miércoles, 1 de julio de 2009

"Mil firmas contra el corte de árboles": noticia en El Vocero

La periodista amiga, Maricelis Rivera Santos, una vez más respalda la causa ambiental y publica hoy en El Vocero la noticia del envío ayer de las mil firmas del Petition al Secretario del DRNA, Daniel Galán Kercadó. A continuación el artículo y la foto:

El colectivo de blogueros "Boricuas en defensa de los árboles" llegó a la meta de recaudo de mil firmas que dirigieron al secretario del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Daniel Galán Kercadó, con una solicitud para que deje sin efecto una orden administrativa que flexibiliza el proceso de autorización de los corte. La historiadora Ivonne Acosta, portavoz del grupo, explicó que a través de sus portales y los sistemas de redes sociales en la Internet, iniciaron en diciembre una campaña para tratar de disuadir al Gobierno.
Acosta explicó que todo comenzó cuando el 6 de diciembre EL VOCERO publicó una noticia en que se informó que DRNA aprobó la orden administrativa que permite que un ciudadano pueda derribar hasta un máximo de 10 árboles mediante un trámite más expedito y fácil. El grupo se movilizó para solicitar infructuosamente al pasado secretario Javier Vélez Arocho que reconsiderará su decisión. El 20 de enero, este diario publicó que el nuevo Titular declaró que no dejaría sin efecto la orden. Pero, los blogueros no cejan en su intento y ayer enviaron las mil firmas al secretario Galán Kercadó con la esperanza de que su solicitud de escuche.
Acosta señaló que la orden administrativa contradice los esfuerzos de reforestación que impulsa el DRNA.
Aducen que no es cónsono sembrar árboles juveniles cuando se permite el corte de hasta 10 árboles en cada permiso. La orden no contempla autorizaciones a desarrolladores que tienen que seguir el proceso normal de evaluación conforme al Reglamento 25 de Poda, Corte y Siembra. “Lo importante para mí, y lo que agradezco mucho, es que estuvimos tod@s l@s bloguer@s unid@s en este esfuerzo”, recalcó la autora de la Ley de la Mordaza en su portal.

No tengo muchas esperanzas en que el secretario actual haga caso de esta petición pues ya le había dicho a Maricelis que no derogaría la orden administrativa. Pero en la carta le digo que:

"Como la orden no fue iniciativa suya le puede ser muy fácil anunciar que es incompatible con los esfuerzos de su agencia y derogarla. Muy sencillo.
Esperamos no tener que contrarrestar su campaña
d Parques con una paralela que muestre que es pura publicidad de la agencia sin compromiso real de proteger los árboles existentes."

El lunes la periodista Sonia Cordero publicó en su blog en El Vocero una entrada titulada "Los árboles mueren de pie" en la que daba ejemplos de las masacres contínuas de árboles en San Juan. Se preguntaba : "¿Seguirán muriendo los árboles del Área Metropolitana? Sólo si lo permitimos." De eso se trata este esfuerzo.

10 comentarios:

Edwin Vázquez dijo...

EXCELENTE!!!

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Gracias Edwin, ¡qué bueno que estás de vuelta! Hiciste falta..

Directora dijo...

Pues me enlisto para un nuevo esfuerzo si es necesario.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Directora: Me da mucho ánimo esa actitud tuya..gracias.

Prometeo dijo...

Yo mantengo la fe. Creo que saldrá haber algo positivo de todo esto adicional a la unidad que causó en nosotros el cerrar filas por esta causa.

Alguien dijo que lo más interesante de una batalla no era el resultado final sino el proceso. Me siento bien de haber sido parte de las voces que se alzaron contra este atropello.

Adelante Ivonne has pasado la barrera cibernética otra vez.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Prometeo: Fuiste parte importante del esfuerzo y debes sentirte en efecto que contribuiste a por lo menos que se sientan nuestras voces de protesta. Lo próximo será indagar con la oficina del Secretario, o le pido a Maricelis que le haga una entrevista a ver si se mantiene en su posición de no derogar la orden.
En caso de que diga que no la deroga pues empezamos una campaña de descrédito a sus rimbombantes programas para sembrar árboles nuevos mientras por otro lado permite se destrocen los existentes.
Gracias por ayudarme en este esfuerzo y sé que cuento contigo para los próximos pasos a tomar.

Soletuti dijo...

¡Felicidades Ivonne!

Ojalá más personas se sigan uniendo a la causa con el reportaje de El Vocero y su blog por el bien de nuestra islita.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Gracias Soletuti y ojalá pudiéramos hacer algo para detener el arbolicidio.

Myrisa dijo...

Ivonne, mi blog también está a disposición de este esfuerzo. Durante estos meses he estado escuchando a la gente y reflexionando acerca del asunto. ¿Por qué tanta gente en Puerto Rico detesta los árboles? ¿A qué grupos sociales o intereses económicos pertenecen? ¿Con qué asocian los árboles? ¿Cuál es la ideología tras esta antipatía a los árboles? ¿O es simplemente un asunto práctico? ¿Cuándo es simplemente una forma menos costosa de construir? Tengo estas interrogantes.

Ivonne Acosta Lespier dijo...

Myrisa: Ya sé que eres solidaria porque amas los árboles, como yo. Esa pregunta que haces es la de los 60mil.. Yo me explicaba el odio a los árboles de la generación de mi padre, porque los asociaban a la pobreza anterior a la industrialización y cementización del muñocismo. Mi padre prefería el cemento porque lo asociaba al progreso y nunca olvido una pelea que tuvimos porque estando yo fuera estudiando cercenó un árbol hermosísimo en el patio.
Uno pasa por urbanizaciones como University Gardens y no se explica como esta gente que muchos son educados dejaron las calles sin árboles. Y así en todas las urbanizaciones menos las de clase alta como Garden Hills.
Lo que da rabia y no se entiende es que los tumben para no pasar trabajo recogiendo hojas. Por eso les ha dado por sembrar las palmas esmirriadas que no dan sombra y se ponen horribles.
Y ciertamente es más fácil tumbarlos para construir en lugar de planificar las estructuras alrededor de los que existen.
Yo seguiré la lucha pero es cada vez más cuesta arriba. Me imagino viste la columna de Sonia Cordero. Yo le aclararía que en Puerto Rico los árboles no mueren de pie, mueren cercenados.