martes, 30 de octubre de 2007

Libro sobre el ataque nacionalista a Blair House

Hace un tiempo el editor de la revista del Centro de Estudios Puertorriqueños de Hunter College en Nueva York me pidió que le escribiera una reseña de un libro reciente sobre el ataque a Blair House : American Gunfight: The Plot to Kill Harry Truman-and the Shoot-out that stopped It por Stephen Hunter and John Bainbridge Jr. Me envió el libro y lo leí. Traté de cumplir con la encomienda, pero luego de escribir un primer borrador decidí no someterlo para publicación. Le expliqué al editor que estaba muy prejuiciada contra los autores del libro y no podía, ni quería, hacerles justicia. Ahora que tengo mi espacio y publico lo que quiero, voy a compartir con los lectores bilingües el borrador inconcluso de lo que escribí en inglés sobre ese libro (que no pienso editar ni traducir al español). Lo hago para no echar al zafacón algo que me tomó tiempo. Al menos sirve para que decidan si les interesa leer el libro o no.

American Gunfight is the detailed account of a largely ignored or forgotten episode in United States History: the attack on Blair House-at the time the temporary Presidential residence- by two Puerto Rican Nationalists in November 1, 1950. Although President Truman was unharmed, the assailants killed one police officer, seriously wounded two others and nearly gained entry to where Truman was taking a nap. The authors advance the theory that, all the ideas commonly held about the event--that the motives were absurd, the assailants crazy, the whole event a farce and the President was never in danger—are wrong. They conclude it was only luck and the heroic action of the dying policeman who shot and killed Torresola, what saved Truman. Les Coffelt is the hero, one of the “warriors” to whom they dedicate the book.

The authors state their purpose and the manner in which they have structured the narrative :“This book is about 38. 5 seconds’ worth of gunfight, but to understand why the bullets flew that first day in November 1950, one must understand so much more. The context is tragic, except where it’s merely sad” (p.170). The book is structured into 48, mostly short, fastly moving and generally engrossing chapters. The tragic context, is given all along the book but most dramatically in the three longest chapters: those dedicated to the Nationalist Revolution (3), Griselio Torresola (11) and the history of Puerto Rico under the title of “Borinquen” in chapter 23.

From the very first chapter the context is presented in the figure of Pedro Albizu Campos, “the angry Puerto Rican Nationalist” who would be a more dangerous adversary (than Senator McCarran who at that moment—September 23--was proposing the “red-scare” legislation), for he “would come more directly-he would send men with guns” (p.8). Albizu is described on that same day during the commemoration of the revolution at Lares where he referred to the “infamous act called Law 53 which outlawed the expression of such sentiments in Puerto Rico”. The authors point that this “makes an interesting counterpoint to Truman’s veto message to the Senate and reveal the essence of this other 1950 mano a mano between two strong men, with not the Mall but an ocean and a culture and a history between them”. With this assertion the attitude of respect and understanding that largely prevails in the narrative towards the Nationalists is established. Then excerpts of the speech are given to dramatize Albizu’s denunciation of the Puerto Rican situation: “the assassin is the power of the United States of North America” (p.9) whose very presence is “an act of war”. Then he mentioned “the waste of Puerto Rican manhood in the Korean War, the possibility that germ warfare had been tested on Puerto Ricans, the unfairness of a system that made it necessary for Puerto Ricans to go to the United States to earn a living wage after American capital had wrecked the agricultural economy”. And finally, after two hours Albizu comes to the “immediate political issue, which was the upcoming voter registration” to which he was opposed because the territorial constitution would be influenced by the U.S. And he finished with “All this has to be defied, only as the men of Lares defied despotism- WITH THE REVOLUTION.” (p. 10).


The motives are established in the second chapter titled “Griselio Agonistes” where the Nationalist who killed Coffelt and was mortally shot by the dying policeman, Griselio Torresola is introduced. A largely mysterious figure even to most Puerto Ricans, Griselio is described as “a handsome young man..intelligent, ambitious and committed” but, “more than a handsome fellow, more than an athlete or a worker or a father or a son, he was a man of politics and a man of action”. This was because he was born and raised in the mountain town of Jayuya where his cousin, non other than Blanca Canales (who will lead the revolution in that town) introduced him to Pedro Albizu Campos. “How could Griselio possibly grow up any other than devoted to this man who dazzled them all with this courage, his absolutism, his wit, his powerful oratory, and his way of seeing through things, to the absolute core”. (p. 13) However, this particular day, October 29, 1950, Griselio “seemed distraught”. He had been entrusted by don Pedro himself to “assume leadership of the Movement in the United States” (as stated in the letter found in his pockets). But he had just found out that two days ago the police intercepted two cars driven by Albizu’s bodyguards who were arrested and where weapons were found.

And yet, as much as the authors tried to understand the complexities of the history and politics of the island the book remains but an approximation to the truth in this sense. The situation of Puerto Rico at this moment as a colony of the United States makes it almost impossible to give an impartial analysis of anything pertaining to our history after 1898. Much less anything related to the Nationalist Party and Pedro Albizu Campos. Much less by someone born in the United States with no links to Puerto Rico.

It is similar to the case of Ireland whose history parallels ours in many ways. The Irish rising of 1916 was viewed by the British in exactly the same way as the Nationalist uprising of 1950 (of which the attack to Blair House was a part) by the United States. According to the best story written about the events of that Easter Monday in Dublin, “insane’ was the most popular word to describe both the rising and its leaders”.


The difference is that Ireland got its independence years after the bloody events and those who participated are now revered heroes. In Puerto Rico those who used violence in the same way and for the same purposes, are still referred to as “assassins” (as Collazo and Torresola are in this book) or as lunatics. Neither Albizu nor his followers will be understood until the history of the Irish uprising of 1916 is examined. In the Irish uprising the rebels were regarded as a few hotheads who demanded a Republic without any mandate from the majority of the Irish people; the reaction of the Dublin public was against them and the leaders surrendered with white flags after it was violently put down by the English authorities. It was exactly the same in the Nationalist Uprising of 1950. Even the idea of dying for the country, which Torresola and Collazo obviously had.

It is a well known fact that don Pedro knew Eamon de Valera when the escaped leader visited Harvard after the bloody events. As mentioned in American Gunfight, it was in Harvard that don Pedro converted to Catholicism. But what should be known is that his conversion had to do with the Irish and it was the kind of Catholicism that the Irish leaders embraced and with the same purpose: to use it against the Protestant invaders of his sacred land.

Most reviews have been laudatory, including the Washington Post’s which proclaims it “the definitive history of this attempted murder”. One reviewer considered it a valuable addition to his “anti-terrorist library”.

On the other side of the spectrum, the only Puerto Rican who has reacted so far to the book has described it as an “unreliable version”of the historical event. Pedro Aponte Vázquez, himself an expert on Albizu Campos, has pointed to the fact that the authors have relied on “discredited, unsustainable published accounts”, have not included footnotes or endnotes and insist in referring to Collazo and Torresola as “assassins” instead of as freedom fighters, which they were.
I totally agree.

En conclusión, en este aniversario número 57 del ataque a Blair House, todavía no se ha escrito una historia que ayude a entender lo ocurrido ese 1 de noviembre de 1950.

viernes, 26 de octubre de 2007

Mike Lowell, orgullo boricua

Para compartir con los fanáticos de los Red Soxs. Anoche se lució este boricua a quien se le debe el triunfo del segundo juego.

jueves, 25 de octubre de 2007

Proliferan las dichosas palmitas

No me refiero al símbolo del Partido Nuevo Progresista que últimamente está casi desaparecido de la vista con los truenos que suenan de Washington y su propia división interna. Tampoco me refiero a las palmeras en nuestras playas ni a las palmas reales que tienen algunos jardines bien cuidados y las que adornan las aceras frente a los condominios El Monte en Hato Rey. Me refiero a las palmas esmirriadas que se están sembrando ahora por todos lados en lugar de árboles frondosos que es lo que hace falta tanto para aliviar el calor como para darnos oxígeno y belleza.

Muy cerca de donde vivo las he visto de pronto en los alrededores de Walgreens (ya me quejé con el Gerente y estamos “negociando” la siembra de árboles que den sombra) y en los predios del nuevo condominio de Cleofe Rubí, Torre Cibeles.

Las que gritan de lo feas que se han puesto son las que sembraron al parecer los trabajadores de Rubí en el predio que prácticamente privatizaron en plena avenida César González. Tuvieron el descaro de destruir unos árboles que ya estaban maduros para sustituirlos por las dichosas palmitas. Miren estas imágenes de "belleza" urbana sin igual.


Preferible no sembrar nada a poner esas palmas que enseguida se secan y hacen daño a la vista. Lo triste es que tampoco dan chispa de sombra. Es decir, el ambiente no se beneficia en nada con esas palmitas. Aunque suene a slogan político, ¡abajo las palmas!

martes, 23 de octubre de 2007

Sembremos árboles

No es porque haya que cumplir con el mandato del antiguo proverbio (¿hindú, chino o árabe?) que dice que todo ser humano debe hacer tres cosas antes de morir: tener un hijo, escribir un libro y sembrar un árbol. Ese mandato se ha ido para buen lugar porque ya nadie le hace caso. Y es mejor que sea así porque eso de que todo el mundo se sienta que tiene que parir en un mundo sobre poblado está del mero. Aparte de que cada mujer tiene el derecho de decidir si quiere ser madre o no. En cuanto a escribir un libro ya bastante hay escritos por gente que a lo mejor se sentían obligados por ese decreto--y no porque tuvieran algo que decir y supieran decirlo bien--y para lo único que sirven es para acabar con los árboles que se supone se siembren como tercer mandato. Sin embargo, el único mandato que debe ser obligatorio es precisamente sembrar un árbol.

Así lo ha estado predicando por años la ambientalista africana y Nóbel de la Paz de 2004 Wangari Maathai, quien dice que la receta para la supervivencia es que cada persona siembre 10 árboles. Su Movimiento de Cinturones Verdes ha sembrado más de 30 millones de árboles en África.

En Puerto Rico hacemos al revés: en lugar de sembrarlos los destruimos porque hay un odio generalizado a los árboles. Yo pensaba que era cosa de la generación de mi padre, la de los que salieron de la extrema pobreza en la década del 50 y luego asociaron el cemento con el progreso. La pelea más terrible que tuve con mi padre fue cuando a mi regreso de mi primer año de colegio en Estados Unidos me encontré cercenado un hermoso árbol que yo adoraba en el patio de nuestra casa. Pero para él, como los de su generación, la vegetación era asociada a la época de la niñez empobrecida en el campo. Por eso esa clase media que surgió en la época del “progreso que se vive” acabó con los árboles en las urbanizaciones que surgieron. Pasen por cualquiera, incluyendo a University Gardens (donde se supone que viva gente educada), y verán las calles sin árboles o con palmitas esmirriadas que no dan sombra.

Lo triste es que las nuevas generaciones han seguido con el mismo patrón y las razones de hoy día son peores que las de la generación de mi padre. Ahora se odian porque echan hojas que se consideran basura mientras la verdadera basura es invisible. Es pura vagancia. Pero también es ignorancia y sabemos que ésta es peligrosa.

En cuanto a mí, ya he cumplido con la meta, pero no es por sentirme obligada. Es porque para mí son lo más bello de la naturaleza y me siento feliz rodeada de ellos. Muchas veces he salido de situaciones de tristeza, dolor o depresión buscando una arboleda y refugiándome debajo de su verdor y sombra.

En el condominio donde vivo organicé hace nueve años una siembra de árboles nativos. Busqué la ayuda del Fideicomiso de Conservación para proveerme los árboles y la orientación de cómo sembrarlos adecuadamente. Una vez los conseguí con ayuda de unas vecinas, organizamos la siembra incorporando a los niños. Tuve la suerte de que mi yerno me ayudó en la siembra. Les repartimos a los que participaron unos certificados de adopción de cada árbol sembrado para que se interesaran por su crecimiento y los cuidaran. Mi objetivo era que vieran lo mucho que tarda un árbol en crecer por lo cual entenderían el absurdo de tumbar un árbol robusto para sembrar arbustos, como tantas veces hace el propio gobierno. A partir de entonces los nenes del condominio me decían “la señora de los árboles” y cuando alguno se veía amenazado, en donde fuera, me llamaban para que interviniera. Triste fue el día que esos nenes se enteraron de la destrucción del bosquecito al lado nuestro y por su cuenta prepararon carteles para incorporarse a nuestra protesta. No pudimos hacer nada y por poco nos meten presos por haber permitido que los nenes entraran al bosquecito.

Pero al menos quedan los ocho arbolitos, de quince que me ayudaron a sembrar y están preciosos. A los nueve años todavía se ven pequeños pero van a ser enormes. Incluyo fotos que tomé de tres de ellos.



Tengo fe en que esa generación de los niños que sembraron los árboles va a ser muy distinta que las anteriores. Pero se nos está haciendo tarde en nuestra isla. Hay que actuar y es ya. ¡A sembrar árboles cada uno!

domingo, 21 de octubre de 2007

El 65 de Infantería

El artículo es la clave pues si hubiese puesto “la” los más jóvenes pensarían de inmediato que iba a escribir sobre la avenida famosa por sus tapones y su fealdad. Obviamente me refiero al regimiento que le dio el nombre a dicha avenida. En Puerto Rico eran venerados. Fueron despedidos con tristeza cuando partieron para la guerra de Corea en 1950 y a su regreso el gobierno muñocista declaró medio día de fiesta para que el pueblo les recibiera como héroes. Se compuso una canción titulada "Mi Regimiento":

Arriba muchachos, vamos a zarpar, a lejanas tierras vamos a pelear. Por los caminos de la ley y el bien, marcha el regimiento de mi Borinquén..

El regimiento 65 de Infantería era conocido en Estados Unidos como The Borinqueneers obviamente en referencia al nombre taíno de Puerto Rico. Y así se titula un documental que se está exhibiendo por PBS desde el verano y ha sido recibido con emoción por los boricuas de las muchas diásporas. Así pude constatar al leer los comentarios de los entrevistados en el artículo de David González en The New York Times del 2 de octubre pasado titulado “Bloodied in Battle, Now Getting Their Due”.

No es para menos. Por fin se va a conocer la historia de ese grupo de soldados boricuas que tuvo un historial de heroísmo y valentía en las primeras dos guerras mundiales y se destacó en forma dramática en la de Corea. La valentía de los boricuas era legendaria en el ejército de los Estados Unidos. Uno de los oficiales estadounidenses entrevistados en ese artículo dice que a los Borinqueneers se les daba cuanto “dirty job came up” y que eran tan temidos por el enemigo que “I was very glad the Puerto Ricans were on my side”. También sufrieron un mayor número de bajas en proporción a los demás regimientos.

Pero en 1952 el 65 de Infantería vio manchada su reputación en forma infame por el propio ejército de los Estados Unidos. (Otro de los “operativos federales” que nos dejan saber quiénes son los que mandan). Es una página de nuestra historia que muchos quisieran no recordar pero que se debe conocer. Esta es la oportunidad.

No he podido ver el documental (escrito y producido por Noemí Figueroa, una joven actriz neoyorquina) pero me atrevo a apostar a que está hecho con un cuidado enorme porque conozco a la directora y coproductora, Raquel Ortiz . Fui consultora histórica para su premiado documental Mi Puerto Rico que fue presentado por PBS en 1996 y pude apreciar el cuidado y la pasión que pone en sus proyectos. En este caso Raquel ha utilizado de consultora en Puerto Rico a la doctora Silvia Álvarez Curbelo quien lleva muchos años investigando ese tema para un esperado libro. Eso también es garantía de la calidad de The Borinqueneers .

En los avances impresiona el “teaser” de la película: “ Their toughest fight was not on the battlefield”. Alude al hecho de que soldados de ese regimiento (que era una unidad segregada del resto del ejército “blanco”) fueron sometidos a una corte marcial—en octubre de 1951--acusados de retroceder ante el enemigo sin tener órdenes y rehusarse a avanzar según se les ordenó. La verdad es que los habían enviado a una acción suicida, algo similar a lo sucedido al batallón de negros que participó con el ejército de la Unión en la Guerra Civil de Estados Unidos que tan bien reseña la película Glory. A diferencia de aquel caso los boricuas se dieron cuenta y decidieron no ir a la masacre segura.

Esa historia me era totalmente desconocida hasta que la encontré en mi investigación sobre la Ley de la Mordaza y contribuyó mucho a mi indignación ante la situación colonial de Puerto Rico. La encontré en un apéndice del Congressional Record de 1953 en un editorial bajo el título Los Borinquineers que incluye en el récord de la Cámara de Representantes, of all people, un legislador de Mississippi. Si suena confuso lo es. Pero el editorial, aparte de dar el dato de la corte marcial, lo que busca es establecer la historia de ese regimiento como uno que se destacó por su valentía y que de miles de soldados puertorriqueños que lucharon, solamente 87 fueron acusados de conducta impropia ante el enemigo.

Como siempre que me encontraba datos de esa índole, los relacionaba con los sucesos que estaba investigando. Me estuvo curioso que la acusación contra los Borinqueneers ocurrió al mismo tiempo que se estaban celebrando los juicios a los líderes nacionalistas por violación a la ley de la Mordaza, luego de la Revolución Nacionalista de 1950. Ya Albizu había sido condenado por 12 discursos más otros cargos criminales y estaba preso en La Princesa. Al mismo tiempo estaba en pleno proceso el establecimiento del Estado Libre Asociado- solución de los Estados Unidos en esa época de Guerra Fría para lavar la cara a la colonia ante el mundo. El ELA se inaugura en julio de 1952 y a los del 65 de Infantería se les enviaron banderas boricuas ahora bendecidas por Muñoz Marín. La misma bandera que estuvo proscrita y que por tenerla en su casa se encarceló a nacionalistas bajo la Ley 53.

Sin embargo, en Puerto Rico no se supo la noticia de la Corte Marcial hasta enero de 1953. Al parecer el gobierno de Muñoz Marín, en el recién estrenado ELA, mantuvo el secreto porque no les convenía. Pero en las elecciones de 1952 el PIP había quedado como segundo partido y el grupo de legisladores pipiolos electos demandó que se investigara el caso. En la prensa sale que no se permitió que un abogado boricua fuera a ver a los del 65 de Infantería acusados en Corea. Entretanto los puertorriqueños no podían creer lo ocurrido y como siempre, se evadió discutir el hecho de la relación colonial que nos llevaba a esta situación tan triste.

No conozco más detalles del caso, excepto que fueron eventualmente conmutadas sus sentencias. Por eso espero ansiosamente ver el documental The Borinqueneers. Debemos pedir todos que se presente en la emisora del pueblo de Puerto Rico cuanto antes y que se forme un panel de estudiosos del tema para discutir lo sucedido al 65 de Infantería. Los miles de veteranos de esa guerra aquí y en la diáspora se merecen se les haga justicia cuando se diga toda la verdad.

jueves, 18 de octubre de 2007

Arte puertorriqueño, para sentir orgullo

No hay nada como enfocarnos en la enorme producción de arte puertorriqueño, en todas sus facetas para sentir orgullo de ser boricua.
¡Que lo disfruten!

martes, 16 de octubre de 2007

Por si acaso, que no haya duda

Me he puesto a ver el "Sitemeter" de mi blog y me estremece confirmar que me leen de todas partes del mundo. Esa es una de las muchas maravillas de este medio donde publico desde hace dos meses y pico. Acostumbrada a ser leida solamente por un puñado de boricuas en la Isla y en la diáspora, asusta un poco ver visitantes (además de algunos estadounidenses) sudafricanos, australianos, holandeses, alemanes, andaluces, madrileños, valencianos, canarios, colombianos, venezolanos, peruanos, ecuatorianos, argentinos, panameños, cubanos (de la Habana),etc. ¡Hasta de Calcutta recibí una visita!

Los que no entienden español se retiran enseguida, aunque uno de ellos intentó traducir con el instrumento de Google y el resultado fue nefasto. Tan mal traduce ese sistema que le escribí a los que lo hacen que por favor lo cambien o eliminen. Sé que es inútil, pero no se pierde nada con tratar.

Los muchos que sí entienden son los que me preocupan. Es que yo me la paso criticando lo que sucede en mi país (más bien a los que lo dirigen) y de pronto me siento que estoy lavando los trapos sucios fuera de casa. Como soy cien por ciento boricua, me siento con el derecho (que no le reconozco a alguien de afuera) de reaccionar a lo que veo mal donde sea. Pero no quiero malas interpretaciones de mis críticas. Las voy a seguir haciendo, pero tengo que aclarar algo para los de afuera que me lean.

Es lo siguiente: por si acaso, que no haya duda de que no cambio a Puerto Rico por ningún otro lugar del mundo. Ni por los centros espiritistas se me ocurre mudarme a vivir fuera como solución a los problemas que nos aquejan en la vida diaria provocados por políticos insensatos. Que conste que, como tantas familias boricuas, tengo mucha de mi gente viviendo en los Estados Unidos. Pero todos piensan que es algo temporero y buscan la oportunidad de regresar algún día.

En mi caso lo que ocurre es que soy incapaz de vivir en otro sitio que no sea Puerto Rico. No soporto tener que hablar inglés o bregar con gente que no entiende a uno. No me quiero sentir extranjera en ningún lugar. Voy de visita, pero regreso enseguida a la isla donde, como dice Serrat, mis "muertos están en cautiverio y no los dejan salir del cementerio".

Entretanto, he de seguir buscando maneras de aportar de acuerdo a mis capacidades, poniendo un granito de arena donde pueda. Aunque sea aclarando eventos de nuestra Historia o sembrando árboles por donde quiera. De todas formas, si hay que escoger, prefiero morir de coraje aquí a morir de pena fuera.

lunes, 15 de octubre de 2007

Peor que salvajes

Después del breve interludio de la música alegre en este fin de semana, hoy me siento obligada a comentar sobre la masacre de perros y gatos en Vega Baja. Como a todos los boricuas dentro y fuera de la Isla se me cae la cara de vergüenza ante este salvajismo. Y como todos me hago la misma pregunta, ¿qué tipo de persona es capaz de una barbarie así? Me contesto que los que también asesinan mujeres y maltratan niñitos pequeños a diario. Una prueba más de un país con graves problemas mentales que se manifiestan en la violencia nuestra de cada día.

En este caso hubo también una crasa violación de los derechos de los vecinos de los residenciales de donde se sacaron los animales a la fuerza. Otra vez pagan los pobres por serlo. ¡Imagínense esa escena en Montehiedra!

Como siempre en estos casos nadie tiene la culpa. El Alcalde de Barceloneta Sol Luis Fontanez se lava las manos porque dice que contrató a una compañía privada para recoger a los animales en tres residenciales públicos y llevarlos a un refugio. Lo hizo por una supuesta reglamentación de vivienda federal que no permite mascotas en los residenciales. En HUD enseguida negaron que exista una regla que imponga esa prohibición. El Alcalde con cerebro de mosquito de dengue le pagó a los de la compañía privada 60 dólares por cada animal “recuperado” así que les dio motivo para lucirse hasta frente a los niñitos que perdieron sus mascotas en la cruel e insólita redada.

La compañía contratada, con el nombre de “Animal Control Solutions” (suena casi al nombre que le dieron los nazis al exterminio de judíos) tampoco acepta culpa. Su dueño Julio Díaz alega que esos animales muertos no son los mismos que su compañía recogió para llevar a Carolina. Como siempre ocurre, piensa que somos todos retardados. ¿De dónde rayos salieron tantos perros y gatos y quién los tiró por el puente para matarlos?

Los animales salvajes matan cuando necesitan comer o proteger su cría o territorio de ataques. Los “humanos” que cometieron esta matanza son peor que los animales salvajes. Espero que todos los involucrados sean castigados como merecen pero, no sé porqué, lo dudo mucho.

sábado, 13 de octubre de 2007

caraluna

Hoy quiero compartir esta canción que me quitó las ganas de hablar de cosas negativas.

viernes, 12 de octubre de 2007

El 12 de octubre no debe ser de fiesta

Ok, ya sé que somos fiesteros y celebramos hasta bautizos de muñecas. Con esto del “mejor de dos mundos” tenemos más días de fiesta que nadie en el globo entero porque son las nuestras sumadas a las de los estadounidenses.

El 12 de octubre realmente lo deberían celebrar solamente en España. Para ellos fue un verdadero descubrimiento porque obviamente desconocían que existía este mundo inmenso que luego llamaron “nuevo” con todo y su antigüedad. De hecho, la conmemoración de este día como Día de la Hispanidad fue propuesta originalmente en España a principios del siglo pasado y los países hispanoamericanos la aceptaron.

Son esos mismos países quienes ahora se están cuestionando festejar el día. Desde el mismo Quinto Centenario surgieron tantas protestas que el Ministro de Relaciones Exteriores de España--cuyo apellido curiosamente era el mismo de uno de los conquistadores de entonces-- pidió perdón por los desmanes ocurridos durante la conquista de América. A partir de ese centenario se eliminó lo de “descubrimiento” y se usa lo de Día de la Raza o de Encuentro de dos Mundos.

Pero el asunto sigue creando problemas y en Argentina por ejemplo, en donde se celebra como fiesta nacional a partir de un decreto en 1917, el Instituto Nacional Contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) presentó el proyecto para eliminar el 12 de octubre como feriado nacional y que sea denominado “Día de la Diversidad Cultural Americana”. De acuerdo a la noticia, los ha motivado “la necesidad de revocar los símbolos del avasallamiento de los pueblos aborígenes a partir de la conquista”. Por esa misma razón obviamente ya el presidente Hugo Cháves en Venezuela lo había declarado como el Día de la resistencia indígena en 2002.

En una encuesta que se hizo en Yahoo sobre el tema del 12 de octubre, una joven argentina lo expresó de esta manera en un comentario:

si tu festejarias que hayan matado a tu padre, esclavizado a tus hermanos, violado a tu hermana, hacer servidumbre a tu madre, te robaron todo, borraron tus creencias y etc,.. etc,.. pos entonces que tengas bonitas fiestas,.. y si eres europeos viviendo en america y te vale,.. pues no podia esperar mas de los europeos,.. es logico,..

Acá en Puerto Rico ya no nos planteamos el asunto. Eso, a pesar de la hispanofobia que caracteriza a gran parte de nuestra población. Esa característica de nuestro pueblo se hizo evidente cuando en 1992 al entonces gobernador Rafael Hernández Colón le dio por hacer alardes hispanófilos con la construcción del Pabellón de Puerto Rico en Sevilla, la ley privilegiando al español como idioma por la cual le dieron a Puerto Rico el Premio Príncipe de Asturias y vinieron los Reyes de visita. La crítica fue feroz y el gobernador perdió las elecciones de ese año frente a Pedro Roselló.

Sigue latente ese sentimiento. Lo pude palpar el otro día en una oficina de un médico. Estaban dos mujeres hojeando revistas y de pronto una se fijó en un gran cartel en la pared de la oficina donde se representan varios refranes típicos de Puerto Rico. Una dijo “¿qué significa eso de que ‘el que no tiene dinga tiene mandinga’”? La otra dijo que no tenía idea. Entonces yo, profesora al fin, intervine y expliqué el origen histórico del dicho y que aludía a que el que no tiene de indio tiene de negro. La reacción alegre de la más joven fue: “¡Y los españoles por ningún sitio!! A lo cual le dije yo: “Pero el refrán es en español”.. No me volvieron a dirigir la palabra o la mirada.

Ese es el problema con los boricuas. Que al querer descartar y odiar a España se olvida el puertorriqueño de todo lo que tenemos y valoramos de la cultura que nos dejó. Para comenzar, nuestro idioma. Yo prefiero mil veces que hayamos sido conquistados por España que por cualquier otro país. Como quiera íbamos a caer en poder de alguno de los países europeos que se dividieron el mundo, sobre todo este hemisferio, a partir de esa época.

Pero el no odiar lo español en mí no significa que voy a celebrar el momento en que aquella España retrógrada, fanática y violenta nos invadió, conquistó y eliminó a los taínos. Creo que se debe quitar el día de fiesta y en las escuelas estudiar la resistencia indígena a la conquista y todos los desmadres ocurridos en la misma (y en todas las conquistas hasta nuestros días).

Sí, ya sé que estoy soñando con pajaritos preñados por el momento. Algún día, cuando seamos soberanos lo haremos.

lunes, 8 de octubre de 2007

El Alcalde Santini me escribe

En efecto, para mi sorpresa y vergüenza me llegó una carta del Alcalde Jorge Santini. Sorpresa porque no soy ni jamás en la vida he sido ni seré penepé (en mi DNA está bien marcado el anti-anexionismo). Vergüenza, porque lo considero el peor alcalde en la historia de San Juan. ¡Y miren que ha habido malos!

En la carta me dice lo siguiente: “Como tu Alcalde te exhorto a que evalúes la labor que he realizado para todos los puertorriqueños, en especial para los residentes de esta bella Ciudad Capital, San Juan y si entiendes que le estoy sirviendo bien a nuestro pueblo, espero contar con tu voto”. Adelanto la contestación: no cuente con mi voto ni en sus pesadillas.

Pero lo bueno de la carta es que me ha brindado la oportunidad de escribir una entrada sobre este individuo que me ronca la manigueta cada vez que transito por las calles de la que fue bella Ciudad Capital. Así que vamos a evaluar esa labor que ha realizado “para todos los puertorriqueños”. Hagamos un recorrido imaginario para ver la obra de este alcalde. Empecemos en el Viejo San Juan que nunca se había visto tan sucia, apestosa y llena de basura como ahora. Es un peligro caminar por sus aceras porque si no se mantiene la vista hacia abajo se puede uno esmorcillar en uno de los muchos hoyos de alcantarillas sin cubrir. Cuando viene la época de Navidad da grima ver el “decorado” que nos ofende porque parece una mala imitación de Disney World. El resto del área metropolitana está igual de sucio, con basura siempre por dondequiera que se mira.

Lo gracioso es que Santini parece que en otra vida era perro porque se la pasa “marcando el territorio” para que no tengamos duda de que es todo suyo. Sin ánimo de ofender al mejor amigo del ser humano, se me ocurrió esa comparación mientras iba el sábado por la avenida Jesús T. Piñero hacia el Teodoro Moscoso. Me lo provocó ver las paredes del expreso a cada lado recién pintadas de azul y blanco, los puentes pintados de los mismos colores mientras hay basura por doquier. Pensé que una de las características de los perros machos es la necesidad de “marcar el territorio”.

Y no solamente es marcando a base de pintura. Es poniendo placas de cemento enormes a la entrada de cada una de las urbanizaciones del área metropolitana. Como si fuesen obra suya aparece el nombre de la urbanización y el de Jorge Santini. Me preocupa que en un futuro se crean que Santini tuvo algo que ver con el establecimiento de lugares como El Señorial, y tantas otras. El que nos visite pensará que este hombre es el constructor de todo San Juan.

Miren ésta de Baldrich, urbanización que fue creada décadas antes de que Santini naciera. Al menos tuvo la decencia de ponerlo en español.

Lo más reciente que se le ha ocurrido son unos avisos por dondequiera del "buen uso" que se le está dando al chavito que pagamos de impuesto.

Miren este ejemplar que fotografié con mi celular en la esquina de la avenida Piñero y la Andalucía en Puerto Nuevo, donde incluye que "San Juan florece" en letrero grande arriba y el del chavito debajo. No aparece ni una sola florecita debajo, lo que hay es basura.

Miren este otro en el parque de Baldrich, todo en inglés. En este caso se refiere a supuestas mejoras a los jardines del parque: "garden improvements". ¡Qué mono él!

En este caso, igual que en los carteles que ha puesto en las avenidas, brilla por su ausencia la obra de la que se está jactando. Para Santini lo importante es marcar el territorio.

¡Por favor no me vuelva a escribir!

Aquellos tiempos del idealismo

El aniversario de la muerte del Ché Guevara-hace exactamente cuarenta años lo capturaron y el 9 de octubre lo fusilaron-me hace comparar esta época de la posmodernidad en que no quedan ideales y lo que predomina es el capitalismo salvaje, con aquélla en que tantos creímos en un mundo mejor. Todavía recuerdo el día en que me enteré de que lo habían matado en Bolivia intentando llevar la guerra de guerrillas que en Cuba había sido exitosa. Confieso que lloré y no era ninguna adolescente.

En esa época yo había iniciado una maestría en Historia en la UPR y me contagié con el ambiente revolucionario del momento. Uno de los cursos más interesantes que tomé fue un seminario con el Dr. Arturo Morales Carrión (qepd) con quien tuve muchos encontronazos pero a quien guardo admiración y respeto como historiador. Don Arturo era un autonomista liberal pero en esa época de polarización se había vuelto bien reaccionario. Yo por el contrario me había radicalizado y le hice los dos trabajos requeridos nada menos que sobre el Ché Guevara. Todavía los conservo con el comentario suyo al lado de la "A", donde dice en parte : "Respeto mucho el idealismo que motiva este trabajo, pero no encuentro que estas ideas del Che tengan mayor originalidad y algunas son tan antiguas como el propio Cristianismo"..

Ese trabajo se convirtió en mi primera publicación-más un folleto que un libro-pero en aquellos tiempos de tanta persecución opté por esconderlo y botar casi todos los ejemplares. Pero guardo algunos, por supuesto, y la portada -con la imagen del Ché con su boina en negro contra un trasfondo rojo y el título de El legado ideológico del Che Guevara: el hombre nuevo--debe haber sido suficiente prueba para meterme en la lista de subversivos. En la primera parte expongo las razones por las cuales el Ché fracasó en Bolivia y mi fuente principal fue el Diario de Bolivia del propio Guevara. La segunda parte la dedico a "el legado ideológico" y analizo el concepto del Hombre Nuevo que el Ché quiso implementar en Cuba. Termino diciendo que es posible concebir un cambio en el hombre (eran tiempos en que todavía usaba el genérico) como quería el Ché porque "la mayor prueba de que no es una utopía es que se está tratando de realizar en un país específico, la Cuba socialista. Es demasiado pronto para saber si han de progresar en su empeño. El rehacer los hábitos y actitudes humanas es un proceso lento y el camino no es fácil. Sin embargo por ser un ideal tan enaltecedor y tan por encima de nuestro hombre consumidor por excelencia, aun cuando no se lograse totalmente, el solo hecho de haber trabajado en ese empeño hará mejores seres humanos en el proceso".

Leer estas expresiones, que muchos considerarán ilusas-o peligrosas-en este momento, dice mucho más de la época en que vivimos. Hoy día se parte del cinismo y el hedonismo. Francamente pienso que aquella época fue mejor. Al menos muchos creíamos en algo. Hoy no se cree en nada.

domingo, 7 de octubre de 2007

Las "definiciones alternas" de Ávila

No conozco a Javier Ávila pero me encanta como escribe. Es el enfant terrible de los columnistas en la revista de El Nuevo Día de los domingos. A veces provoca reacciones furibundas, como las que hubo sobre una en que criticaba en forma inmisericorde la administración del recinto de Río Piedras de la UPR. Hoy hay una columna en la que la vicerrectora de la UNE reacciona a una que escribió satirizando la bienvenida que dan los principales de colegio a los maestros nuevos. En este caso la doctora Mildred Huertas acepta la crítica como legítima porque dice que es cierto que hay un exceso de énfasis en la cuestión metodológica sobre el contenido de la disciplina.

Lo que me provoca a reaccionar hoy es la primera parte de un diccionario puertorriqueño que publica bajo el título de "Definiciones alternas". Les voy a dar unos ejemplos de los 27 "sustantivos redefinidos" por Ávila:

asesinato 1. Acontecimiento que se repite veinte veces en semana con el fin de celebrar nuestra cultura. 2. Lo que le ocurre al idioma cuando algún legislador abre la boca.

ignorancia 1. Destreza o estado que se adquiere tras nacer y/o haber vivido varios años en el país más feliz del mundo. 2. Condición obligatoria para sobrevivir en el país más feliz del mundo.

planificación 1. Término arcano que pudo haber beneficiado a los residentes de la Isla antes de la ultrajante y avariciosa construcción de la mayoría de las zonas urbanas. 2. Concepto sociológico que, de ser adoptado, hubiera destruido la felicidad, los valores y la certidumbre de los desarrolladores del país.

La única que no me gustó de las que publica hoy--por razones obvias--es la definición de "historia" como Ciencia que estudia el arte de la imitación de errores previos. 2. Entidad invisible e inconsecuente durante la época de elecciones. 3. Fábula trivial. Suena a posmoderno irredento.

Pero por su capacidad para provocar creo que Javier Ávila debería crear un blog para poder leer más a menudo sus comentarios sobre la realidad que se vive en este país.

viernes, 5 de octubre de 2007

El rap de Calle 13 provoca rap de policía

En el post anterior tuve que dejar que el video apareciera sin comentarios porque estoy todavía aprendiendo la mecánica de subirlos al blog desde You Tube. Pero ahora quiero explicar porqué puse el video. Resulta que ayer salió en las noticias que se ha formado un revolú con el rap que le dedicó Calle 13 a la policía luego del asesinato de Cáceres en Humacao.

Lo que ha ocasionado la noticia es que este rap fue contestado con otro. Pero no se trata de la tiraera entre raperos. Se trata de un policía de Aibonito llamado José Bonilla y el contenido de su rap es francamente amenazador. Así lo interpretó René Pérez cuando lo entrevistaron al ser transmitido el rap dedicado a él por NotiUno. El Nuevo Día publicó la letra de la "Respuesta de un policía" que termina de esta manera:
Tú te crees que todos los días son días color de rosa, ten cuidado canto de morón que no te ponga las esposas.

Lo interesante es que en el debate que surge en la blogosfera, sobre todo en el concurrido blog de Eugenio (que puso el video del rap del policía), un asiduo comentarista y bloguero de nombre Raúl José trae un aspecto novedoso y es el siguiente:

Esto me parece muy interesante como fenomeno social. Creo que es la primera vez que veo una situacion en la que un artista ataca una institucion y algun representante de esa institucion reacciona en el mismo medio, es decir, que en vez de hacer una conferencia de prensa o caerle encima (como sabemos que puede pasar) se ha tomado el tiempo de componer una cancion (por mas mierda que sea). Me parece que, aparte de la amenaza que sale a relucir...el hecho de que haya una especie de intercambio de “opiniones” en canciones esta bien curioso.

En el web se dan discusiones bien interesantes entre gente joven que no escuchamos por otros medios. Deberíamos prestarles más atención para entender sucesos como el de la tiraera entre el rapero y el policía.

jueves, 4 de octubre de 2007

miércoles, 3 de octubre de 2007

Lo que dijo un bloguero boricua

Como este es mi blog y tengo libertad para poner lo que me da la gana pues hoy quiero compartir un post que me hizo sentir super bien. Es de un joven de Salinas, Puerto Rico, cuyo blog, Tinta Digital he incluido en mis enlaces recomendados. Bajo el título de
" Los autores existen" escribió anteayer lo siguiente:

No sé a quien le mencioné hace poco que los autores que leemos en libros a veces uno los ve más como conceptos abstractos, como grandes matrices de conocimientos, en vez de cómo personas normales como cualquier otra. Esos nombres que salen en las portadas a veces parecen tan lejanos que hasta no parecerían de terrícolas (y más si se vive en un pueblo donde la librería más cercana está a una hora de distancia en carro).
Pero Internet de vez en cuando ofrece la oportunidad de recordar que estas personas sí existen. Ahora mismo acabo de mirar los enlaces que detecta WordPress que me han hecho, y llegué por ahí a una bitácora llamada
Sin Mordazas, cuya autora es Ivonne Acosta. Leí el nombre, di una vuelta de 180 grados en la silla reclinable y miré la biblioteca de mi casa para confirmar mis sospechas. Sí, desde hace varios años ese nombre se repetía en 3 de los libros del cuarto. Son de mis libros favoritos en cuanto a historia de Puerto Rico se refiere.Y ahora me entero que esta historiadora, no solamente existe, sino que ha pasado por aquí. ¡A leer ésto! Qué intimidante, ¿no? (y yo que tengo un desorden aquí adentro).

El post es más largo e ingenioso pero lo pueden ver ustedes mismos. Ya le envié un comentario al autor pero aquí quiero decirle que Tinta Digital no tiene ningún desorden. Es bien ameno y cuando abarca temas políticos y sociales da a la yugular..

martes, 2 de octubre de 2007

La bofetada fue merecida

No me refiero a lo ocurrido en la convención del Partido Nuevo Progresista donde abundaron. Me refiero a la propinada por Armando Cáceres al policía que asesinó a su hermano Miguel hace poco en Humacao, asesinato que presenciamos todos. El noticiario del Canal 2 grabó el momento de la gran bofetada. Lo que se ve es a Javier Pagán, el ex policía, saliendo de la vista preliminar, con cara fresca luego de haberse declarado no culpable por la muerte de Miguel Cáceres. Al doblar una esquina en el pasillo por el que era llevado esposado le estaba esperando de sorpresa la justicia en los puños del hermano de su víctima.

Si ya sé que se supone que yo diga que eso estuvo mal, que no se debe uno tomar la justicia en las manos, que para eso son los tribunales, etc. etc. Pero la verdad es que lo que pensé y sigo pensando es que yo hubiera hecho exactamente lo mismo y soy mujer.

A esto hemos llegado por culpa de un sistema de justicia y una policía que no funciona como debe y que ha perdido todo el respeto de la ciudadanía.

Lo siento, la bofetada fue merecida.