jueves, 29 de marzo de 2012

Por fin se va el incompetente jefe de la policía de Puerto Rico

Cuando lo nombraron no lo podía creer pues recordé de inmediato la risa que causaban sus declaraciones cuando dirigía la Guardia Nacional de Puerto Rico. Pensé que era una prueba más de que Fortuño no sabe calibrar la gente que va a nombrar en el Gobierno y se deja llevar exclusivamente por amiguismos o pertenencia a su partido. Nueve meses después de ese nefasto nombramiento y con cifras nunca antes vistas en cantidad de asesinatos, el clamor hizo que abortaran al pobre infeliz. No creo que haya cambio alguno con un nuevo jefe de la Policía pero espero que al menos no de risa o vergüenza ver y escucharlo.

4 comentarios:

Prometeo dijo...

Curiosamente ayer lo botaron y anoche no hubo asesinatos en la isla. ¿Casualidad?

Adelante y éxito.

antigonum cajan dijo...

El proximo tal vez no cause risa o verguenza..pero el problema nacional, es el estado i el material dispuesto a ser funcionario publico por billete i sin talento o credenciales.

Que hay disponible entre rojos, azules, verdes? El MUS ya muestra grandes cajones al no participar del fondo electoral. Si no surgen alianzas que parecen no tener cabida en las estructuras electorales, a quien beneficiaria la division de votos.

Volveremos a tener la insula divida entre buscones de colores primarios, sin talento, criterio, imaginacion o credenciales.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Prometeo: Chico, no seas malo..jeje..Yo creo que es la lluvia la que ha impedido los asesinatos..:)

Ivonne Acosta Lespier dijo...

antigonum: Tienes toda la razón, sobre todo en el asunto de las alianzas que parecen ser tabú en Puerto Rico. Todos los países que han visto cambios positivos en sus gobiernos los han logrado mediante alianzas electorales entre sectores. Uruguay es un ejemplo. El pasado se olvida para pensar en el presente y el futuro. Pero aquí se estigmatiza al que sugiere alianzas. Me parece tan estúpido. Como bien dices, si seguimos así volveremos a tener buscones sin talento que van al gobierno solamente para enriquecerse.