lunes, 3 de julio de 2017

Un ejemplo de mentalidad colonizada

En la sección de Cartas al Editor de El Nuevo Día de ayer domingo 2 de julio se encuentra esta "Carta Del Día" que me llamó la atención.  Si está escrita por un estadounidense se explica como la expresión pura de un seguidor de Donald Trump que reacciona con todo el nacionalismo, racismo y xenofobia que les caracteriza.

Si el que escribe es un "republicano" puertorriqueño entonces es un vivo ejemplo de una mente colonizada, un retrato de un colonizado como describió Albert Memmi en su libro clásico. Veamos.

Memmi dice que la única alternativa que tiene el colonizado es la asimilación, el rechazo a sí mismo y el amor por el colonizador que lo domina. Su ambición primaria será "igualar" al colonizador, "parecérsele hasta desaparecer en él." La admiración es tal que lo lleva a convertirse  en xenófobo y racista como el colonizador.

Esta persona que escribe una carta en castellano, con un nombre que no es en absoluto de origen anglo, en un periódico de Puerto Rico,  se identifica como estadounidense y caracteriza a los Estados Unidos como bondadoso.  Eso es ignorar la historia de esa nación y sobre todo el maltrato que nos están dando a nosotros y al mundo entero.

Su mayor preocupación es que esa "bondad" está siendo explotada por los inmigrantes ilegales y respalda las medidas que está tomando Trump para proteger "el sueño americano".

Por eso digo, o es un republicano trumpista de origen gringo y residente en alguno de los 50 estados de EEUU  o es un puertorriqueño colonizado hasta la médula que va a "celebrar" el 4 de julio y le espanta la independencia para Puerto Rico.



5 comentarios:

elf dijo...

Es cubano-americano. Republicano en contra de las política de apertura a Cuba.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

elf: Pues es una clase aparte, un ejemplo de los que padecen o descienden de los que padecen el "exilium tremens". Menos mal que hay muchos en esa nueva generación que quieren la apertura pero no deben ser republicanos.

Jose Perez dijo...

Cuando vi la carta en el periódico me espanté. Por lo menos me ayudó a recordar que estos especímenes todavía existen.

David dijo...

¿Conoces el personaje de Don Eleuterio? Resulta que no es sátira, sino un retrato hiperrealista. Mi abuelo habría usado la expresión "rompió el bate" hablando de este espécimen. Desaparece en el que lo coloniza y para esto su capacidad de pensar. Esto le pasa a los que se les domina con el miedo y la ocultación de su historia.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

David: Esa fue la mejor creación de Sunshine Logroño en los tiempos en que su comedia tenía un alto contenido de crítica social.