domingo, 23 de abril de 2017

Lo que se hizo en Detroit, ¿por qué no se toma como ejemplo en Puerto Rico?

Acaba de publicarse un estudio de Periodismo investigativo que contribuye al malestar que sentimos con nuestros políticos y nuestros medios de comunicación.
Los de Periodismo investigativo entrevistaron al negociador de la deuda en Detroit, Gerald Rosen, y en parte esto fue lo que les dijo:

Detroit estaba en quiebra hace cuatro años y hoy parece dar señales de recuperación fiscal. Por lo menos la hoja de balance así lo indica, aun cuando la pobreza y las casas dilapidadas te abofetean la cara al salir del centro de la ciudad. Por los últimos dos años la población ha aumentado en Detroit, por primera vez en décadas. Y los ingresos de la ciudad están aumentando.
Uno de los artífices del acuerdo que salvó la colección del DIA fue Gerald Rosen, ex juez de del Tribunal de Estados Unidos en el Distrito Este de Michigan. También fue el negociador de la deuda de la ciudad de Detroit, cuyo trabajo era reunir a las partes y llegar a un acuerdo. Había 150.000 acreedores divididos en grupos tales como los formados en Puerto Rico para reclamar el pago de la deuda. Entre ellos estaban los fondos de cobertura y exactamente las mismas compañías de seguros de bonos que están en Puerto Rico. Rosen negoció con todos al mismo tiempo, “aunque no siempre en la misma habitación”, dijo a finales de febrero en una mesa en el Rattlesnake Club en Detroit, donde habló con el Centro de Periodismo Investigativo (CPI).
¿En qué momento del proceso se llevó a cabo una auditoría de la deuda?
Sí. Pienso que el Gobernador (Rick) Snyder hizo lo mejor que pudo con la auditoría. Él designó a las personas -contables y especialistas en reorganización estructural-, para hacer una auditoría de la deuda. Uno de los problemas en Detroit es que era muy malo en el mantenimiento de sus récords, por lo que, ciertamente, [la auditoría] no satisfacía los estándares tradicionales de la contabilidad. No obstante, al final teníamos una buena idea de cuánto era realmente la deuda.

No hay comentarios: