partir de 1965 no se muestran en la televisión y la razón para ello es que los medios no simpatizan con lo que MLK hizo en sus últimos años de vida. No es para menos pues se atrevió a poner la mano sobre la llaga.

De acuerdo a los periodistas Jeff Cohen y Norman Solomon en un artículo titulado The Martin Luther King You Don't See on TV,  luego de que se aprobara el Civil Rights Act el doctor King empezó a retar las prioridades de la nación estadounidense en cuanto a la perspectiva de clase pidiendo un cambio radical en la estructura de esa sociedad redistribuyendo la riqueza y el poder. Casi nada.

Así que, como si fuera poco el haberse convertido en el principal opositor de la guerra de Vietnam, MLK le dedicó los últimos meses de su vida a un proyecto para lograr que el Congreso aprobara una carta de derechos para los pobres: el Poor People's Campaign.  King hizo campaña por todos los estados convocando lo que llamó "un ejército multirracial de pobres" para ir a Washington DC.  El Reader's Digest calificó este llamado como una "insurrección".

Martin Luther King había cruzado la raya y no se podía permitir que mobilizara a los pobres de todas las razas. Por eso había que asesinarlo.   En vista de lo que ha ocurrido en los últimos años, los autores indican que no debe sorprender que no se diga nada sobre los últimos años de la vida de MLK.

Muy de acuerdo.  Por tanto, ese es el Martin Luther King que debemos recordar, precisamente porque es el que quieren que olvidemos.

6 comentarios:

Curiosa dijo...

Esas posiciones más avanzadas de MLK tienen algo que ver con el hecho de que los dirigentes negros, algunos de ellos, para esa etapa del desarrollo de sus luchas, ya se comunicaban e influenciaban unos a otros.

Tiene que ver con que ya se veía venir el consenso social y político que trascendía los derechos civiles y que cuestionaban los cimientos económicos y políticos mismos de ese país. Tiene que ver ese asesinato con el hecho de que Malcolm X y MLK hablaban y ambos iban progresando en sus respectivas posiciones. El uno creciendo en la coherencia de sus razonamientos y propuestas y el que hoy celebramos, en la búsqueda de las raíces de las suyas. Porque cuando las personas y dirigentes comienzan a ver la raíz de las desigualdades e injusticias que viven los que pretenden dirigir, llega la hora de comprarlos o eliminarlos. Mientras tanto, se les tolera.
Hoy en PR, y no podemos pensar las cosas del mundo sin relacionarlas a las nuestras, cuando las luchas por derechos y reivindicaciones marchan separadas de su contenido de clase, cuando trabajadores y maestros exigen salarios y privilegios sin plantear la razón de fondo por las cuales se pierden y se niegan esos derechos, o sea, se pide sin relacionar lo que se exige al hecho de que unos nos empobrecemos mientras otros quedan cada día más libres para enriquecerse más, el sistema los tolera y les abre las puertas a sus protestas y al "derecho a la expresión". Pero cuando la "expresión" toca la raíz, entonces no hay espacio para tanto decir.
Cuando en lugar de llevar a los piquetes el coraje del oprimido y explotado llevamos a las demostraciones el bembé de los que saben que tienen que pedir, pero quienes no reconocen el porqué del hecho de que nuestras vidas se reduzcan a eso, no nos percatamos a veces de que estamos ocupando ese pequeño espacio para decir que la democracia que conocemos tiene para poder legitimarse y mantenerse, cuando eso sucede nuestras vidas se reducen a eso. Se reduce nuestra vida a los piquetes con panderetas y congas. Y que me caigan encima por mirar de cerca y desmitificar algo tan nuestro¨.
Para la pasión y el coraje siempre tenemos el alcohol, las drogas para la enajenación de la realidad, las fiestas de la San Sebastián, el consumo navideño, ¨los juegos, y las olimpiadas aunque sean con hielo y nieve, pero eso si acompañado todo, otra vez, con . Para esos corajes que nacen de adentro donde se coloca la injusticia y la opresión tenemos el alcohol y el jolgorio, la violencia contra la mujer, contra el vecino, contra el otro igual que nosotros.
No es cuestión de mearse en los escritorios de la mafia del capitolio, ni de tocar panderetas frente a fortaleza, es cuestión de saber y decir qué es lo que necesitamos cambiar. Pero ese juego como dicen algunos, es con bola dura. Ese ¨juego¨ como en el caso de MLK, y en el de nuestra finca, el de Oscar, a veces cuesta la vida y la libertad.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Curiosa:
El juego como dices, se jugó en Puerto Rico con bola dura por varias décadas pero entre el COINTELPRO y los "niños de sangre azul" se ocuparon de que culminara en represión, cárcel, exilio o muerte. Luego empezó a jugarse utilizando tácticas creativas y la bola dura es cosa del pasado. Filiberto fue el último y ya sabemos como terminó.

Prometeo dijo...

El poder de convocatoria del Dr King era enorme y los medios lo sabían. Por eso procuraban neutralizar su discurso. Cuando los medios favorecen o atacan es por los intereses que están detrás de ellos, los podersos intereses económicos.

Adelante y éxito.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Prometeo: Tienes toda la razón en cuanto a los medios pero en realidad a MLK le tiraron con todo porque recuerda que el FBI bajo Hoover lo tenía bajo la mirilla.
Gracias por comentar.

Vic dijo...

Por lo que he estudiado MLK y Malcolm X eran polos opuestos. Con el pasar del tiempo y tal vez madurez sus posturas fueron mas afines, ambos mueren. ¡Que casualidad!

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Vic: La diferencia entre Malcom X y MLK es que el primero creía en la violencia para resolver el discrimen contra los negros. De hecho, creía en la guerra contra los blancos. Pero en lo que se parecían era en que ambos fueron perseguidos como subversivos con todo y el pacifismo de MLK.