domingo, 24 de abril de 2011

Un nuevo libro y una buena causa

La Editorial Isla Negra acaba de publicar la primera historia de los Comandos Armados de Liberación (CAL), grupo revolucionario que actuó en forma clandestina en Puerto Rico del 1968 al 1972. Se trata de la tesis de maestría de una joven historiadora de nombre Lucila Irizarry Cruz, estudiante doctoral del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe.

En la introducción al libro dice su autora que “Con el estudio de los Comandos Armados de Liberación, nos proponemos documentar para la historiografía moderna el tema de la lucha armada en Puerto Rico, especialmente la lucha armada clandestina en la modalidad de guerrilla urbana. CAL fue el primer grupo de guerrilla armada y clandestina que surgió a partir de la década del sesenta, que estuvo compuesto por puertorriqueños revolucionarios, y por cuyos actos nunca fueron enjuiciados. De ahí la importancia de conocerlos a través de la documentación escrita y dejar sentada su hazaña para la historia”.

Lucila fue diagnosticada con el extraño síndrome HELLP a los siete meses de embarazo y le tuvieron que hacer una cesárea para entonces someterla al único tratamiento disponible para este síndrome, plasmaféresis, que es costosísimo y no lo cubre su plan médico. Por eso un grupo de amig@s está solicitando ayuda para poder costear el tratamiento a fin de que Lucila pueda siquiera conocer a su bebé recién nacida.

Una de las formas de ayudar a Lucila es comprando el libro, si posible a través de una amiga que se está ocupando de venderlo. De esta forma contribuyen a una noble causa y enriquecen su conocimiento sobre la historia de Puerto Rico en el siglo XX.

Lo pueden adquirir comunicándose directamente con Iliamarie Vázquez al 787-415-7765 o iliavazquez@yahoo.com.

1 comentario:

Ivonne Acosta Lespier dijo...

A Antigonum Cajan: Le pido de favor que no pierda su tiempo en escribir comentario alguno en mi blog que no entiendo porqué sigue visitando. Los estaba leyendo antes de suprimirlos para darle el beneficio de la duda, pero ahora ni siquiera los voy a abrir para no quedarme molesta, como siempre logra con lo que me escribe. Váyase para otro lugar...