martes, 16 de septiembre de 2008

El cine revela verdades terribles

(La verdad terrible del Fascismo que se está fraguando en los Estados Unidos.)

El famoso director Steven Soderbergh acaba de terminar las películas sobre el Che Guevara protagonizadas por el boricua Benicio del Toro, aclamado en Madrid en el estreno de la primera, “The Argentine”. Conociendo el bagaje profesional e ideológico de Soderbergh es de esperar que no sean del agrado de los conservadores. Ninguna de sus películas lo es y por eso se rodea de los actores identificados con las causas llamadas todavía “de izquierda”. Son sencillamente causas humanas, de justicia social, anti-guerrerismo, anti-corrupción y anti-hipocresía. Soderbergh se dio a conocer hace nueve años con “Sex, Lies and Videotape” que impactó por su originalidad. Luego en el 2000 dirigió dos películas importantes: Erin Brockovich (sobre el escándalo de la contaminación del agua potable en una comunidad californiana por parte de una compañía ) y Traffic- por la cual Benicio del Toro se ganó el Oscar --(una denuncia sobre la guerra perdida contra el narcotráfico).

Entremedio ha dirigido junto a George Clooney una serie de películas de poca seriedad (las del personaje “Ocean”) pero que le permiten a ambos sacar el dinero para entonces emprender películas que no son taquilleras pero donde revelan verdades que nadie quiere creer o recordar. En el 2005 hizo dos: Good Night, and Good Luck (sobre el confrontamiento entre el famoso periodista radial Edward R. Murrow y el temible senador Joseph McCarthy), Syriana (sobre la industria petrolera y los que la manejan) y en el 2007 Michael Clayton (sobre un bufete poderoso que defiende una compañía que produce un pesticida a pesar de que se ha comprobado que es mortal a la salud).

Una de estas películas que pasó casi desapercibida quizá por tratar un tema más peliagudo todavía es The Good German (2006). Basada en la novela de Joseph Kanon la película trae la terrible verdad de lo ocurrido con varios de los principales oficiales Nazis luego de finalizada la guerra en 1945. El escándalo es que aunque los EEUU ayudaron a derrotar a los Alemanes fue el gobierno de Estados Unidos quien le dio refugio a incontables científicos nazis que pudieron escapar de la justicia. Vinieron a trabajar en programas secretos de desarrollo de armas nucleares y para la conquista del espacio.

Lo que trae la película se refuerza en un libro acabado de publicar que tiene el preocupante título de The Rise of the Fourth Reich de Jim Marrs. La tesis del autor es que esos Nazis que vinieron a los EEUU al final de la Segunda Guerra se adentraron en corporaciones y conglomerados multinacionales gigantescos. Aportaron sus conocimientos tecnológicos pero a la vez trajeron su ideología basada en que el fin justifica los medios, incluyendo las guerras de agresión y el recorte de las libertades individuales. Marrs alega que el National Socialism nunca terminó sino que está vivo y activo hoy día en los Estados Unidos.

Con eso los dejo. Averiguen.

6 comentarios:

Z. Teruoc dijo...

Pero... Jimm Marrs no es el de las conspiraciones del gobierno con los "aliens"? Eso dice algo sobre si su tesis es creible...

Ivonne Acosta Lespier dijo...

z.teruoc: Tienes razón y la verdad que no sabía eso del autor. Pero cuando leí los estractos del libro nuevo me sonó bien creíble. Ahora más con lo que está pasando.

C dijo...

Hablando de películas con un sentido mas allá del entretenimiento light de Hollywood (y que yo también disfruto mucho). Les recomiendo las película Voces inocentes, del director mejicano Luis Mandoki. La vi hace unos días y tuve que tragar gordo. Otras muy buenas y, aunque no son fáciles de conseguir vale la pena el esfuerzo-El Chacotero sentimental, la película y L'Avocat de la Terruer (Cine-Documental sobre Jacques Vergès).

Ivonne Acosta Lespier dijo...

C: No conocía de esas dos películas. Las pondré en mi lista. Gracias.

Myrisa dijo...

Ivonne, como soy cineasta media frustrada, soy picky con eso de los créditos. Has mencionado tres de las mejores películas de esta década que no fueron dirigidas por Soderbergh. "Good Night and Good Luck" es de George Clooney, quien además de dirigir y actuar, también coescribió. "Syriana" es dirigida por Stephen Gaghan, quien también adaptó "Traffic" y ganó Oscar por guión de adaptación. Entonces Tony Gilroy dirigió y escribió "Michael Clayton", para mí la mejor película del año. Gilroy fue nominado al Oscar en ambas categorías: dirección y guión original. Gilroy escribió también "The Devils Advocate" y las dos: "Bourne Supremacy-Ultimatum". Lo que sobresale de estos tres directores: Clooney, Gaghan y Gilroy es que también escriben, por eso pueden dirigir su material mejor que nadie.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Myrisa: Ooops, es que se me olvidó aclarar que Soderbergh fue "productor ejecutivo" de esas que mencionas y no director. El punto es que participó activamente en las tres junto a Clooney.
Muy de acuerdo en lo de Michael Clayton.
Gracias por comentar.