lunes, 7 de enero de 2013

Puerto Rico: isla de Zombies de acuerdo al "Huffington Post"


Me refiero a un artículo ofensivo, prejuiciado y denigrante hacia los puertorriqueños titulado Zombie Island: Puerto Rico Drug Addiction Turning Resident Users Into Zombies en el periódico en línea más influyente y respetado.  Se refieren a una nueva droga que supuestamente está circulando en la Isla que es una anestesia para caballos y que convierte a los adictos en zombies.

Está basado en un video del canal del National Geographic titulado Zombie Island sobre el problema de  la droga en Puerto Rico.  Confieso que no tuve ni tengo el estómago para verlo pero el artículo y sobre todo su título, es suficiente como para escandalizarse.  El autor o autora no se revela pero deberíamos inundar de mensajes al Huffington Post por un artículo que parece más prensa amarilla y que da la impresión de que Puerto Rico entero está poblado de adictos que parecen zombies.

Sin embargo, el mismo periódico publica, justo debajo de este artículo, un “slideshow” bajo el título de: “27 Reasons Why U.S. Shouldn't Lead War On Drugs”.  Es un excelente resumen de la historia de las barbaridades cometidas por esa nación, particularmente en Latinoamérica y el Caribe.  Entre las razones por las que creen que Estados Unidos no debe ser el líder de la guerra contra las drogas está la siguiente:  "the United States Leads The Hemisphere In Drug Consumption Americans have the highest rate of illegal drug consumption in the world, according to the National Survey on Drug Use and Health. ¡Los Estados Unidos son el país de mayor consumo de drogas en el mundo entero!
Entonces, ¿cómo se atreve el Huffington Post publicar un artículo donde nos describen como una isla repleta de adictos zombies? 


 

4 comentarios:

curiosa dijo...

ADVIERTO QUE ES LARGO. PERO NO HACE DAÑO A SU SALUD.

Ya leí el breve artículo que mencionas.
Me temo que lo que describen es cierto aunque no nos guste oírlo y aunque ellos mismos tengan la culpa de que estemos así de jodidos.

Sabes que recientemente he visitado la isla vecina y en particular su capital. Son pobres, tienen problemas de drogas, pero ni allí, ni en las grandes ciudades gringas se ve el espectáculo de gente con llagas por todas partes y durmiéndose en medio de las avenidas y frente a los autos que tratan de pasar. Los que vemos aquí no se ve en la pobreza de la isla vecina, ni en sus calles. ¿Nos hemos ido acostumbrando a verlo y ya no nos escandaliza?

Ese periódico de internet Huffington Post sitio en el que publican el artículo sobre los zombis en PR es un medio muy responsable, como seguramente sabes. Tal vez al que lo escribe le impresionó tanto el espectáculo que todos vemos sin casi percatarnos o sin pensar, que se vio obligado a mostrar cómo ve la Pela del Caribe, el paraíso tropical que también es USA. Si vemos el artículo junto a las 27 razones por la cual EUA no puede liderar la guerra contra las dogas, entonces lo ponemos en contexto y vemos que realmente es una impugnación del país que nos tiene así.

Cuando uno tiene los años que nosotras tenemos, sin que seamos hermanas gemelas de Matusalén, recordamos otro país. Si cuadros rosaditos, conste. Recuerdo siempre mi primera impresión al visitar mi primer país latinoamericano a México. Caminado por el fabuloso Distrito Federal vi mendigos y gente pidiendo, vendiendo o tirando fuego por la boca en todos sitios. Gente con cara de hambre y sobre todo, niños, muchos niños con las manos extendidas. En aquel momento pensé que nunca antes había visto algo igual e inocentemente pensé que nosotros teníamos suerte. Sabía que nosotros no éramos ricos, siempre lo he sabido, pero pensé que aunque nosotros no éramos un país rico, tampoco mostrábamos esos niveles de pobreza. Nuestra pobreza, por alguna razón era menos dramática. O eso me parecía.

SIGUE:

curiosa dijo...


Ironías de la vida. Como han cambiado las cosas en mi país. Ningún mendigo visto entonces en México se acerca a los cientos, (miles?) de enfermos, de cadáveres humanos deambulando llenos de llagas que veo en este país, todos los días en todas las aceras de San Juan y de Rio Piedras, y de todos los pueblos de toda la isla, aún en los más pequeños.

No me digan que es un problema mundial y que en todo el mundo hay sectores de miseria. Es cierto y si no los han visto en los países ricos esos sectores se encuentran en los alrededores de las grandes ciudades. Las grandes ciudades del país más rico del mundo, como nos gusta llamarle, Nueva York, Chicago, San Francisco y Boston son famosas por sus deprimentes y grandes arrabales o guetos como le llamaban en los 60 y los 70. Para esas fechas yo viví en Boston y los conocí bien. Ese fue el primer sitio y luego en Nueva York, en Manhattan donde conocí lo que eran los “bones”, la versión en español del “bum”. Allí vi "tecatos" y alcohólicos, en las calles. Los vi en el invierno en las aceras y los callejones reunidos alrededor de los zafacones con fuegos para calentarse y en el verano, mientras caminaba a mi trabajo los encontraba en los parques durmiendo en algún banco la primera caneca de la mañana o la última. Para esas fechas nuestros tecatos estaban escondidos en los arrabales de San Juan, los teníamos pero no los veíamos a diario.

Los que describe el Huffington es la realidad de nuestro país. Lo ofensivo es que exista, no que ellos lo describan. Lo insultante es que nosotros salimos volando de aquí porque dar la pelea es muy cuesta arriba y arriesgado. Yo no doy a pelea porque estoy cansada. Pobrísima excusa.

Creo que es un tema que provoca discusión. Recuerdo cuando el país se indignó al conocer que un norteamericano había escrito y publicado una novela en la que describía el mundo de prostitución de la Perla y del Viejo San Juan; y lo que correctamente llamó la cultura de la pobreza. ¿Recuerdas La Vida de Oscar Lewis? El también describía una realidad y nosotros reaccionamos indignándonos porque alguien se atrevía a decirlo y a describirlo haciéndonos lucir mal ante el mundo y sobre todo ante los norteamericanos. Por no hablar de las controversias con el musical-película West Side Story. Nosotros siempre queremos que se perfume la realidad, que nos describan bonitos y que se informe y destaquen solamente los nuestros que tienen éxito. Y claro que de esos, de boricuas exitosos en todos los campos estamos llenos también, de eso también tenemos. Pero nosotros, lo feo, nuestros defectos, los escondemos debajo de las alfombras. Porque amiga, “la ropa sucia se lava en casa.”

Pero esta miseria evidente, material y espiritual que hoy nos arropa no se puede tapar. Y no debemos indignarnos con el que nos la muestra o con el que nos dice lo que ve. Lo indignante es la misma realidad.

Si nos preocupan los hijos nuestros que viven al norte o en otro país y que tienen que enfrentarse a preguntas sobre la realidad de los “zombis boricuas”, yo les diría que la contestación a todas las preguntas es evidente, que digan que ellos están allá, junto a miles de los mejores hijos de nuestro país, porque aquí las cosas no son buenas. Sencillo. Y como correctamente dice la teoría del derecho, la responsabilidad la tiene quien tiene el control sobre las cosas. Nada más.

antigonum cajan dijo...

Una vez entregado, amen con pan. Despues de todo el pueblo/populacho tuvo 3 partidos con gente decente, credenciales, criterios e ideas para salir del atolladero....para volver a lo mismo..solo que rojo en lugar de Azul.

Dicho esto deseo mencionar la crisis de calidad de vida de los Vecinos de Santa Rita ante la impunidad de comerciantes importados I locales.

Frente a nuestra residencia hay una hilera de estos ciudadanos importados. Luego de dos decadas aca, son incapaces de modular la voz I no bloquear con sus vehiculos las entradas a las residencies de no importa quien.

Detesto la ocupacion illegal de nuestro territorio. Algunos gritaran XENOFOBIA! Me importa un pepino angolo, de ese modo perdi mi patria chica, Savarona. En fin, si la mayoria de los demandados en lo del tema son Dominicanos, es por que se han aduenhado poco a poco de nuestro espacio como los chinos en Little Italy.

Asi que a llorar a maternidad e integrarse, a menos que puedan demostrar alguna carta de invitacion para venir aca de nuestra embajada/consulado. Fin

Coral dijo...

100% de acuerdo.