viernes, 3 de mayo de 2013

"80grados" esta semana no tiene desperdicio


Me encanta cuando los viernes me llega una nueva edición de esta maravillosa revista digital que ya se ha convertido en lectura obligada por lo placentera e instructiva.  Casi siempre me leo el artículo más impactante y la crítica de cine de Martínez Maldonado.  Pero hoy el menú estaba realmente sabroso y me leí casi toda la edición. 

El artículo de portada-por llamarle de alguna forma-con la foto impactante de David Sanes, es del historiador  Juan Giusti Cordero en el que hace la pregunta que nadie ha contestado 14 años después de su muerte ¿Quién mató a David Sanes? A su vez pregunta lo obvio: “ ¿Cómo puede esperarse que la Marina y el gobierno federal en general tomen en serio los reclamos más profundos de los viequenses e cuanto a descontaminación y salud, si aún nos regatean los nombres de los dos pilotos responsables de la muerte de David Sanes?”         

Otro artículo del momento luego de los bombazos en Boston es de Rubén Colón Morales  en el que también se hace una pregunta muy atinada: ¿Dónde están los terroristas?  En una parte dice lo siguiente:
“El principal orador en los actos de recordación de las víctimas de las bombas de Boston lo fue, nada más y nada menos que el presidente Obama, quien desde el púlpito condenó la violencia insensata contra víctimas inocentes, incluyendo a niños como el pequeño Martin Richard, de quien citó la frase que introduce este escrito. Nadie se planteó que Obama se ha distinguido por ser el presidente que más asesinatos políticos individuales ha autorizado, los que han sido efectuados mediante el uso de los famosos drones (avioncitos dirigidos a control remoto con cargas explosivas). Tanto así, que el intelectual norteamericano Noam Chomsky se ha referido a esa política como “Obama’s Global Assesination Campaing”. 

De Carmen Vázquez Arce es una reseña del más reciente libro de ensayos de Luis Rafael Sánchez titulado ABECÉ indócil  del cual apunta en parte “El texto se transforma en un pequeño tesoro lexicográfico del español de Puerto Rico. Un diccionario, que nos revela una realidad presente atravesada por el ojo crítico y burlón del humorista, esperando que el lector llegue a sus propias conclusiones. Como diccionario, su lectura puede ser lineal –de la A a la Z-; pero la estructura abierta, permite al lector abrirlo y leer la letra que decida a su antojo. Por lo tanto, el escritor le propone un juego libre para construir diversas estructuras dependiendo del orden que su lectura decida.  En este sentido, hay una invitación para hacer una lectura indócil del texto.”

Sofía Irene Cardona nos regala el artículo que más me disfruté porque trata sobre ese libro tan hermoso y favorito de todos, El Principito.  También nos enteramos de dos datos que me eran desconocidos sobre esta obra. En primer lugar, la autora revela que: “Un año después de la publicación del libro, una mañana de julio de 1944, el avión de Antoine Saint Exupery cayó abatido por fuego enemigo. No se tuvo noticia suya hasta que, en 1988, un pescador encontró en sus redes de pesca una pulsera con el nombre de Saint-Éxupéry. Después de una intensa búsqueda, se encontraron los restos del avión en aguas de Marsella. Fue entonces que, Horst Rippert, un anciano de 88 años, confesó ser el responsable de la desaparición del adorado autor de El principito:  “Yo esperaba que no fuera él, porque en nuestra juventud todos habíamos leído sus libros y los adorábamos.” Resulta revelador que muchos alemanes, a pesar de la guerra, habían leído los libros de este escritor enemigo y, según el mismo Rippert, lo veneraban.”

El otro dato es el hallazgo en 2012 de “dos páginas inéditas de El pequeño príncipe, posiblemente escritas en 1940. En ellas aparece un personaje extraño al argumento final del libro, el primer hombre que encuentra el Principito en la Tierra, el crucigramista, un individuo que busca infructuosamente una palabra de seis letras equivalente a gargarismo.

En cuanto a música, gracias al artículo de Verónica Rivera Torres conocemos a Ismael Serrano, cantautor madrileño que viene a dar un concierto en el Teatro de la UPR el viernes próximo.  Me provocó buscar su música en YouTube. Sobre todo la canción que ella cita:“Si se callase el ruido 
oirías la lluvia caer 
limpiando la ciudad de espectros, 
te oiría hablar en sueños 
y abriría las ventanas. 
Si se callase el ruido 
quizá podríamos hablar 
y soplar sobre las heridas, 
quizás entenderías 
que nos queda la esperanza." Bella canción, hermosa voz un poco parecida a la de Serrat en sus mejores tiempos y guapísimo el cantante.

Como postre, tenemos la reseña de la película sobre Jackie Robinson de, por supuesto, Manuel Martínez Maldonado. No la he visto pero ahora que he leído esta crítica de alguien tan conocedor del cine, de la historia y del béisbol,  estoy más impaciente por verla.  

Los invito a suscribirse a 80grados y colaborar como puedan con la revista para que siga publicándose cada viernes.  Vale la pena.